eldiario.es

9

José V. Egea

Politólogo

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 0

Objeto de deseo

Entre el momento de escribir estas líneas y su publicación, espero que habrá pasado el tiempo suficiente como para que en la Batalla del Botànic II se haya firmado algún tipo de armisticio; porque no creo a los políticos de izquierda tan irresponsables como para seguir mareando la perdiz, y  para dar más argumentos a la oposición sobre el lavado en público de sus miserias respectivas.

Pero todo hace pensar que, a fecha de hoy, el punto mas conflictivo del debate a tres, al margen de vendettas y ambiciones personales, que también las hay, se centra en las competencias relacionadas con el medio ambiente: Cambio Climático, y  Eficiencia y Transición Energética. Y considero muy importante hacer hincapié en este hecho por las implicaciones que conlleva.

Seguir leyendo »

En tiempos de desolación, no hacer mudanzas; ¿o sí? (1)

Con la erosión del Estado de Bienestar viene ocurriendo lo mismo que en el cuento de la rana y el agua caliente: desde los años 70 el problema ha ido evolucionando de modo tan sutil que, para cuando nos hemos dado cuenta ya estábamos fritos (2). La diferencia en el caso del Bienestar es que con la globalización y la crisis del 2008, el batacazo ha sido tan violento que ha reventado las costuras de un Sistema que ya venía mostrando sus limitaciones.

Ciñéndonos a nuestro país, todo este largo proceso ha ocurrido delante de las narices de una clase política de todos los colores, que no ha sabido, querido o podido, defender los intereses de la mayoría frente a la voracidad insaciable de un capitalismo sin fronteras, y a la que la crisis del 2008 pilló durmiendo. Esa larga siesta es el motivo por el que muchos, políticos, y ciudadanos, sigan soñando hoy con una alternancia que dudo mucho que volvamos a ver. En el tiempo transcurrido desde el inicio del siglo XXI, y especialmente en los últimos diez años con la inestimable contribución de internet, las tensiones generadas por el incremento de la desigualdad han aflorado en movimientos de diversos grupos sociales que, al no sentirse representados en las instituciones, exigen otros cauces aparte del voto periódico, por los que hacer llegar sus reclamaciones y defender sus derechos. De ahí dificultad de gestionar una sociedad como la actual, tan informada, compleja, politizada y organizada, y con un entrecruzamiento de posiciones como, a modo de ejemplo, expresan la coincidencia de históricos comunistas con Salvini sobre el modo de afrontar la inmigración (3), o las propuestas fiscales en patrimonio, sucesiones y renta (4) de los liberales británicos que, a fuer de radicales, dudo que pudieran ser asumidas por muchos de los españoles que presumen de socialistas.

Seguir leyendo »