eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Josep M. Vallès

Josep M. Vallès és catedràtic emèrit de Ciència Política i Administració Pública a la Universitat Autònoma de Barcelona, on va ser Rector i Degà de la Facultat de CC. Polítiques i Sociologia. Ha estat president de l’Asociación Española de Ciencia Política y de la Administración i membre del comitè executiu de l’European Consortium for Political Research. El seu treball acadèmic s’ha centrat en l’estudi del govern local, el comportament i sistemes electorals i la qualitat democràtica. Ha participat en política institucional com a diputat i conseller del Govern de la Generalitat.

Josep M. Vallés es catedrático emérito de Ciencia Política y Administración Pública en la Universidad Autónoma de Barcelona, donde fue Rector y Decano de la Facultad de CC. Políticas y Sociología. Ha sido presidente de la Asociación Española de Ciencia Política y de la Administración y miembro del comité ejecutivo de la European Consortium for Political Research. Su trabajo académico se ha centrado en el estudio del gobierno local, el comportamiento y sistemas electorales y la calidad democrática. Ha participado en política institucional como diputado y consejero del Gobierno de la Generalidad.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 42

Colau: ¿De inservible a imprescindible?

Quienes se dedicaron durante cuatro años –partidos, poderes establecidos y medios de comunicación– a hostigar al gobierno municipal de los 'comuns' y de Ada Colau reclaman ahora a la alcaldesa de Barcelona que les resuelva una situación incómoda para sus intereses. La presunta ambigüedad en el tema nacional que le han reprochado sin tregua le es ahora valorada como un expediente útil para cerrar el paso a sus respectivos contrincantes. Paradojas de la política.

No es quizá el momento para entretenerse en reproches. Hay motivos para que los 'comuns' y Colau acepten esta instrumentación y, a su vez, intenten instrumentalizar a sus aliados de ocasión. Conservar la alcaldía y una posición sólida en el ejecutivo municipal le permitiría llevar adelante lo mejor de la obra de gobierno desarrollada en los últimos años y corregir lo pendiente por falta de tiempo o de experiencia. A la vez, mantener el protagonismo simbólico que comporta la alcaldía de la capital de Catalunya tendría ventajas innegables en más de un escenario. En el escenario local, daría mayor consistencia a un movimiento político que se encuentra todavía en fase de consolidación. Lo mismo puede decirse para el escenario español en el que "los ayuntamientos del cambio" han corrido peor suerte. Incluso en el escenario global, la presencia de Colau en la alcaldía reforzaría su reconocido papel internacional en el impulso de políticas capaces de contrarrestar las derivas reaccionarias que contemplamos en muchos países.

Seguir leyendo »

Espanya i Catalunya: dues majories discordants

Pocs neguen que la qüestió territorial a Espanya és un problema de difícil solució. Davant d'opinions simplificadores de la seva complexitat, la persistència històrica del problema revela que el seu origen no es pot atribuir únicament a la mala voluntat, a la desídia o la incompetència de les elits dirigents a Espanya i a Catalunya. Hi ha força o molt d'això. Però hi ha alguna cosa més i de major pes. Apareix quan s'entén la política, no com el que fan les elits de cada moment, sinó com una pràctica col·lectiva condicionada per antecedents històrics en què es combinen interessos, idees i emocions.

És en aquest pòsit acumulat sobre el qual es construeixen actituds i opinions. Així passa també pel que fa a la problemàtica posició de Catalunya a Espanya, una posició que es percep de forma molt discordant per uns i altres. Una mostra més que hi ha diferències substantives en aquestes percepcions ens la donen de nou les dades de les últimes enquestes del CIS (3191 i 3198) publicades aquestes últimes setmanes. En aquestes enquestes es pregunta una altra vegada sobre les preferències dels ciutadans respecte a l'organització territorial de l'Estat.

Seguir leyendo »

España y Catalunya, dos mayorías discordantes

Pocos niegan que la cuestión territorial en España es un problema de difícil solución. Frente a opiniones simplificadoras de su complejidad, la persistencia histórica del problema revela que su origen no puede achacarse únicamente a la mala voluntad, a la desidia o a la incompetencia de las elites dirigentes en España y en Catalunya. Hay bastante o mucho de ello. Pero hay algo más y de mayor peso. Aparece cuando se entiende la política, no como lo que hacen las elites de cada momento, sino como una práctica colectiva condicionada por antecedentes históricos en los que se combinan intereses, ideas y emociones.

Es sobre este poso acumulado sobre el que se construyen actitudes y opiniones. Así ocurre también en lo que se refiere a la problemática posición de Catalunya en España, una posición que se percibe de forma muy discordante por unos y otros. Una muestra más de que hay diferencias sustantivas en estas percepciones nos la dan de nuevo los datos de las últimas encuestas del CIS (3191 y 3198) publicadas estas últimas semanas.

Seguir leyendo »

¿Oportunidad perdida para el PSOE de Pedro Sánchez?

Los aficionados a la historia han señalado el paralelismo entre el 6 de octubre de 1934 y los acontecimientos de estas últimas semanas. Proclamación del Estado Catalán, suspensión de la autonomía por el Gobierno central, encarcelamiento, juicio y condena por sedición del President Companys y su gobierno. Por lo general, aquellos aficionados a la historia no llevan el paralelismo más allá y se detienen en este punto. Pero sería bueno recordar la secuencia de los hechos posteriores: gobernador militar en Cataluña, nombramiento de un Consell de la Generalitat integrado por políticos de la derecha, elecciones generales en febrero 1936 con victoria del Frente Popular en toda España y en Cataluña, amnistía inmediata para Companys y sus consellers y regreso triunfal de Companys a la presidencia de la Generalitat en marzo de 1936. Unos meses después, se producía el golpe de Estado que condujo a la guerra civil. Se nos ha dicho que la historia no suele repetirse. Entre otros motivos, porque cambian los actores y los contextos. Pero no está de más tomar algunas precauciones por si acaso.

La situación actual tiene carácter crítico, en el sentido literal del término. Puede decantarse en un sentido o en otro en función de contingencias imprevistas. Pero también depende en gran medida de las decisiones que puedan adoptarse por los actores principales. A mi juicio, se ha llegado hasta aquí porque estos actores calcularon mal sus respectivas fuerzas y entendieron equivocadamente que tenían todas las de ganar. El gobierno de Rajoy y sus apoyos se han parapetado en el arsenal jurídico-penal-policial, con legitimidad discutible para ser benévolos para con su elaboración oportunista. Y el president Puigdemont y la mayoría política que le acompaña han recurrido básicamente a la gestión de un "relato" simbólico y emocional que les favorece, pero sin cálculo razonado de lo que tenían enfrente. Por este motivo, han jugado claramente a su favor la movilización ciudadana y la violencia desmedida -incluso el ensañamiento- de las fuerzas estatales de seguridad contra personas que deseaban expresar su opinión política de manera pacífica. El destrozo producido en todos los ámbitos costará de reparar, sea cual fuere el desenlace.

Seguir leyendo »

Oportunitat perduda per al PSOE de Pedro Sánchez?

Els aficionats a la història han assenyalat el paral·lelisme entre el 6 d'octubre de 1934 i els esdeveniments d'aquestes últimes setmanes. Proclamació de l'Estat Català, suspensió de l'autonomia pel govern Espanyol, empresonament, judici i condemna per sedició del President Companys i el seu govern. En general, aquells aficionats a la història no porten el paral·lelisme més enllà i s'aturen en aquest punt. Però seria bo recordar la seqüència dels fets posteriors: governador militar a Catalunya, nomenament d'un Consell de la Generalitat integrat per polítics de la dreta, eleccions generals al febrer 1936 amb victòria del Front Popular a tot Espanya i a Catalunya, amnistia immediata per a Companys i els seus consellers i retorn triomfal de Companys a la presidència de la Generalitat el març de 1936. Uns mesos després, es produïa el cop d'Estat que va conduir a la guerra civil. Se'ns ha dit que la història no sol repetir-se. Entre d'altres motius, perquè canvien els actors i els contextos. Però no està de més prendre algunes precaucions per si de cas.

La situació actual té caràcter crític, en el sentit literal del terme. Pot decantar-se en un sentit o en un altre en funció de contingències imprevistes. Però també depèn en gran mesura de les decisions que es puguin adoptar pels actors principals. Al meu parer, s'ha arribat fins aquí perquè aquests actors van calcular malament les seves respectives forces i van entendre equivocadament que tenien totes les de guanyar. El govern de Rajoy i els seus suports s'han parapetat en l'arsenal jurídic-penal-policial, amb legitimitat discutible per ser benèvols envers la seva elaboració oportunista. I el president Puigdemont i la majoria política que l'acompanya han recorregut bàsicament a la gestió d'un "relat" simbòlic i emocional que els afavoreix, però sense càlcul raonat del que tenien davant. Per aquest motiu, han jugat clarament a favor seu la mobilització ciutadana i la violència desmesurada -fins i tot l’acarnissament- de les forces estatals de seguretat contra persones que desitjaven expressar la seva opinió política de manera pacífica. La destrossa produïda en tots els àmbits costarà de reparar, sigui quin sigui el desenllaç.

Seguir leyendo »

Pasqual Maragall, deu anys després

Maragall va abandonar l’escenari polític ja fa una dècada. No va ser una sortida fàcil després de seixanta anys de presència activa com a oponent a la dictadura primer i, després, com a actor rellevant durant quaranta anys. Maragall no ha passat mai desapercebut. Va desvetllar grans adhesions, recels significats i oposicions irreductibles. Cinc assaigs d’un llibre col·lectiu (Pasqual Maragall: Pensament i acció. RBA, Barcelona 2017) s’apropen ara al personatge a través dels seus textos i de les seves actuacions. Si fem cas de la presumpta afirmació de Txu En Lai quan deia que cent-cinquanta anys eren pocs per valorar l’impacte de la Revolució francesa en la història del món, probablement ens falta perspectiva per ponderar la influència de Maragall sobre el seu entorn i, fins i tot, més enllà. Però és possible -i cal fer-ho- un primer inventari de les seves reflexions expressades en documents públics i notes privades, contrastant-les amb les decisions adoptades com alcalde de Barcelona i president de la Generalitat.

Aquest inventari no és un exercici fàcil. Per l’abundància de material i per la diversitat dels temes. Els autors del llibre ens ofereixen les seves visions de Maragall qualificant-lo de “polièdric, heterodox, antidogmàtic, inclassificable, extemporani, complex, etc.”. Però reconeixen que no poden titllar-lo de contradictori, ni d'inconseqüent. Perquè reflexions i actuacions -amb èxit i resultat desigual- són del tot consistents, tal com acredita la seva fama de tenaç i tossut en les seves idees i projectes.

Seguir leyendo »

Pasqual Maragall, diez años después

Maragall abandonó la escena política hace una década. No fue una salida fácil, tras 60 años de presencia activa como opositor a la dictadura, primero, y como actor de primera fila durante 40 años. Maragall no ha pasado desapercibido. Suscitó grandes adhesiones, ocultas sospechas e irreductibles oposiciones.

Cinco ensayos de un libro colectivo (Pasqual Maragall: Pensament i acció. RBA, Barcelona 2017) se aproxima ahora al personaje a través de sus textos y de sus actuaciones. Si atendemos a la presunta afirmación de Chu En Lai de que 150 años era poco tiempo para valorar el impacto de la Revolución Francesa en la historia mundial, probablemente falte perspectiva para ponderar la influencia de Maragall en su país. Pero sí parece posible un primer inventario de sus reflexiones -expresadas en documentos públicos y en notas privadas-, contrastadas con las decisiones que adoptó como alcalde de Barcelona y como presidente de la Generalitat de Catalunya.

Seguir leyendo »

Un bon calculista pel 'Procés'

Les eleccions del 20-D a Catalunya representaran una nova prova d'esforç per al projecte independentista. Els resultats electorals donaran una senyal més sobre la consistència i la viabilitat del projecte. Probablement una senyal que es prestarà a diverses interpretacions. Per aquest motiu és bo examinar també altres indicis sobre la fortalesa de l'obstinació. Perquè cal interrogar-se sobre la capacitat per calibrar aquesta fortalesa per part dels que condueixen el projecte. Ens val per a això el símil del treball d'arquitectes i enginyers, que compta sempre amb una persona que assumeix la funció de calculista d'estructures. Li correspon establir a priori si una determinada estructura podrà sostenir-se a partir dels recursos disponibles i de les condicions del seu context. Si no calcula adequadament les forces en tensió i no sap com compensar-les, la construcció projectada pot enfonsar-se.

Una cosa semblant es produeix en el desenvolupament d'un projecte polític. El bon polític s'assembla al calculista d'estructures. D'estimar la potència dels recursos de què disposa i les pressions contràries dels seus adversaris. El dirigent que s'enganya respecte a les seves forces i les dels seus opositors prepara l'esfondrament del seu propi projecte.

Seguir leyendo »

Un buen calculista para el 'Procés'

Las elecciones del 20-D en Catalunya representarán una nueva prueba de esfuerzo para el proyecto independentista. Los resultados electorales darán una señal más sobre la consistencia y la viabilidad del proyecto. Probablemente una señal que se prestará a diversas interpretaciones. Por este motivo es bueno examinar también otros indicios sobre la fortaleza del empeño. Porque cabe interrogarse sobre la capacidad para calibrar dicha fortaleza por parte de quienes conducen el proyecto. Vale para ello el símil del trabajo de arquitectos e ingenieros. Cuentan siempre con quien asume la función de calculista de estructuras. Le corresponde establecer a priori si una determinada estructura podrá sostenerse a partir de los recursos disponibles y de las condiciones de su contexto. Si no calcula adecuadamente las fuerzas en tensión y no sabe cómo compensarlas, la construcción proyectada puede venirse abajo.

Algo parecido se produce en el desarrollo de un proyecto político. El buen político se asemeja al calculista de estructuras. Debe estimar la potencia de los recursos de que dispone y las presiones contrarias de sus adversarios. El dirigente que se engaña respecto de sus fuerzas y de las de sus opositores prepara el derrumbamiento de su propio proyecto.

Seguir leyendo »

Un voto desde la izquierda

Para quienes provienen de la tradición catalana de izquierdas, no es fácil la decisión sobre qué votar el próximo 27 de septiembre. Es innegable que estamos ante una cita electoral particularmente compleja y transcendente. Lo es no solo por lo que se ventila para Catalunya y también para España. Lo es sobre todo porque forma parte de una competición que desborda el ámbito peninsular y que se juega simultáneamente en tres tableros.

¿De qué tableros se trata? El primero es el que enfrenta alternativas de proyecto económico: entre quienes piensan que –tras la aparente superación de la crisis- será posible regresar a una situación parecida a la que la precedió y quienes sostienen que estamos entrando en una etapa en la que no valdrán recetas de un tiempo pasado cuando dominó un capitalismo de efectos mitigados por ciertos controles públicos. El segundo tablero de juego es el que contrapone a los satisfechos con una democracia representativa más o menos regenerada y quienes intentan explorar nuevos mecanismos de decisión colectiva que no sacrifiquen tan a menudo los valores de igualdad y justicia propios del ideal democrático. Finalmente, el último campo de juego es que distingue a los “soberanistas” utópicos y recalcitrantes –tanto los de las naciones con estado como los de las naciones sin estado- y quienes desean restar protagonismo a todo poder estatal en beneficio de comunidades políticas que se autogobiernen en todo lo que esté a su alcance y colaboren entre ellas en todo lo demás y en beneficio de sus ciudadanos.

Seguir leyendo »