eldiario.es

9

S. Matamala (aka Eduardo Espín )

Libertaria, sujetadora, disidente, antropóloga, transfeminista, vaga y maleante.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 1

Carta abierta a Gaylespol

Estimada Gaylespol. Quiero aprovechar este espacio para preguntaros unas cuestiones que me vienen a la mente con todo esto de la cuestión de manifestarse en Cataluña, ya que es posible que nos encontremos en la calle y más que probable, en bandos contrarios. Así que esta vez, seré breve.

Primero quería comentar, antes de nada, que entiendo como la que más, que las intenciones que nos rigen por y para el buen hacer, son el motor de nuestros actos. Aunque, como decía una muy buena amiga travesti "el camino al infierno está asfaltada de buenas intenciones". Amiga a la cual vejasteis y maltratasteis en comisaría por pura transfobia, pero no quiero hablar de esto, al menos hoy.

Seguir leyendo »

Guía rápida para no volvernos locas con el chemsex

Cuanto más creo que tengo todo claro sobre un tema, más confundida estoy. Me explico: desde mi posición, viviendo en un contexto donde la información sesgada pasa por delante de mí y asimilo como algo certero, creo saber mucho y sin embargo, nada conozco con seguridad. Hoy voy a hablar desde el rigor correspondiente sobre chemsex, qué es y por qué se practica.

La palabra chemsex viene del inglés. Es mezcla de palabras chemical y sex. También nos podemos referir a ello como chill, colocón, chems… etc. Es un fenómeno investigado recientemente, ya que la mayoría de los estudios de consumo de sustancias tienen menos de 5 años. Aun así, no es una eventualidad novedosa: la mezcla de drogas y el sexo han estado presentes a lo largo de la historia, solo que ahora se caracteriza por otro tipo de cosas.

Seguir leyendo »

Héctor Adell Lorente, de Stop Sida: "Lo ideal sería quitarnos de una vez el miedo al VIH"

Héctor Adell Lorente es técnico de Stop Sida. Héctor estaba con gripe, pero no le importó recibirme con los brazos abiertos y una sonrisa de oreja a oreja. Nuestro contacto ha sido siempre desde el ocio y la distensión, pero pensé que tocaba ponernos serias y hacer una especie de debate intenso Foucault vs Noam Chomsky.

Por fortuna para nosotras y para vosotras, querides lectores, esto no llegó a pasar nunca. Siempre en clave de cuidados y con una cercanía propia de quien habla desde el conocimiento y el respeto, Héctor pone los puntos sobre las íes en una cuestión sobre la que más que certezas, tenemos incertidumbres.

Seguir leyendo »

La viejofobia

Ser joven, más allá de la edad biológica, es un trabajo de 24 horas y eso al neocapitalismo se la pone dura. En este sistema huxleysista, estar vieja y ser percibida como tal es peor que el desempleo; volvernos histéricas cuando una mañana, al mirarnos en el espejo, vemos que las arrugas de expresión comienzan a dar fruto en nuestra piel es una actitud mucho más política de lo que somos conscientes. Renovarse en una nueva ola de juventud o morir de antigua son las dos opciones a las que estamos sometidas. Esta necesidad imperiosa por autoafirmarnos es como un herpes en el labio que sale cuando menos te lo esperas y, desgraciadamente, es detectable en todo nuestro entorno. Un síntoma es que cada cierto tiempo nuestros contactos cambian su foto de perfil, el contenido de la misma es casi indiferente; confirmado, la Javiera sigue viva. Menos mal.

Te cuento por qué ocurre esto. El cambio de imagen y seguimiento de las tendencias es un falso estímulo inyectado por mecanismos de control como son los medios de comunicación, que nos entrenan para sentirnos frescas como una lechuga - medios oficiales y no oficiales, ojo -. Lo siniestro es que estamos participando de manera sistemática en el juego de la exclusión de una manera peculiarmente creativa. A esto lo llamaremos viejofobia. Gerontofobia no es un concepto que vaya a representar lo que quiero explicar.

Seguir leyendo »

La cebolla de la exclusión que siempre nos hace llorar

Seguir leyendo »

'Manspreading' de discoteca

Los domingos en horario nocturno hay una fiesta en Barcelona llamada Chocochurros que se celebra dentro de la Sala Apolo. Entre otras virtudes, ese día tiene la gracia de ser de entrada gratuita y yo, como casi la inmensa mayoría de las maricas que realmente no podemos permitirnos pagar 15 euros por un pase a estos espacios de ocio, debo aprovechar estas oportunidades.

Comienzan los indicios de arrepentimiento: me topo con señales de baño en neón rojo bien definitorios de hacia dónde deben ir las tías y en dónde se meten rayas los tíos bajo la vista gorda de los seguratas. Una, que ya ha visto diferentes modelos empresariales, no puede pensar que este hecho binario es accidental o inocente per se, algo bien intencionado, sino invisibilizador de otras realidades más allá de los aparatos excretores que cada persona guarde en sus bajos.

Seguir leyendo »