eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Surama Lázaro

Graduada en Antropología Social y Cultural, Máster en Investigación Antropológica y sus Aplicaciones por la UNED. Actualmente doctoranda en el programa de Diversidad, Subjetividad y Socialización, también en la UNED. La investigación para la tesis doctoral se centra en las relaciones humano-animal en sociedades contemporáneas.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 16

¿Quién merece recibir asistencia ante la enfermedad?

El pasado 19 de enero moría Agatha. Su desnutrición era extrema, estaba deshidratada e hipovolémica (bajo nivel de sangre en el cuerpo). Una infección no tratada había derivado en una masa de pus solidificado que presionaba sus vísceras provocando un inmenso dolor. Su hígado y su sistema reproductivo estaban destrozados. Casi una cuarta parte del peso de su cuerpo correspondía a la masa infecciosa. Agatha aún era joven. Agatha era fuerte. De hecho, se mantuvo en pie casi hasta el último momento. Agatha era diferente y había sido ubicada en un espacio muy concreto dentro del sistema social del que formaba parte. Su papel asignado era producir para otros con su cuerpo, y a cambio recibía comida y refugio.

Ella tenía suerte en comparación con otras compañeras, ya que no permanecía hacinada en enormes naves de producción y no le exigían mucho. Quienes se apropiaban de lo que generaba, observaron que Agatha llevaba tiempo sin producir, pero no le dieron importancia. A fin de cuentas, pensaban, no eran unos explotadores, y Agatha tenía todo lo que podía necesitar alguien como ella. Cuando, finalmente, la atendió una vecina con formación sanitaria y experiencia ya era tarde y solo pudo verla morir, sabiendo que seguramente su muerte se podría haber evitado con una revisión a tiempo, un tratamiento con antibióticos o, en el peor de los casos, con una operación. Agatha quería vivir, luchó por vivir, y merecía recibir asistencia.

Seguir leyendo »