eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Los alimentos insalubres están relacionados con la muerte de 2 millones de personas al año

Los alimentos que contienen bacterias, virus, parásitos o sustancias químicas nocivas están directamente relacionados con más de 200 enfermedades que van desde la diarrea hasta el cáncer

Hoy, en el Día Mundial de la Salud, la OMS pone el foco en la inocuidad de los alimentos

La creación de brigadas y comités en las comunidades en las que trabajamos se ha convertido en una medida eficaz para trabajar por la salud de la población

Clemencia Campos ha reformado su cocina para hacerla más saludable y poder preservar mejor la calidad de los alimentos. (Salva Campillo/Ayuda en Acción)

Clemencia Campos ha reformado su cocina para hacerla más saludable y poder preservar mejor la calidad de los alimentos. (Salva Campillo/Ayuda en Acción)

La salud es una de las palabras más deseadas por los 7.000 millones de personas que poblamos el mundo. En todas partes, la gente pide por la suya y la de sus seres queridos. Generalmente, está condicionada por decenas de causas, entre las que la pobreza juega un papel decisivo. Hoy en el día mundial dedicado a ella, la Organización Mundial de la Salud (OMS) presta especial atención a la inocuidad de los alimentos, ya que los alimentos insalubres - que contienen bacterias, virus, parásitos o sustancias químicas nocivas- están directamente relacionados con más de 200 enfermedades que van desde una diarrea hasta el cáncer y son los causantes de la muerte de unos 2 millones de personas al año, muchos de ellos niños y niñas.

Esta inocuidad -que es la garantía de que conservan su calidad y no están contaminados, ni transmiten enfermedades- no resulta sencilla y para conseguirla todos los participantes de la cadena alimenticia deben de ser cuidadosos. La OMS nos facilita cinco claves: mantener la limpieza en los alimentos; separar los crudos y cocinados; que el punto de cocción sea adecuado; mantenerlos a temperaturas seguras; y que usemos agua y materias primas inocuas. Quizás para muchos de nosotros, con nuestro supermercado a la vuelta de la esquina en el que se presuponen ciertos estándares de calidad, con nuestras neveras y nuestro agua potable vertiendo del grifo sea bastante factible, pero aquellos que no gozan de estos privilegios necesitan un apoyo extra.

Por nuestra experiencia, sabemos que los mayores logros los consiguen las personas que día a día trabajan en sus comunidades con acciones de sensibilización, charlas, talleres y con la creación de brigadas y comités de salud, que informan y trabajan por y para la salud de sus vecinos. Por ejemplo, el apoyo de los técnicos agrícolas es clave para minimizar los riesgos en lo que a alimentación se refiere porque enseñan a muchas familias a mejorarla para que sea más variada y nutritiva. También apoyan la creación de huertos familiares en los que se usan abonos orgánicos y pesticidas naturales, a los que tienen fácil acceso, que reducen los riesgos de contaminación por sustancias nocivas para la salud. Estos huertos suponen un gran porcentaje de la alimentación que consumen diariamente y se realizan de manera natural y sostenible, lo que beneficia en todos los aspectos a la salud familiar y la nutrición de todos los miembros. Muchos de esos productos también se usan para alimentar mejor a los animales que crían para el consumo doméstico, algo que sin duda repercute en la inocuidad y calidad de la carne.

En la mayor parte de las zonas en las que estamos presentes, los comités y brigadas de salud trabajan para mejorar la higiene y la nutrición de todas las familias, aunque no dispongan de grandes medios. Lo más importante son las charlas sobre higiene y salubridad donde se parte de lo más básico, como los beneficios de un buen lavado de manos. Cosas esenciales pero que no siempre resultan una tarea fácil. En muchos de los proyectos, por ejemplo, hay una escasez de agua importante, por lo que se prioriza para otros usos y no para el aseo. Esto sumado a que en muchas culturas la comida se ingiere con las propias manos, hace que sea esencial un buen aseo de las mismas, evitando así muchas enfermedades especialmente en niños pequeños. Para ello, las brigadas enseñan cómo deben lavarse las manos a través de juegos y charlas en las escuelas, y con las familias trabajan en cómo hacer un mejor reparto del agua del que disponen, teniendo así para cocinar, para lavarse, para beber y también para poder lavar los alimentos antes de cocinarlos.

Otro de los grandes retos de estas brigadas es que en las rústicas cocinas de las casas no estén deambulando los animales, como cuis, gallinas o patos, y por tanto la comida que está almacenada no se encuentre en riesgo. Muchos de estos animales conviven con los humanos en el mismo habitáculo, que incluye la cocina. Las brigadas y técnicos en la zona apoyan y  generan espacios adecuados para los animales en el exterior de las casas reduciendo así el riesgo de la contaminación de los alimentos.

Todo este trabajo se complementa con la creación y mejora de infraestructuras para las canalizaciones de agua potable y para el agua de riego. Así como la concienciación sobre el buen uso del agua y la reducción del impacto medio ambiental.

No podemos olvidar, que aunque el tema de este año sea sobre la inocuidad de los alimentos, la salud o la falta de ella está en el día a día de todos, estemos donde estemos y es innegable que la falta de medios, de instituciones sanitarias sólidas y accesibles, hacen sea un tema aún más complicado en los países más desfavorecidos. Seguimos trabajando, y no podemos detenernos, porque existen hoy muchas enfermedades, infecciones, o problemas sanitarios evitables, algunos con un simple medicamento, con una buena alimentación, con disponer de agua potable o con vivir en plenitud de derechos. Necesidades básicas no cubiertas sobre las que incidimos para que cada vez más la salud no tenga que ser sólo un sueño, sino un hecho en todas partes.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha