eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La industria de las aves: 41 días, 15 centímetros

25 Comentarios

Gallinas rescatadas por activistas de 'León Vegano' viajan al santuario 'Gaia'. Foto: © R. V.

Las aves son una de las especies animales más explotadas por el consumo de carne en todo el mundo, encabezado por los peces.

De acuerdo con el  documento de la FAO ‘Food Outlook’ (Perspectivas de cosechas y situación alimentaria), la producción de carne de ave continuará creciendo de forma exponencial a pesar de los brotes de gripe aviar.

En España, la producción de carne por el sector avícola durante 2013 (último año completo del que hay datos) fue de 1.369.628 toneladas, de las cuales un 82% corresponde a la producción de carne de pollo, según los datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Seguir leyendo »

El juego de disparar, la tragedia de morir

EFE

En España no tenemos una Asociación Nacional del Rifle, como en Estados Unidos, pero sí disponemos de una Asociación Nacional del Arma, que representa mayoritariamente a cazadores, y de una Real Federación Española de Caza. En España no contamos con un Charlton Heston pero sí con un Juan Quílez Tarazona, presidente de dicha Federación. En España no se le pone un subfusil UZI en las manos a una cría en un campo de tiro pero se les hace entrega a los críos de escopetas o rifles de caza en el monte. En España no muere un instructor de tiro de un balazo accidental de su alumno en la cabeza, aquí lo hacen hijos, padres, amigos de cazadores o simples paseantes que fueron  abatidos por su “extremo parecido” con un jabalí o una liebre.

Hace muy pocos meses, el monitor de armas Charles Vacca falleció por un disparo del arma automática de su alumna, una niña de nueve años, en la galería exterior de tiro de una hamburguesería, mientras los padres de la menor grababan toda la escena. Bullets and Burgers (Balas y Hamburguesas), se anuncia como un local para celebrar la mejor fiesta de cumpleaños. En un mismo espacio y en una misma tarde, una misma criatura puede desenvolver un precioso peluche como primer regalo de su octavo aniversario, y después, como segundo, disparar unas cuantas ráfagas con una ametralladora Browning. Que nadie se asombre, y si lo hacemos mostremos coherencia, porque si aquello nos parece una aberración seamos igual de rigurosos para la versión made in Spain, más de tinto, migas y orujo en la tasca, pero con escopeta al hombro el padre y escopeta al hombro ese hijo que todavía no acabó la ESO. Ya, probablemente el chaval aquí se bebería un par de Fantas, pero seguramente la cría de Arizona se había comido su hamburguesa con Coca Cola. ¿Ven diferencia?, yo apenas. Veo mucha, mucha más, entre un cerdo salvaje y un señor que pasaba por allí.

Comparto asombro y dolor por cómo se fomenta en EEUU la peligrosísima cultura de las balas incluso entre los más pequeños, pero al leer los comentarios de articulistas y lectores a aquel suceso en medios de comunicación de nuestro país, no puedo menos que sentir arcadas por el cinismo y la doble moral que aprecio, y es que nuestro ombligo español está lleno de sangre y nuestros gatillos de dedos infantiles españoles que no disparan a una diana o a botes por deporte, sino a animales por diversión y a personas por equivocación. En España, cada año, según datos de Mutuasport, hay una media de 25 muertos y de 2.500 heridos por disparos derivados de la caza.

Seguir leyendo »

El TTIP, un peligro para los animales

Foto: A. Carrasco. Licencia Cretive Commons. Flickr.

Hoy sabemos que el tratado de libre comercio entre la Unión Europea y Estados Unidos (llamado TTIP, por sus siglas en inglés) va a ponerle una alfombra roja a las empresas multinacionales de uno y otro lado del océano, disminuyendo los derechos laborales, sociales y medioambientales de la ciudadanía.

Pero ¿qué supone el TTIP para los animales? Poco o nada se ha hablado de cómo afectará el TTIP a los animales, y es importante hacerlo, porque con este tratado pende de un hilo la protección a su calidad de vida, su salud y sus derechos.

En primer lugar, el TTIP, al buscar suprimir también las barreras comerciales no tarifarias entre la UE y EEUU, tiene como claro riesgo el ajuste a la baja de las normas que regulan las condiciones de vida animal. La situación actual en la UE no es ni mucho menos idónea, pero lo cierto es que, al menos desde una visión antropocéntrica, es más avanzada.

Seguir leyendo »

Si sufro un accidente, ¿quién se hace cargo del animal que me acompaña?

Carla y Vita iban en el coche al veterinario cuando sufrieron un accidente de tráfico.

Carla y Vita tienen terror a viajar. Cuando entran en un coche, arañan, vomitan y defecan en sus transportines. Carla y Vita son las dos gatas que Arantxa López acogió hace ahora un año y medio en su casa cuando apenas contaban con tres semanas de vida. “Las vi en una foto en Facebook, en la perrera madrileña de Leganés. Estaban muy enfermitas”. Arantxa se enterneció, no lo dudó y se fue a buscarlas para tenerlas en acogida.

Debido al delicado estado en el que se encontraban, Arantxa tenía que llevarlas al veterinario casi a diario. Carla y Vita iban siempre en el asiento del copiloto, en su transportín bien sujeto al cinturón de seguridad. En uno de esos desplazamientos, justo cuando las gatitas empezaban a recuperarse, Arantxa sufrió un accidente de circulación.

“Me pasé una salida y entré por otra zona que no conocía. Al llegar a una especie de rotonda miré para salir y de un segundo a otro me embistió un vehículo que venía a bastante velocidad. El transportín de los animales saltó, me golpeó en la cara y salió despedido hacia atrás. Vi a cámara lenta cómo el coche que me embistió entraba y salía del mío, y cómo saltaban los airbags. Empezaron a pitarme los oídos, estaba desorientada, con mucho miedo, mucho dolor, y no podía respirar”, relata Arantxa, recordando aquel fatídico día.

Seguir leyendo »

Los dibujantes asesinados eran antitaurinos y animalistas

El dibujante Charb, editor de 'Charlie Hebdo', y una de sus viñetas antitaurinas

El 7 de enero de 2015 asesinaron una parte de nuestra libertad. La intolerancia disparó balas contra personas cuyas armas siempre han sido lápices, pinceles y rotuladores. El fanatismo derramó una sangre que solo había atacado prejuicios e injusticias a través de la tinta, la irreverencia y el humor.

Atentando contra el satírico francés ‘Charlie Hebdo’, los asesinos han querido matar la libertad de expresión. Y, aunque no lo conseguirán, con su vileza han contribuido a silenciar, además, a los otros animales, víctimas de una violencia sistemática que los legendarios dibujantes asesinados Cabu, Charb, Wolinski y Tignous también reflejaron y denunciaron en sus viñetas.

‘Charlie Hebdo’ es la única publicación francesa que dedica cada semana un espacio a los derechos de los animales, principalmente a través de la crónica 'Les Puces', de la  periodista y activista animalista Luce Lapin (que se ha salvado del atentado), y de los dibujos de Cabu, Charb, Wolinski y Tignous, así como de la caricaturista Coco, que sobrevivió al ataque. Luce Lapin se ha hecho eco en 'Les Puces' de diversas investigaciones de la ONG española Igualdad Animal. Y todos ellos  han denunciado el maltrato a los animales en sus diversas formas y han difundido el vegetarianismo y el veganismo desde las páginas de 'Charlie Hebdo'.

Seguir leyendo »

Víctimas reales de un falso amor navideño

Jirafas articuladas de 'El Circo Ecológico de Alejandra Botto' en la cabalgata de Reyes de Madrid. Foto: Medioambientales.com

Platero, Maravilla, Copito, Roberta, Maero, Loli, Nina… Y otros muchos, decenas, centenares de animales de los que no tenemos sus nombres, quizás no tienen ni nombre, han sido víctimas reales, de carne y hueso, de un falso amor navideño asentado en la explotación, en el maltrato, en la humillación.

No puede haber amor si hay maltrato. Por eso no cabe celebrar el espíritu navideño incurriendo en la explotación de animales por el mero hecho de que nos gusta verlos “decorando” nuestras celebraciones. No son objetos, no son peluches, no son muñecos, aunque como tales son tratados de forma cotidiana, y especialmente en las fiestas navideñas.

Platero tenía cinco meses y murió después de tres días de agonía. Fue cedido para decorar el belén de Lucena (Córdoba). Estuvo días y días en un recinto demasiado escaso para sus necesidades vitales, a la intemperie, sin refugio alguno, en condiciones visiblemente deficientes y continuamente sometido al griterío, a las luces, al ruido, a los petardos… Una de esas tardes, un vecino del pueblo se subió sobre él, después de dar varias patadas a otro burrito para apartarlo, lo zarandeó, se montó encima y le espoleó en el abdomen. Hubiera bastado con mucho menos, pero los 150 kilos de peso del vecino en cuestión reventaron por dentro a Platero. El Ayuntamiento calló, pero el tipo compartió su “hazaña” por whatsapp y la foto recorrió las redes sociales, hasta que varios colectivos defensores de los animales pidieron explicaciones y presentaron denuncia. Consiguieron la detención del presunto culpable, que poco después fue puesto en libertad acusado de maltrato animal, mientras el alcalde del pueblo, Juan Pérez (PSOE), pedía calma, prudencia y respeto, y defendía la presencia de animales vivos en el belén de Lucena. ¿Respeto para quién? Para Platero, no. Tampoco para el otro burrito que se quedó solo en el cercado, ni para los patos, las cabras ni el pavo real, entre otros animales, que seguían decorando ese hipócrita monumento al amor.

Seguir leyendo »

Regalos que gustan a alguien más

Retratos históricos de nuestros perros (y otros animales). Los hace por encargo el ilustrador @Juan Pablo Rada

En estas fechas de regalos, queremos hacer algunas sugerencias, regalos que no solo puedan gustar a quien lo da y lo recibe, sino que, libres de crueldad, repercutan positivamente en otros. Damos ideas para regalar a cualquier persona, de cualquier edad, con un amplio rango de precios y que nos parecen bonitos por fuera pero también por dentro, pues son éticos.

Libros, fotos y acuarelas

Para quienes quieran regalar un libro interesante, la  editorial Plaza y Valdés tiene una colección de ensayo animalista, LiberÁnima, de la que forman parte dos títulos imprescindibles: Por qué amamos a los perros, nos comemos a los cerdos y nos vestimos con las vacas, de Melanie Joy, o Los verdes somos los nuevos rojos, de Will Potter. El primero es una exploración de los motivos por los que en nuestra sociedad nos mostramos tan dispuestos a comer algunos animales mientras que ni se nos pasa por la cabeza comernos a otros. El segundo desvela los mecanismos, técnicas y recursos antiterroristas con los que está siendo reprimido el activismo en defensa de los animales.

Seguir leyendo »

Un cielo sin animales

El Papa Francisco bendice a un perro. Foto: EFE

Días atrás, nos sorprendía la noticia, reproducida en diversos medios de comunicación, de que el Papa Francisco le había dicho a un niño que lloraba por su perro muerto: “ Un día volveremos a ver a nuestros animales en la eternidad de Cristo”. Y algunos autores, como el biólogo Marc Bekoff, ya han comenzado a reflexionar sobre tales palabras.

La cuestión de si los perros van o no van al cielo puede parecer un asunto menor comparado con los profundos problemas que aborda la teología, y, sin embargo, creo que es ahí donde el cristianismo se juega buena parte de su sentido. Dado que el Papa está escribiendo una encíclica sobre medio ambiente, animalistas y ecologistas han puesto sus esperanzas en que esa frase signifique un cambio de rumbo en las ideas de la Iglesia. Si finalmente el Papa evoca en esa encíclica los valores de Francisco de Asís y muestra una mínima sensibilidad con la naturaleza, podemos predecir el aluvión de elogios que le dedicarán medios de comunicación, intelectuales, científicos, políticos y movimientos sociales. Sin embargo, si al final se da el caso, a mí no me parece que los elogios sean la respuesta más adecuada.

La Iglesia lleva dos mil años justificando ideológicamente la explotación de la naturaleza y los animales, sin haber mostrado más que de forma muy excepcional un poco de sensibilidad por los otros seres vivos, y ha destacado por su extrema lentitud en aceptar descubrimientos científicos como la evolución de las especies. Si después de este nefasto historial, ahora, cuando estamos con el agua al cuello, con una crisis ecológica terrible, con más de 20.000 especies en peligro de extinción y en medio de un cambio climático, si ahora de repente el Papa dice algo así como “hay que respetar la naturaleza”, lo que se merece no es precisamente un elogio. Felicitar al que se entera el último de algo tan fundamental no parece muy educativo. Dado que la Iglesia tenía la pretensión de guiar a la humanidad, que se haya quedado dormida durante siglos en el vagón de cola no resulta admirable.

Seguir leyendo »

Defensores del lobo derriban 'casetas de la muerte' con motosierras

Ante las ilegalidades consentidas por la Junta de Castilla y León, y hartos de escopetas, defensores del lobo ibérico han cogido la motosierra. En la madrugada del 28 de diciembre, activistas de ‘ Lobo Marley’ se han adentrado en la Sierra de la Culebra (Zamora) y han derribado tres de las que llaman “casetas de la muerte”. Se trata de pequeños cobertizos desde los que los cazadores pueden disparar contra los lobos que cruzan desde Portugal, donde están protegidos, tras haberlos atraído con carroña y previos pagos que pueden alcanzar los 30 y 40 mil euros.

'Lobo Marley' denuncia un entramado “mafioso”, en el que acusa a los celadores de caza de ser intermediarios, y al director general de Medio Natural, José Ángel Arranz, y al presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, de ser los responsables últimos.

Seguir leyendo »

Como quedar atrapados en medio de un bombardeo

Foto: Le Moustache Family

Uno de los pocos recuerdos agradables que conservo de mi niñez es el olor a pólvora, asociado siempre a la traca que se quemaba cada tarde en una plaza céntrica de mi ciudad, con motivo de las fiestas patronales. Un enjambre de muchachitos inquietos nos agolpábamos en la trayectoria de la ristra por ver si atrapábamos alguno de los juguetes que de allí colgaban: cuchillos arapahoes, machetes sioux, penachos de plumas cherokees… Siempre supuse que el ayuntamiento tenía una especie de convenio comercial con las tribus indias americanas, pero es algo que nunca llegué a confirmar. Cosas de críos, supongo.

Sin embargo, hoy es el día que mantengo una más que pésima relación con toda suerte del citado material, sea este en forma de inocentes petardos o de bombetas de inusitado calibre. Porque hay que reconocer que esto ha derivado en una locura colectica de difícil explicación. O acaso simplemente responda a la idiotez coral a la que nos apuntamos enseguida y sin preguntar. Yo no sé ustedes, pero un servidor recuerda que, no hace tanto, la llegada del Año Nuevo se celebraba –además de con el consabido espumoso y las malditas uvas–, con el lanzamiento de una discreta cantidad de tracas y artilugios semejantes, y durante media hora, no más; y luego la gente se dedicaba al condumio desaforado y a lanzarse pullitas entre familiares, lo clásico en Navidad.

Pero de un tiempo a esta parte la cosa se ha desmadrado de tal forma que, apenas entrada la última tarde del año, ya se sufre a los pequeños dinamiteros haciendo uso por doquier de artefactos explosivos. Así, es normal que a veces un poco hábil lanzador vea cómo algunos de sus deditos abandonan sin previo aviso la mano donde siempre estuvieron. Los medios dedican ya en sus primeras ediciones anuales un espacio específico a los accidentes de este pelo, que en ocasiones van mucho más allá de la pérdida de miembros menores para llegar al fallecimiento del protagonista. A tal punto que no son pocos los municipios españoles que se han visto obligados a regular e incluso prohibir el manejo de según qué material pirotécnico en señaladas fechas.

Seguir leyendo »