eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Defensores del lobo derriban 'casetas de la muerte' con motosierras

Ante las ilegalidades consentidas por la Junta de Castilla y León, y hartos de escopetas, defensores del lobo ibérico han cogido la motosierra. En la madrugada del 28 de diciembre, activistas de ‘Lobo Marley’ se han adentrado en la Sierra de la Culebra (Zamora) y han derribado tres de las que llaman “casetas de la muerte”. Se trata de pequeños cobertizos desde los que los cazadores pueden disparar contra los lobos que cruzan desde Portugal, donde están protegidos, tras haberlos atraído con carroña y previos pagos que pueden alcanzar los 30 y 40 mil euros.

'Lobo Marley' denuncia un entramado “mafioso”, en el que acusa a los celadores de caza de ser intermediarios, y al director general de Medio Natural, José Ángel Arranz, y al presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, de ser los responsables últimos.

Seguir leyendo »

Como quedar atrapados en medio de un bombardeo

Foto: Le Moustache Family

Uno de los pocos recuerdos agradables que conservo de mi niñez es el olor a pólvora, asociado siempre a la traca que se quemaba cada tarde en una plaza céntrica de mi ciudad, con motivo de las fiestas patronales. Un enjambre de muchachitos inquietos nos agolpábamos en la trayectoria de la ristra por ver si atrapábamos alguno de los juguetes que de allí colgaban: cuchillos arapahoes, machetes sioux, penachos de plumas cherokees… Siempre supuse que el ayuntamiento tenía una especie de convenio comercial con las tribus indias americanas, pero es algo que nunca llegué a confirmar. Cosas de críos, supongo.

Sin embargo, hoy es el día que mantengo una más que pésima relación con toda suerte del citado material, sea este en forma de inocentes petardos o de bombetas de inusitado calibre. Porque hay que reconocer que esto ha derivado en una locura colectica de difícil explicación. O acaso simplemente responda a la idiotez coral a la que nos apuntamos enseguida y sin preguntar. Yo no sé ustedes, pero un servidor recuerda que, no hace tanto, la llegada del Año Nuevo se celebraba –además de con el consabido espumoso y las malditas uvas–, con el lanzamiento de una discreta cantidad de tracas y artilugios semejantes, y durante media hora, no más; y luego la gente se dedicaba al condumio desaforado y a lanzarse pullitas entre familiares, lo clásico en Navidad.

Pero de un tiempo a esta parte la cosa se ha desmadrado de tal forma que, apenas entrada la última tarde del año, ya se sufre a los pequeños dinamiteros haciendo uso por doquier de artefactos explosivos. Así, es normal que a veces un poco hábil lanzador vea cómo algunos de sus deditos abandonan sin previo aviso la mano donde siempre estuvieron. Los medios dedican ya en sus primeras ediciones anuales un espacio específico a los accidentes de este pelo, que en ocasiones van mucho más allá de la pérdida de miembros menores para llegar al fallecimiento del protagonista. A tal punto que no son pocos los municipios españoles que se han visto obligados a regular e incluso prohibir el manejo de según qué material pirotécnico en señaladas fechas.

Seguir leyendo »

La cena del líder (un cuento de Navidad)

Ilustración: @Paco Catalán Carrión

"El que te alimenta, te controla", Thomas Sankara

En los mataderos siempre es invierno. Como copos de nieve que se estrellan contra el mármol van desfilando en silencio los animales. Decenas de pedidos se acumulan sobre la mesa. Supermercados, comidas benéficas, de navidad y una cena mitin para más de trescientas personas a la que abastecerán en unas horas. Todo tiene que estar perfecto. La sala está repleta de hombres y mujeres que aplauden la llegada del líder y su comitiva. Hay un rumor de banderas honestas ondeando el escenario y las mesas de los comensales.

El carismático líder habla despacio, pero con firmeza. Exige acabar con la pobreza. Reivindica el lenguaje del trigo y de la ética, habla de respeto, de la empatía hacia el otro, de las injusticias que hay que combatir. Y mientras dibuja un mundo libre de crueldad, apura el último bocado de carne y pide un par de costillas con patatas. ¿Es lechal, verdad? Sí, le aseguran.

Seguir leyendo »

La Justicia de Argentina reconoce el 'hábeas corpus' a una orangutana

Sandra en el zoo de Buenos Aires. Foto: Alfredo Martínez

Se llama Sandra y en febrero cumplirá 29 años. Es una orangutana que ha vivido toda su vida en cautiverio, los últimos veinte años en el zoo de Palermo, en Buenos Aires, y prácticamente la totalidad de ese tiempo en absoluta soledad. Ahora la Justicia de Argentina la ha reconocido como “sujeto no humano” con los derechos básicos que le son inherentes, comenzando por el de la libertad.

En un fallo histórico, la Cámara de Casación Penal considera que la privación de libertad de Sandra es “ilegal” y le concede un `hábeas corpus´, una institución concebida para defender los Derechos Humanos, evitar las detenciones y privaciones de libertad arbitrarias y asegurar en todo momento los derechos básicos de las personas detenidas o presas. Cuando se aprueba para una persona humana, implica su inmediata puesta en libertad.

El `hábeas corpus´ es un pilar básico de los derechos humanos, que ahora se concede a una orangutana, dando un paso de gigante en el reconocimiento de los derechos animales y creando un precedente que podría abrir la puerta de otras muchas jaulas en otros muchos zoos. Sandra podrá ahora ser trasladada a un santuario, una reserva natural en Brasil donde podrá vivir en régimen de semilibertad y recuperar el contacto con otros de su especie.

Seguir leyendo »

¿Qué país pretendemos?

Cristina Narbona, Ignacio Escolar, Chesús Yuste, Ruth Toledano y Concha López, en el Congreso de los Diputados durante la entrega de los premios APDDA 2014. @Fotopets

Muchas gracias a la APDDA por este premio, especialmente a su coordinador, Chesús Yuste, buen político y mejor persona. Gracias también a Cristina Narbona por entregárnoslo y por su compromiso con los animales no humanos, especialmente difícil desde el entorno y los cargos políticos que ha ocupado. Tiene un valor especial que este premio lo otorgue una asociación parlamentaria porque su trabajo demuestra que otros políticos son posibles, incluso dentro de esta casa [el Congreso de los Diputados], que es del pueblo pero que tantas veces no cumple con su responsabilidad: la de estar al servicio de las personas.

Un valor aún más especial porque las personas de las que se ocupa la APDDA ni siquiera son humanas, ciudadanos con voz y voto, sino individuos a los que por no ser humanos no se les respetan sus derechos más básicos. Animales que no pueden votar pero que sufren a diario en las formas más horribles que pueda imaginarse. Gracias, pues, por traer su voz al que debe ser el órgano máximo de la expresión popular, también la de quienes representamos a esos que no tienen voz.

Quiero dedicar este premio al periodista Arsenio Escolar, el padre de Ignacio Escolar, director de eldiario.es, con el que 'El caballo de Nietzsche' comparte este honor. Porque en este país de los horrores contra los animales el periodista Arsenio Escolar ha sido un pionero del periodismo que los tiene en cuenta. Es el fundador y director del diario 20minutos, primero en España que se declaró antitaurino de forma expresa: en 2006, cuando 20minutos tenía 2,6 millones de lectores diarios en la edición impresa (era, con diferencia, el más leído, por encima de El País y el Marca, y en 2007 llegó casi a los 3 millones), Arsenio Escolar hizo una declaración fundacional: el periódico no daría ninguna información que supusiera promocionar o apoyar la llamada fiesta nacional, que a una parte muy importante de sus lectores les parecía un espectáculo salvaje donde se maltrata a un animal para diversión del público.

Seguir leyendo »

El ignorado viaje de los animales

Un cerdo sufriendo las terribles condiciones de su transporte al matadero. Foto: Animals' Angels / ANDA

Una Europa global enmarcada y garantizada por el Tratado de la Unión Europea tiene ciertas ventajas, entre las que la libre circulación de bienes y servicios se erige como bastión neurálgico e inexpugnable de un sistema que nos permite acceder a justipreciados usufructos que ensalzan nuestra vanidad de ciudadanos satisfechos en nuestro linaje paneuropeo. Las fronteras derribadas trajeron como fruto y futuro adjunto una reordenación, realineamiento y recolocación de los factores económicos por los que cada cual se especializó en lo que mejor, y más barato, sabía y podía hacer, desligándose del resto de la historia precedente o subsecuente. Es como un hilo que nace en un confín europeo, que, tejido en sus antípodas continentales, es transformado en prenda en un lugar distinto de los dos anteriores para que el natural de un cuarto país lo venda en la megalópolis de un país ajeno, país neófito e ignorante, hasta este momento, de los avatares del hilo.

Son las travesías a las que están sometidos todos los integrantes e ingredientes que forman parte de las propuestas de compra que colman nuestros caprichos, productos cárnicos y lácteos incluidos, e incluidos también los animales de los que emanan. El hilo mudado en lechón que, nacido en Dinamarca, embarca rumbo a su engorde catalán, paso previo ineludible en su currículo hacia el matadero germánico que lo convertirá en jamón italiano, que también se venderá en su Dinamarca natal, por poner un ejemplo.

Sin ánimo de ofenderlos, a los animales no les gusta viajar. Las novedades y mutaciones en sus rutinas les asustan. Las fases de carga y descarga; verse manejados por personas extrañas; saberse rodeados de nuevos compañeros, la deserción de los antiguos; la renuncia a la precaria seguridad de su entorno de granja conocida; la integración en un dominio nuevo, el del camión, donde tendrán que disputar su territorio o investigar e instruirse en los nuevos mecanismos y emplazamientos de avituallamiento de agua y comida, si los hay. Los animales se ven sujetos a sensaciones de desamparo, desarraigo, alejamiento, aislamiento o indefensión que derivan en alarma, miedo, ansiedad y estrés. Las opiniones científicas son contundentes en sus conclusiones: cuanto menos y más cortos sean los viajes, mejor.

Seguir leyendo »

Tauromaquia: Patrimonio Cultural Inmaterial para intentar frenar el abolicionismo

Cartel de la Plataforma Prou, promotora de la abolición de las corridas de toros en Catalunya

El Congreso de los Diputados inició el pasado jueves el trámite parlamentario del Proyecto de Ley de Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, que atribuye al Estado la potestad para declarar los bienes y manifestaciones que forman parte de ese patrimonio en detrimento de las legislaciones autonómicas como la que permitió en Catalunya la abolición de las corridas de toros.

El proyecto prevé la inclusión como bienes del Patrimonio Cultural Inmaterial “los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas que las comunidades, los grupos y en algunos casos los individuos, reconozcan como parte integrante de su Patrimonio Cultural” y, en particular: tradiciones y expresiones orales, incluidas las lenguas y las particularidades lingüísticas como vehículo del patrimonio cultural inmaterial; artes del espectáculo; usos sociales, rituales y actos festivos; conocimientos y usos relacionados con la naturaleza y el universo; técnicas artesanales tradicionales; elaboraciones culinarias y alimentación; y aprovechamientos específicos de los paisajes naturales”.

Establece que corresponde a la Administración General del Estado “garantizar la conservación del patrimonio inmaterial español, así como promover el enriquecimiento del mismo y fomentar y tutelar el acceso de todos los ciudadanos a sus diferentes manifestaciones”. También atribuye al Estado la elevación a la Unesco de las propuestas para incluir esos bienes en la Lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad y en la lista de bienes que requieren Medidas Urgentes de Salvaguardia.

Seguir leyendo »

Familias desahuciadas y rotas

Paula fue acogida en Las Nieves tras ser desahuciada con su familia. Poco después encontró otro hogar, suerte que no tuvieron los otros dos perros de la familia. Foto: Las Nieves

Perder la vivienda es, quizás, una de las experiencias más traumáticas que se puede vivir. No implica solo perder el techo que te cobija. Supone perder el lugar que acogió una parte de tus experiencias vitales, quizá todas; el lugar en el que habitan tus recuerdos, tus vivencias, la memoria de toda una vida. Supone ser expulsado de la guarida que te protegía de las inclemencias, que te hacía sentir a salvo de las injusticias.

Perder la vivienda es un drama que han padecido miles de familias en los últimos años. Los datos son confusos, se pierden en la maraña de organismos que los cuantifica, cada cual con sus propios parámetros. Según el Consejo General del Poder Judicial, durante 2013 se contabilizaron en España 67.189 desahucios, sumando todo tipo de inmuebles (viviendas, locales comerciales, garajes...) y en régimen de alquiler o hipotecados. Pese a la cantidad de cifras publicadas, saber exactamente cuántas familias han sido lanzadas de su vivienda habitual es prácticamente imposible. Esa es una de las quejas de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), que reclama insistentemente medidas para proteger a esas familias.

Afortunadamente para todos, la sociedad, espoleada por muchos ciudadanos rebelados y por asociaciones como la PAH, decidió no seguir callada, y gritar. Gritar para denunciar cada caso. Gritar para pedir medidas que protegieran a las familias del abuso de los bancos. Queda mucho camino por recorrer, pero al menos no hay ciudadano en España que no sepa que los desahucios son un drama al que hay que dar una solución.

Seguir leyendo »

Daños en la naturaleza: ciencia y ética de la gestión ambiental

Individuo de malvasía canela. Foto: David A. Mitchell

En un artículo anterior, 'Heridos, hambrientos, ateridos: ayudando a los animales en la naturaleza', defendí que abandonar el especismo no implica solamente dejar de causar daño a los animales, sino también ayudar a todos aquellos que se encuentren en situación de necesidad, siempre que podamos, tal y como lo hacemos cuando se trata de seres humanos. Tal es, argumenté, el caso de los animales que viven en la naturaleza.

La discrepancia

En un artículo de respuesta de Ciencia Crítica, sus autores comparten mi rechazo de una visión idílica de la naturaleza. Sin embargo, sostienen, del reconocimiento del sufrimiento y la muerte predominantes en la naturaleza no se siguen las mismas recomendaciones en cuanto a cómo hemos de actuar. Esto muestra, de partida, que nuestra discrepancia no es científica, sino claramente moral. Es decir, se hacen diferentes valoraciones morales de los mismos hechos empíricos. Esto no debería sorprendernos, ya que los autores se declaran explícitamente ecologistas (además de ecólogos).

Seguir leyendo »

Las niñas no van a pilas. Los animales, tampoco

Campaña navideña 'No regales abandono'. Foto: ©Javier Ayuso

Si tienes 30, 40 o 50 años, te encuentras en plenas facultades y tu familia te abandona en plena autopista, dispondrás de recursos para ponerte a salvo. Esquivarás a los coches; tratarás de circular por un arcén que te proteja de los atropellos; buscarás la salida a una vía menor; te dirigirás hacia una gasolinera, una fábrica o un pueblo que eres capaz de vislumbrar a lo lejos. Allí, podrás pedir ayuda, llamar a alguien, buscar protección.

Si eres una niña de 8 años y te abandonan en plena autopista, carecerás de recursos para ponerte a salvo, tu vulnerabilidad será extrema. El pánico te impulsará a correr desesperada tras el coche del que, incomprensiblemente, te han expulsado; el desconcierto te hará huir sin sentido de esa intemperie, de esa soledad; el desconocimiento te expondrá a un más que posible atropello. No sabrás dónde estás ni a dónde dirigirte.

Exactamente igual que si eres un anciano con tus facultades mermadas.

Seguir leyendo »