eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

"Debemos trabajar duro para mostrar compasión y asegurarnos de que no nos vamos a convertir en opresores"

La Palestinian Animal League (PAL) se creó en 2011 para intentar romper el círculo de violencia en el que crecen los niños palestinos y que sufren tanto ellos como los animales sobre los que se vuelcan de forma cotidiana la frustración y la opresión.

Mediante el programa 'Jóvenes palestinos por la protección animal', el teatro, el arte, los debates o los programas de alimentación saludable contribuyen a extender entre niños y jóvenes el mensaje de respeto y compasión hacia los animales para mejorar las condiciones de vida de todos los habitantes de Palestina.

Niño palestino disfrutando de la compañía de un perro cachorro. Foto: Ahmad Safi

Niño palestino disfrutando de la compañía de un perro cachorro. Foto: Ahmad Safi

¿Cuáles son las dificultades a las que se enfrenta un activista por los animales en Palestina?

Como palestinos que perseguimos la justicia social, tanto para los animales como para las personas, nos encontramos con barreras dentro y fuera de nuestra propia comunidad. Por un lado, hay obstáculos que son obvios: vivimos bajo la ocupación militar, tenemos nuestra libertad de movimiento restringida, y a diario nos arriesgamos a ser encarcelados, atacados o incluso a morir.

A ello hay que sumar que intentar conseguir cambios legislativos y protección para los animales es complicado. Nuestro Gobierno ni siquiera dispone de fondos suficientes para atender a las necesidades humanas, por lo que los aspectos animales son relegados al último lugar. Todo esto es el día a día aquí en Palestina. No es fácil. Pero si dejáramos que la ocupación nos detuviera a la hora de trabajar por el cambio nunca haríamos nada.

Quizás el hecho de vivir en una situación tan excepcional en territorios ocupados dificulta que miembros de nuestra propia comunidad puedan entender a menudo qué estamos haciendo y por qué. Creen que trabajar por los animales significa que infravaloramos el sufrimiento humano y priorizamos a los animales sobre las personas. Pero cuando empezamos a trabajar y la gente vio lo que hacíamos y cómo enfocábamos nuestra labor se dio cuenta de que para nosotros tanto los humanos como los demás animales son importantes. Creemos que se puede hacer el bien por los animales y por la gente, y por eso intentamos hacerlo lo mejor posible.

¿Crees que vivir bajo la ocupación dificulta empatizar con los demás animales?

Realmente hemos visto que la gente, y en especial la gente joven que crece en un ambiente violento y opresor, puede desarrollar comportamientos agresivos y violentos, y además normalizarlos. Nuestro mensaje al pueblo palestino es que nosotros y nosotras, mejor que muchas otras personas en el mundo, sabemos los que es estar controlados y oprimidos. Por esta razón debemos trabajar duro para mostrar compasión y cariño y asegurarnos de que no nos vamos a convertir precisamente en opresores. Éste es nuestro mensaje y en el que creen todas aquellas personas que apoyan nuestro trabajo en Palestina.

¿Cuáles son los orígenes de Palestinian Animal League?

PAL se creó en 2011 y fue creciendo a partir del trabajo que un pequeño grupo de personas veníamos desarrollando con la colaboración de gente joven. Desde nuestro equipo de jóvenes colaboradores, todos palestinos, y muchos de nosotros nacidos y crecidos en campos de refugiados, empezamos a reflexionar sobre los patrones de conducta que surgían por la forma en que los jóvenes de nuestra region se relacionaban con los demás animales.

Nuestro trabajo nos permitió identificar el fuerte vínculo entre violencia humana y abuso animal. Pongamos el ejemplo de un niño: creció en un ambiente donde la violencia estaba normalizada, como en los territorios ocupados, y empezó a considerar la violencia como norma. Había presenciado de forma habitual cómo otros niños y niñas lanzaban piedras a gatos y a perros, o les daban patadas si se acercaban a ellos. Desde PAL también tuvimos conocimiento de graves abusos intencionados, así como de tortura y asesinato de animales tanto por grupos de personas como a nivel individual. Supimos por qué estaba ocurriendo esto, porque también habíamos sido niños y crecimos bajo la ocupación; y tuvimos también las mismas experiencias de esos otros niños que ahora estaban atacando a otros animales.

De niños también vimos a miembros de nuestra familia heridos o asesinados. Muchos de nosotros hemos visto también cómo destruían nuestras casas, y cómo las personas a las que amábamos y respetábamos eran humilladas y atacadas en enfrentamientos diarios con las fuerzas de la ocupación. Esto explica, y resulta especialmente duro, que los niños y niñas palestinos sean los miembros más vulnerables de las sociedades humanas y que, por tanto, se sientan frustrados, enfadados, asustados y desempoderados. Y también de alguna manera explica por qué vierten esas frustraciones contra los animales.

Nuestro trabajo pretende romper ese ciclo de violencia en beneficio tanto de los animales como de los niños. Tratar con adolescentes e intentar crear cambios a largo plazo desde un punto de vista social es una parte importante de nuestro trabajo hoy en día.

¿Cuáles son los principales proyectos en los que PAL está implicada?

En estos momentos tenemos tres proyectos fundamentales. El primero es nuestro programa de esterilización de perros callejeros, que comenzó hace unos meses y esperamos que pueda poner fin al uso del control letal contra perros sin hogar en Palestina. Hasta que se puso en marcha nuestro proyecto, estos animales eran disparados o envenenados y sufrían enormemente. Hemos convencido a las autoridades de la ciudad de Tulkarm para poner en marcha procedimientos más éticos, y otras autoridades ya han mostrado también su interés por el mismo programa.

También empezamos recientemente a ayudar a caballos y a burros utilizados como instrumentos de trabajo. Aunque somos una organización de derechos animales, somos conscientes de que aspirar al fin inmediato del uso de animales “de trabajo” en nuestra región no es un planteamiento ni práctico ni efectivo. Por ello, hemos comenzado a colaborar con dueños de caballos y burros para que comprendan adecuadamente las cuestiones de bienestar que afectan a sus animales y puedan llevarlas a la práctica. A largo plazo desearíamos poder ver el fin del uso de animales como herramienta de trabajo, pero hoy por hoy lo mejor que podemos hacer es mejorar su situación.

Nuestro tercer proyecto es el de 'Jóvenes palestinos por la protección animal' (Young Palestinians for Animal Protection), en el cual trabajamos directamente con jóvenes con el fin de empoderarlos y que sean capaces de llevar a cabo sus propios proyectos relacionados con la protección animal o con el medioambiente. Este programa comenzó como un proyecto piloto a principios de 2015. Cincuenta y dos estudiantes voluntarios de las universidades de Al Quds (Abu Dis), Al Najah (Tulkarm) y Bir Zeit (Ramallah) participaron en cursos de liderazgo y de diseño de campañas de concienciación, al tiempo que se les enseñaron distintos conceptos sobre ética y bienestar animal. Estos mismos estudiantes harían después de tutores de otros niños y niñas en escuelas de Cisjordania, ayudándoles a desarrollar y llevar a cabo sus propios proyectos con el fin de extender el bienestar animal en sus entornos más próximos. Entre estos proyectos se encuentran algunos relacionados con cómo tratar con cariño a los animales que habitan en nuestros hogares, promover dietas veganas y vegetarianas, ser amable con los animales, cómo afrontar los problemas que padecen los animales callejeros o animar a sus compañeros y compañeras de clase a aprender más sobre protección animal y cuestiones medioambientales.

Niños participantes en un evento de PAL junto a uno de los miembros del equipo. Foto: C. Redmond

Niños participantes en un evento de PAL junto a uno de los miembros del equipo. Foto: C. Redmond

Los proyectos fueron llevados a cabo por los propios niños y niñas, e incluyeron planteamientos creativos como el teatro, el arte, discusiones en clase, difusión en los medios de comunicación o programas de alimentación saludable para acercar su mensaje a los demás estudiantes. Más de 280 niños y niñas participaron en este proyecto piloto, procedentes de 20 grupos diferentes en 14 escuelas o grupos locales en Cisjordania. Al final, estos participantes fueron capaces de llegar a otros más de 1.000 jóvenes y adolescentes gracias a la difusión de sus proyectos entre sus compañeros y compañeras de clase. Este proyecto sigue en marcha este año, sumándose la Universidad de Bethlehem. Esperamos que este programa de empoderamiento pueda continuar y dar sus frutos en los próximos años.

Es realmente impactante la situación con los 'perros de ataque' (utilizados por el ejército israelí). ¿Podría explicárnoslo, por favor?

Hace poco contactamos con diferentes ONG de derechos humanos a nivel internacional para tratar el tema de la exportación desde Holanda de 'perros de ataque' a Israel. Estos perros son entrenados en Holanda por parte de compañías privadas y después utilizados como armas contra los hombres y mujeres de Palestina por parte del ejército israelí.

Lanzamos en la red una petición que consiguió alrededor de 3.000 firmas rogando al Gobierno de Holanda que pusiera fin a esta práctica. Las peticiones fueron enviadas hace unas semaas y ahora esperamos una respuesta. Lo interesante de esta campaña es que realmente ha remarcado la vinculación entre los derechos humanos y los derechos animales. Queríamos precisamente destacar el impacto que este hecho tiene sobre los civiles al ser atacados por estos perros, pero también el amplio impacto que esta práctica tiene tanto sobre los propios animales como sobre la sociedad palestina.

Desde la infancia, a los niños y niñas palestinos se les enseña a tener miedo a los perros. Y con razón, ya que en Palestina todo el mundo conoce a alguien que alguna vez ha sido atacado por uno de estos perros, azuzado por miembros de las fuerzas armadas. El resultado de esto es que los perros son temidos y odiados, lo que se traduce en altos niveles de violencia hacia ellos, unas veces en forma de controles letales aplicados por las entidades locales y otras veces a manos de personas individuales, que matan o hieren a los perros por considerarlos una amenaza o un estorbo.

Durante una investigación que realizó PAL acerca del trato ético hacia los perros callejeros en Palestina, se descubrió que una mayoría aplastante de las personas entrevistadas citaba “los perros entrenados para atacar” como una de las principales preocupaciones de la sociedad vinculada a los perros callejeros. De esos datos se extraía que el miedo a estos perros justificaba en gran parte el apoyo público a los métodos de control letal que se llevan a cabo en la actualidad en Cisjordania.

Por otro lado, teniendo en cuenta que esos miedos están justificados por la forma en que los perros se han utilizado contra las personas en Palestina, descubrimos que el número de mordeduras de perros registradas (ocho en un periodo de doce meses en la ciudad más poblada de Palestina) era desproporcionadamente inferior a la preocupación que se tiene hacia los perros, especialmente a los perros de ataque. En definitiva, de nuestra investigación se extraía que mientras la gran mayoría de los perros callejeros en Palestina no son agresivos hacia las personas, una elevada proporción de personas manifiestan tenerles miedo igualmente. Trabajando en esta campaña fuimos capaces de demostrar cómo aspectos aparentemente diferentes pueden ser tratados y afrontados de forma conjunta.

¿Qué podemos hacer desde otros países de Europa para ayudar a poner fin a esta situación?

Siempre nos ha gustado hacer vínculos con otros activistas y organizaciones que se dedican a la protección animal, y hemos descubierto que esta cooperación ha sido muy beneficiosa para nuestro trabajo en Palestina. Invitamos a la gente a aprender más sobre la labor que estamos realizando en PAL y, si tienen páginas web, blogs, redes sociales o también a través de los medios de comunicación, agradecemos que se dé difusión a nuestro trabajo. Lo agradeceríamos enormemente. Mucha gente asocia Palestina con el conflicto y nada más. Y esto para la gente de aquí es duro y dificulta romper los estereotipos y extender nuestro mensaje al pueblo palestino. Ayudándonos a difundir nuestro mensaje ya están jugando un papel importante desde la solidaridad internacional.

Como cualquier otra ONG, agradecemos cualquier aportación, ya sea en forma de pequeña donación personal o donaciones mayores. Invitamos a cualquier persona que tenga interés en apoyar nuestro trabajo a ponerse en contacto con PAL.

¿Cómo es ser vegano en Palestina? ¿Es difícil acceder a comida vegana?

La dieta tradicional palestina está basada en vegetales, legumbres y semillas, por lo que comer vegano en Palestina no solo es fácil, ¡sino además delicioso! Algunos de los platos habituales son el hummus, el falafel, el tahini y, por supuesto, las olivas, que son alimentos tradicionales aquí. El clima permite también que crezcan deliciosas frutas, tales como albaricoques, plátanos o higos, así que una persona vegana tiene multitud de opciones aquí. Per cápita, el consumo de carne es mucho más bajo en Palestina (25 kg al año por persona) que en muchos de los países vecinos, incluído Israel, quien a su vez es conocido como “el país más vegano del mundo”. Así que en Palestina hay una fuerte tendencia hacia el veganismo desde una perspectiva cultural y estamos decididos a animar a la gente y que siga creciendo.

El programa 'Jóvenes palestinos por la protección animal' está contribuyendo a acercar el veganismo a las escuelas y educando a las personas sobre sus elecciones en sus dietas y estilos de vida. Hace poco vimos además cómo se inauguraba la primera panadería vegana en Palestina, abierta precisamente en el campo de refugiados en el que yo crecí y donde justo acaba de abrir también un nuevo bar vegano en la misma zona.

¿Crees que la concienciación sobre el veganismo está creciendo en estos momentos en Palestina?

Tenemos un equipo increíble de voluntarios, con alrededor de 300 personas trabajando con PAL de forma puntual y al menos 90 de ellas de forma constante. Tenemos una presencia activa en cuatro de las principales universidades de Palestina y la prensa local cubre habitualmente nuestro trabajo.

Al principio la gente no sabía muy bien qué pensar sobre lo que hacíamos. La prensa simplemente cubría lo que hacíamos porque era algo inusual. Pero ahora ya se están apreciando los cambios y las noticias y las opiniones son mucho más positivas. Creemos que esto está tomando cada vez más fuerza.

¿Cuáles son los próximos proyectos de PAL?

A corto plazo esperamos implementar nuestro proyecto de esterilización de perros en otras grandes ciudades de Palestina. Continuaremos nuestro trabajo con los jóvenes y buscaremos la manera de acercar la concienciación también a Gaza, en especial tratando de buscar una solución para los animales que están encerrados en los zoos de allí. A largo plazo estamos trabajando para introducir una ley de bienestar animal que sirva de base para la protección de los animales. Es un proyecto ambicioso, pero esperamos que dé sus frutos.

Para acabar, ¿unas palabras para otros activistas por los animales en España?

Nos encantaría contactar con activistas españoles. No tenemos grupo con el que trabajar en España y estaría genial hacer algun contacto. Tenemos representación en Italia, Francia, Suiza y Polonia. Si alguien está leyendo esto ahora y le apetece contactar con nosotros, ¡le animamos a que se ponga en contacto!

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha