eldiario.es

9

"Un taurino es un niño al que adoctrinaron para no sentir compasión"

Leonardo Anselmi, director para el Sur de Europa y Latinoamérica de la Fundación Franz Weber, asegura que "el sector taurino jamás acatará una medida así, jamás querrá cerrar las escuelas taurinas ni evitará la participación y presencia de menores"

A instancias de la FFW, y atendiendo a informes de psicólogos, psiquiatras, pedagogos, sociólogos y defensores de los derechos humanos, el Comité de los Derechos del Niño de la ONU concluyó que la tauromaquia, tanto en las corridas de toros como en los festejos populares, vulnera la Convención sobre los Derechos del Niño aprobada en la Asamblea de Naciones Unidas en 1989

Leonardo Anselmi en un acto de la campaña Catalunya Lliure d'Animals de Circ

Leonardo Anselmi en un acto de la campaña Catalunya Lliure d'Animals de Circ

¿En qué consiste la campaña Infancia Sin Violencia?

Hace algunos años ya, entre 2009 y 2010, y a consecuencia de haber estudiado mucho el mundo taurino para la ILP de Catalunya, nos dimos cuenta de que, además de los toros y los caballos, la violencia de la tauromaquia tiene otras víctimas, que son los niños, y que varios psicólogos, sociólogos, psiquiatras y defensores de los derechos humanos habían manifestando su preocupación por el impacto de estos espectáculos violentos en los menores de edad. La campaña nació para crear conciencia también sobre ese tema, pues la sociedad y el sistema político deben entender que un taurino es un niño al que adoctrinaron para no sentir compasión por ese animal, que fue víctima de una estrategia de adoctrinamiento para atrofiar la empatía. El hecho de que esta exposición a la crueldad se haga delante de referentes adultos hace que se refuerce ese aprendizaje negativo. Varios extoreros y extaurinos han explicado este asunto mediante sus vivencias cuando eran niños, incluso lo hicieron en el Parlament de Catalunya.

¿Cuál es el trabajo que se realiza a través de esta campaña?

Lo primero que hicimos fue analizar la ciencia al respecto y solicitar algunos estudios, más una revisión de las conclusiones por parte de investigaciones pertinentes desde el ámbito de la psicología, la sociología, la psiquiatría y la pedagogía, en especial con CoPPA, Coordinadora de Profesionales para la Prevención de Abusos. Lo segundo fue relacionarnos con organizaciones que se dedicaran a la defensa de niños, niñas y adolescentes para pedirles su opinión, como es el caso de ADDIA o ELIC. Lo tercero fue acercarnos al órgano máximo de defensa de estos derechos en la ONU, el Comité de los Derechos del Niño, y consultarles si ellos creían, como creíamos nosotros, que la tauromaquia vulnera la Convención sobre Los Derechos del Niño aprobada en la Asamblea de Naciones Unidas en 1989. Y así fue, nos dieron la razón y nos pidieron un informe específico. En aquel momento era para Portugal, país que se examinaba ante el Comité ese año. Hicimos un detallado informe de la actividad taurina y la niñez en Portugal. Luego realizamos informes sobre Colombia, México, Perú y Francia, y en las cinco ocasiones el informe elaborado por la Fundación Franz Weber tuvo el resultado que se esperaba: el Comité emitió un pronunciamiento a estos países pidiendo alejar a los niños de la “violencia de la tauromaquia”, tanto de las corridas de toros como de los festejos populares, considerando incluso el trabajo de "torero" como una de las peores formas de trabajo infantil.

Cada vez que un país taurino es examinado por las cuestiones que atañen a los niños y el cumplimiento de la Convención, ¿asiste la Fundación Franz Weber en calidad de organización consultora en materia taurina?

Efectivamente, el impacto de la exposición a la tauromaquia en los niños y adolescentes es analizada por ese Comité, como tantas otras actividades relacionadas con los derechos de los niños, niñas y adolescentes, y con el incumplimiento de la Convención que los protege. Nuestro tema es violencia hacia los animales en relación con niños, algo muy específico, y el tema taurino es todavía más específico. Del mismo modo, hay otras organizaciones de Derechos del Niño que hacen trabajos específicos en otras materias. 

¿Y qué dice la Convención?

Textualmente, dice "Derecho del niño a no ser objeto de ninguna forma de violencia". En su artículo 19, que "los Estados Partes adoptarán todas las medidas legislativas, administrativas, sociales y educativas apropiadas para proteger al niño contra toda forma de perjuicio o abuso físico o mental; en su artículo 24, que "los Estados Partes adoptarán todas las medidas eficaces y apropiadas posibles para abolir las prácticas tradicionales que sean perjudiciales para la salud de los niños"; en su artículo 27, que "los Estados Partes reconocen el derecho de todo niño a un nivel de vida adecuado para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral y social".

La Convención fue fundamental para que se entendiera que no todos los padres del mundo toman las mejores decisiones para sus hijos por el solo hecho de ser sus padres, viene a decir que el Estado en algunas ocasiones debe actuar y que en el caso de la tauromaquia el interés superior del niño es llevar a cabo una vida sana en lo psicológico, moral y social, alejada de toda violencia. 

¿La protección de la infancia es otra razón más para abolir la tauromaquia?

Sí. El sector taurino jamás acatará una medida así, jamás querrá cerrar las escuelas taurinas ni evitará la participación y presencia de menores. El lobby hará todo lo que esté a su alcance para no ponerlo en práctica e incluso -ya los veremos- se opondrán a medidas legislativas que busquen proteger a los niños en este sentido. Tras ese escenario, los toros, los caballos y los niños, y por tanto la sociedad en su conjunto, tienen un interés en común: abolir la tauromaquia para siempre. Es una pena, e incluso es preocupante aunque no necesariamente sorprendente, que algunos aficionados pretendan anteponer un gusto personal al bienestar de los niños y niñas.

En 2010 lideró en Catalunya la dolorosa sorpresa para el lobby taurino de la prohición de las corridas de toros. Sueles decir, sin embargo, que la campaña Infancia Sin Violencia y sus resultados con las observaciones de la ONU es el golpe más duro que ese lobby ha recibido.

Pienso que nada ha dolido ni entorpecerá más a los taurinos que los éxitos de la campaña Infancia Sin Violencia en la ONU. Esos éxitos son la confirmación de algo que venimos diciendo desde hace años: la tauromaquia no afecta a los toros porque la violencia nos afecta a todos. En mi opinión, el maltrato al toro debería ser razón suficiente, pero esa es mi opinión y, si bien cada día más gente la comparte, solo la confluencia de intereses hará que se respete esta reivindicación abolicionista, que hoy ya es mayoritaria. Porque hoy la tauromaquia maltrata a los animales, diezma las arcas públicas, hace que los países taurinos tengan mala prensa en el extranjero y, además -confirmado por el órgano máximo en la materia-, vulnera los derechos de los niños, vulnera la propia Convención de los Derechos del Niño y vulnera, pues, una de las Cartas Universales de Derechos Humanos.

¿Si se prohíbe la asistencia de los niños y adolescentes a corridas de toros y festejos populares, así como a las escuelas taurinas, se corre el riesgo de que la tauromaquia viva más tiempo?

Si eso sucede habremos salvado a una de las víctimas, los niños, y eso ya sería una muy buena noticia, ya que muchos niños han sido y están siendo perjudicados por la tauromaquia. Evidentemente, todavía nos quedará salvar a los toros, a los caballos, a los contribuyentes cuyos impuestos son usados para financiar la actividad taurina, pero ningún paso que nos quede por dar desmerece la importancia de los pasos dados. Además, en lo relativo al sector taurino, les costará mucho adoctrinar a chavales de más de 18 años si jamás han sido testigos de una corrida o si jamás han visto a sus referentes adultos aplaudir y vitorear este tipo de violencia. No habrán podido ser entrenados para transformarse en sanguinarios toreros desde temprana edad. Quién sabe, quizás también pueda ser una buena noticia para los toros a medio plazo. Creemos firmemente que una medida así, además de proteger los derechos de los niños y de prevenir el impacto dañino que puede resultar de su exposición a la presentación de la violencia real e intencionada como arte o diversión, también puede ayudar a acabar con la tauromaquia por falta de renovación generacional. Una abolición que entonces no sería lamentada por nadie, pues ya no habría aficionados taurinos. Taurino no se nace, el taurino se hace. No hay más que ver todo los esfuerzos y el dinero que están poniendo desde la industria de la tauromaquia para intentar captar a niños pequeños. 

Los taurinos denuncian la utilización de los derechos del niño para intereses animalistas, ¿por qué?

Muchas organizaciones dedicadas a los colectivos vulnerables y a la protección de los niños están preocupadas por este problema, organizaciones destacadas en estas luchas, como es el caso de ADDIA, GIN, ELIC, o CoPPA, por citar algunos ejemplos. Y ahora, con el pronunciamiento del Comité de los Derechos del Niño, son muchas más las que comienzan a enfocar su trabajo en la prevención de violencia a partir del análisis y el estudio de la relación con los animales como seres vulnerables.

Así que quienes realizan esas afirmaciones no han entendido nada, y mucho menos entienden a la Fundación Franz Weber. Nuestra Fundación es una oda al humanismo, creemos en el ser humano íntegro y en sus derechos, y también creemos que una de las mejores contribuciones que podemos hacer a la humanidad, a su desarrollo moral y de los valores humanos, es reconciliarla con la naturaleza y en especial con las otras especies animales, con estos compañeros de Planeta. Ser mejor humano supone, hoy en día, ser animalista, y viceversa. Creemos que se es mejor humano cuando al más vulnerable se lo protege en lugar de oprimirlo, y ese principio también cuenta para el trato que damos a otros humanos, el trato que nos damos entre nosotros mismos. Hemos lanzado campañas en Galicia para habitantes de calle y sus perros; en Suiza contra el desarrollo de armas; en Latinoamérica trabajamos por la derechos de colectivos de personas excluidas, como son los clasificadores de residuos que usan caballos, que luego jubilamos y albergamos en el Santuario Equidad, y gracias a esa campaña hemos mejorado la vida de miles de familias, que lograron salir de la exclusión social.

No hemos caído en la trampa de dividir las causas, no creemos en eso, tenemos una visión holística del mundo, sabemos que el mundo será mejor sin guerras, ni hambre, ni tauromaquia, ni zoos, ni trata de blancas, ni narcos, ni militarismo. Solo tenemos que trabajar en hacer llegar a la sociedad este precepto ético y científico, porque creemos en un humano mejor y esto supone eliminar todo aquello que nos deshumaniza.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha