eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Asaltar los ruedos

Con el mundo de la tauromaquia en innegable decadencia, los saltos al ruedo pacíficos de los activistas, que la mayoría de los medios de comunicación ya no considera dignos de atención, son, sin embargo, reprimidos con severidad por las fuerzas de seguridad y los poderes judiciales.

Asalto al ruedo. Plaza de toros de Las Ventas, Madrid. 1904

Asalto al ruedo. Plaza de toros de Las Ventas, Madrid. 1904

"Dos de junio de 1904. Undécima de abono. El público baja, e invade el ruedo para impedir la lidia del primer toro. Todo tiene fin en este mundo, hasta la paciencia de los aficionados a los toros". Estas escuetas palabras acompañan la foto que abre este artículo, foto que aparece en varios portales taurinos.

No he podido averiguar más sobre este suceso. No sabemos si se logró impedir la lidia del primer toro, si se suspendió la corrida y tampoco cuál fue la reacción del resto de los aficionados y de las fuerzas de seguridad. No sabemos si los saboteadores se retiraron pacíficamente, si fueron agredidos, si posteriormente fueron detenidos, o sancionados, o enjuiciados o condenados. Tampoco sabemos por qué razón se quería impedir la lidia; quizá la afición no estaba de acuerdo con los toreros o las ganaderías que iban a intervenir ese día.

O quizás estaban protestando contra la tauromaquia, como ocurrió más de un siglo después. El 4 de mayo de 2008 seis activistas de la Fundación Equanimal saltaron al ruedo de la tristemente más importante plaza de toros del mundo, Las Ventas, desplegando pancartas para pedir de manera pacífica la abolición de la tauromaquia. Al ejercer una resistencia pasiva, fueron arrastrados por el albero impregnado de la sangre del primer toro asesinado y de la orina de los caballos, detenidos, fichados y puestos en libertad con cargos algunas horas más tarde.

Seis activistas de Equanimal saltan al ruedo en Las Ventas en mayo de 2008

Seis activistas de Equanimal saltan al ruedo en Las Ventas en mayo de 2008

Pocas semanas después dos activistas de Igualdad Animal se descolgaron de la fachada de la misma plaza de toros con unas largas pancartas con el mismo mensaje. Los medios se volcaron en difundir este punto de inflexión: el movimiento antitaurino había pasado de protestar delante de las plazas a rugir dentro de las entrañas del monstruo.

Protesta antitaurina en Las Ventas, Madrid, en mayo de 2008. Foto: Igualdad Animal

Protesta antitaurina en Las Ventas, Madrid, en mayo de 2008. Foto: Igualdad Animal

En los meses siguientes ambas organizaciones saltaron al ruedo en Barcelona, Alicante y Zaragoza. Antes de que terminara el año, activistas de la Federación de Comités de Liberación Animal de Colombia hicieron lo mismo en Medellín. Los medios difundieron estas acciones como nunca habían hecho anteriormente con manifestaciones y actos contra la tauromaquia. El mundo taurino se sintió violado en lo más profundo de las catedrales del toreo, y por primera vez admitió que el movimiento antitaurino había crecido tanto que tenían que preocuparse por su existencia y enfrentarlo.

El debate "toros sí, toros no" trascendió del ámbito de los animalistas y pasó a ser un tema recurrente en los mas variados entornos. En Francia, hubo varias acciones similares, con un gran número de activistas que invadieron el ruedo encadenándose unos a otros para impedir la corrida. Pero al realizarse en plazas pequeñas, lo que en España se considerarían de tercera categoría, a pesar del peligro que corrieron por la agresividad del público local, tuvieron poca repercusión fuera del ambiente estrictamente animalista. Después de varios años en los que las protestas se volvieron a mantener fuera de las plazas, otros activistas retomaron esta manera de pedir la abolición de la tauromaquia. Activistas de Vegan Streaker han estado saltando a los ruedos desde 2013 con su peculiar estilo, incluso durante la lidia.

Los que recogieron el testigo de los primeros asaltos al ruedo han sido los Gladiadores por la Paz, un colectivo que ha mantenido la estrategia de resistencia pasiva y pacífica y un mensaje claro de protesta que aboga por la abolición. Pero en esta nueva etapa de asaltos al ruedo la respuesta de los medios ha sido completamente diferente. El silencio informativo ha sido bochornoso, con la excepción puntual del salto al ruedo espontáneo e individual de la activista Virginia Ruiz, que recibió el reconocimiento de 'Héroe para los animales' por parte de PETA, una organización internacional defensora de los derechos de los animales que hasta entonces no le había prestado atención a las protestas dentro de las plazas de toros. Este galardón fue lo que difundieron los medios.

Virginia Ruiz saltó al ruedo sola en agosto de 2015. Plaza de toros 'La Malagueta' (Málaga)

Virginia Ruiz saltó al ruedo sola en agosto de 2015. Plaza de toros 'La Malagueta' (Málaga)

Digno de atención aún mayor ha sido el comportamiento de las fuerzas de seguridad, del poder judicial y de la administración pública. En 2008, los activistas fueron detenidos algunas horas y dejados en libertad con cargos. Cargos que ningún juez consideró suficientes como para llevarlos a juicio. A algunos les fueron impuestas sanciones administrativas apelando al reglamento taurino, que prevé multas para tratar de castigar y disuadir a los clásicos "espontáneos" que buscaban una oportunidad de torear y mostrar su "arte", intentando emprender una carrera como toreros. Las más fuertes de esas sanciones (3.000 euros impuestos por la Comunidad de Madrid) fueron declaradas nulas en los últimos juicios contencioso-administrativos celebrados en 2012, ya que ninguno de los cargos (desorden público, impedir el normal desarrollo del espectáculo, resistencia a la autoridad, etcétera) se sostenía.

A raíz del más reciente asalto al ruedo en la plaza de toros de Vistalegre en Madrid, los Gladiadores por la paz fueron agredidos físicamente por el público, detenidos durante tres días en una comisaría especializada en organizaciones criminales y terroristas, llevados a declarar en los juzgados, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 774 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, y finalmente dejados en libertad con cargos de alteración del orden público y lesiones a un policía y a un vigilante de seguridad, cuando en realidad fueron los activistas los que resultaron lesionados por la agresión de los aficionados enfurecidos.

Óscar del Castillo, de Gladiadores por la Paz, en un salto al ruedo en Requena (Valencia)

Óscar del Castillo, de Gladiadores por la Paz, en un salto al ruedo en Requena (Valencia)

Si en 1904, cuando la tauromaquia era el primer espectáculo de masas, una "invasión al ruedo" no ocasionó revuelo mediático ni condenas dignas de recuerdo, ¿por qué hoy, con el mundo del toro en innegable decadencia, las acciones de estos activistas, que la mayoría de los medios de comunicación no considera dignas de atención, son tratadas con tanta severidad? Es un evidente intento de reprimir estas protestas pacíficas. Unas protestas que seguirán manteniendo vivo el debate hasta la abolición, que se ve siempre más cerca. Porque todo tiene fin en este mundo, hasta la paciencia de los que claman por el fin de la tauromaquia.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha