eldiario.es

9

MINUTO POLÍTICO Un año del caso Cifuentes

Tres combinaciones perfectas de escalada en el Pico de la Miel

Pico de la Miel

Cuatro horas para escalar con un amigo e intentar mostrarle algunos de los mejores largos del Pico de la Miel es una tarea muy difícil, más bien imposible, pero en el intento de llevarlo a cabo la verdad es que conseguimos sacar un día de escalada muy bueno y divertido.

Mi compañero de cordada, Rubén Navas, no había escalado demasiado en la zona ya que vive en Granada y sus visitas al Pico han sido esporádicas y rápidas.
Es el encargado de la sección de Montaña y Escalada en la tienda de Decathlon de la ciudad de Granada y además, pertenece al Equipo de Jóvenes Alpinistas de la Federación Andaluza, con lo que intuía que me iba a llevar con el “gancho”, y acerté. Fuimos rápidos, incluso yendo tranquilos.

Rubén Navas

Rubén Navas de Decathlon España.


El Pico de la Miel es un terreno de juego ideal para disfrutar de vías de autoprotección. Parabolts en las placas “alegremente” situados, fisuras limpias y reuniones equipadas, hacen de la Cabrera un parque de atracciones para todos aquellos escaladores que les guste la escalada de pared y el granito.
El escoger los mejores largos en esta zona de escalada es sumamente difícil ya que todas las vías tienen al menos uno que es digno de ser escalado muchas veces sin aburrirte. Como Rubén ya había andado por clásicos como la Alaiz (con un primer largo de fisura espectacular) o el Diedro Loquillo, decidí escoger o al menos intentarlo, rutas donde primase la placa.

Dos de ellas son combinaciones de vías distintas mientras que la tercera son dos largos de la misma. Los criterios de selección eran un cambalache entre las horas que disponíamos, hacer unos largos en caras distintas del Pico de la Miel y evitar la humedad del día, que no era fácil precisamente.
Un aviso a navegantes, el grado de la Cabrera sorprende y mucho. Es de corte antiguo y recio así que no menospreciemos los V+ ya que nos podemos encontrar algunos que podrían ser 6b en otra escuela clásica.
Esta selección que hicimos merece mucho la pena para pasar un día de escalada en pared cerca de Madrid.

CARA SUR
(Casera Atómica+Harakiri+Julito)

Pico de la Miel


Nos encontramos un primer largo que comienza por una corta rampa con fisuras que se pone vertical para llegar a un paso de placa asegurado con un parabolt. Paso largo y apretón que nos deja en una fisura/bavaresa bonita y fácil de proteger hasta llegar a una reunión donde no pararemos si no “chaparemos” y saldremos a su izquierda a coger una placa tumbada.
Esta tiene pequeñas fisuras donde meter algún micro si vamos sin mucha confianza hasta llegar a un seguro fijo y seguido a la reunión.

Rubén Navas en el primer largo de la Casera Atómica.

Rubén en el primer largo de la Casera Atómica.


El segundo largo es fantástico, probablemente el mejor de la vía. Empieza una primera parte por placa con algún clavo intermedio hasta llegar a un muro vertical con una fisura corta que nos lleva a otra placa de regletas maravillosa con seguros fijos.

Comenzando el segundo largo de la vía Harakiri.

Comenzando el segundo largo de la vía Harakiri.


Esta termina en una fisura ancha a derechas, donde proteger mientras continuamos por otra placa muy tumbada hasta que llegamos a la reunión.
El tercer largo sale a la izquierda a escalar un diedro fácil pero sucio que nos lleva a un techito con un sistema de fisuras precioso y fácil de asegurar el cual seguiremos hasta desembocar en una repisa con una piedra enorme. Allí, podremos montar reunión, esta vez con nuestros propios seguros para recuperar al segundo, tiene diversos emplazamientos posibles.
El cuarto largo es anecdótico ya que sale hacia la izquierda de la repisa para dejarnos en la cumbre y será una trepada con un paso de III+/ IV.

CARA SURESTE
(Salamandra+Espolón Manolín)

Pico de la Miel


Comienzo a la derecha de la clásica cruzando a la izquierda en unos metros. Es una placa entorno al 6b un poco sucia en algún tramo, pero muy bonita. Hay mayoría de seguros fijos y algún emplazamiento intermedio donde entran bien los Friends.

Rubén Navas en el primer largo del Espolón Manolín para entrar posteriormente a la variante Salamandra.

Rubén Navas en el primer largo del Espolón Manolín para entrar posteriormente a la variante Salamandra.


El segundo largo es también de placa con seguros fijos, saliendo hacia la derecha, nos deposita en la reunión al pie del muro vertical del Espolón.
El tercer largo es alucinante, una placa vertical de setas que vamos disfrutando cada vez más según vamos ascendiendo. Existen seguros fijos y fisuras donde meter seguros flotantes mientras disfrutamos de un largo 10.
El cuarto largo sale directo hacia una fisura/diedro bonita y fácil de equipar que nos lleva a la penúltima reunión del Espolón Manolín. Aquí podremos continuar por el último largo de la vía original o salir hacia la derecha por un largo de IV perteneciente a la vía Ezequiel. Ambos nos sacan ya de la pared.

En la penúltima reunión del Espolón Manolín.

En la penúltima reunión del Espolón Manolín.


En nuestro caso, al no haber cordadas escalando, decidimos rapelar desde una reunión que se encuentra un poco más abajo de la que llegamos. Esto, no lo recomendamos en absoluto en días que haya más escaladores en la pared.
Como íbamos con cuerda simple, en tres rápeles estuvimos a pie de pared para comenzar los dos últimos largos.

CARA SURESTE
(Ezequiel)
El primer largo, de placa difícil pero muy estético, comienza en una fisurita donde podremos meter algún seguro flotante hasta llegar a la placa, muy fina de pies y con seguros fijos.
Una vez llegamos a la primera reunión, saldremos recto a coger una fisura fina excepcional donde aseguraremos todo con friends y fisureros sin mucha complicación. Es casi realmente una placa de regletas y setas con capacidad de asegurarnos a la fisura.
Saldremos a la izquierda a la repisa, donde termina el segundo largo de la Ezequiel pudiendo continuar por esta o por otro largo muy bueno (un poco expo) que sale en vertical.

Rubén Navas y Salvador Martínez antes de rapelar.

Típico selfie durante la escalada.


Finalmente, Rubén y yo no teníamos tiempo y decidimos volver a rapelar hasta la base para irnos a comer algo.

Rapelando hasta el pie de la vía Ezequiel para comenzar a escalarla.

Rapelando hasta el pie de la vía Ezequiel para comenzar a escalarla.


En definitiva, una combinación magnífica, que se puede realizar en un día que queramos escalar metros y estemos motivados. Nosotros lo hicimos con un juego de Dragon de DMM desde el 1 hasta el 6, Aliens hasta el amarillo desde el negro, fisureros y unas 14 cintas a parte del material personal de reunión. Os recomendamos cuerda doble.
Encontraréis placas muy buenas con seguros alegres y fisuras fantásticas para equipar. ¿Qué más se puede pedir? Rubén vuelve seguro.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha