TORREÓN DE LOS GALAYOS

TORREÓN DE LOS GALAYOS

Los Galayos es probablemente la zona más prestigiosa, en lo que a escalada de autoprotección se refiere, en toda la zona centro. Se trata de un conjunto de agujas graníticas, con una altitud comprendida entre los 2.000 y 2.200 metros, que forma parte de la Sierra de Gredos, y está situada en su totalidad en la provincia de Ávila, siendo su afamado Torreón el símbolo de la escalada castellana.

Cuando arribas por primera vez y vislumbras el Galayar, el recuerdo que te deja es imborrable: altas y verticales paredes graníticas de ángulos perfectos… Más de 40 esbeltas agujas, de hasta 300 metros de altura, dejarán boquiabiertos a senderistas y curiosos, y a los escaladores…bueno, no tardarán mucho en echar mano de la mochila y sacar los cacharros de proteger.

Mochila sudada, sin duda, tras superar los 1.000 metros de desnivel que nos separan de la plataforma, punto inicial de las actividades propuestas.

Y cacharros de escalada, para protegernos en estas vías de autoprotección, con escasos clavos testimoniales en las mismas, y eso cuando los hay. Probablemente, el último bastión de la autoprotección en España.

Escalada de autoprotección

La roca, rugosa y bastante adherente, suele estar en vías poco repetidas, y a principio de temporada con manchas de musgo, que harán sin duda más interesante la escalada alpina del lugar. Encontraremos multitud de fisuras perfectas y placas lisas como platos de porcelana. Y en condiciones húmedas habrá que prestar especial atención a las zonas con liquen, pues resbala como si las hubiésemos untado de grasa. 

El equipamiento, escaso, suele ser a base de clavos. Eso sí, tened en cuenta que son clavos viejos. Clavos oxidados. Clavos que hubo y ya no hay. No hay que olvidar, que prácticamente nadie lleva a escalar clavos. Y mucho menos maza. Con los materiales que tenemos a nuestra disposición hoy en día prácticamente se puede subir por cualquier vía clásica sin clavar, y eso tiene varias lecturas.

Una es que vamos más ligeros y dejamos todo como estaba antes de pasar por allí. Otra es que según se van rompiendo los seguros antiguos, los arrancamos, o simplemente se salen debido a los procesos de frío-calor, nadie los repone. Y ahí es donde nos podemos llevar las sorpresas en este terreno, tanto para escalar las vías como para rapelar por determinados sitios de la montaña.

A cambio, la escalada protegida con seguros flotantes, como friends y empotradores, es un verdadero placer. Sus fisuras perfectas nos obsequiarán con seguros flotantes a prueba de bombas, en los que en alguna ocasión puede ser más difícil sacarlos que ponerlos. Independientemente de todo lo dicho, en este tipo de vías, y medio, no es ninguna tontería llevar una pequeña maza y algún pitón en el fondo de la mochila. 

Pero pese a esto, la escalada en Los Galayos produce una atracción inevitable se mire por donde se mire. Hay que recordar las cortas aproximaciones y descensos una vez en el Refugio Victory, y no debemos olvidar los afamados trepes y destrepes a las vías. En este terreno es donde notaremos la diferencia si llevamos unas buenas zapatillas de aproximación o no. Ante la duda, no quitarse los pies de gato hasta llegar a suelo firme, es una más que razonable opción para evitar algún susto evitable.

La base de operaciones la situaremos en el Refugio Victory, regentado por David Bautista, quien os ofrecerá alojamiento, comida y bebida, aparte de ser guía de Montaña y poder contratar sus servicios para escalar por cualquiera de las paredes adyacentes.

Y dicho todo esto, este mes la vía propuesta será la Sur del Torreón, una de las imprescindibles del panorama nacional. En el año 1934, concretamente el 10 de junio, Teogenes Díaz, Ángel Tresaco, J. Mato, F. Orgaz y Enrique Herreros trazaban esta elegante línea por su cara sureste. Sin duda una vía que hará las delicias de cualquiera que quiera tener un primer contacto con la espectacular roca granítica de Los Galayos.

El ponerse de pie en su exigua cima, y hacerse un “selfie” con el vacío entre los pies es suficiente motivo para escalarla.

Guía práctica

Torreón de los Galayos. Vía Sur 155m/D+. Tiempo: de 1 a 3 horas.

APROXIMACIÓN 

Desde Guisando (Ávila) seguir la carretera hasta la Plataforma, donde dejaremos el coche. Una vez ahí, por camino y senda sin pérdida posible, continuar hasta el refugio Victory superando los 1.000 metros de desnivel en una hora y media o dos. 

Desde el refugio tomar la canal que se abre al sur del Torreón, y tras superar un par de pasos expuestos (posibilidad y recomendación de asegurarlos con gente inexperta o sin confianza), llegar al nicho de inicio, con un clavo de referencia al inicio.

LA VÍA

Largo 1 (55m, IV+)

Tramo inicial vertical con un clavo a unos 3 metros que marca el inicio y la dirección. Los agarres son peores de lo que parecen desde abajo. Suele estar húmedo a primera hora, pero en cuanto se pasa este tramo vertical, tumba el asunto hasta unas fisuras paralelas antes de la reunión. Bien se le puede dar Vº a algún paso.

Largo 2 (45m, V)

Trepada sencilla pero muy vertical. Una vez lleguemos a una primera repisa con un clavo, continuar por el diedro hasta llegar a otra repisa con 3 clavos donde montar reunión.

Largo 3 (40m, V+)

Seguir por el diedro, superando pasitos aislados, asequibles pero apretones, y muy protegibles. Se puede continuar a cima, aunque es recomendable montarla en las argollas anteriores si no se va fino el primero o los compañeros.

Largo 4 (15m, III)

Corto y fácil largo, pero expuesto al no tener ningún seguro ni poder proteger, y que nos dejará en la exigua cima del Torreón, donde nos encontraremos la cadena para rapelar por la cara Norte del mismo.

DESCENSO 

Rápel de 60 metros (30x2) por la cara Norte. Después destrepe fino por lo evidente (hitos) hasta la senda que baja del Gran Galayo, y de ahí al refugio.

MATERIAL NECESARIO

Semáforo de aliens, BD 0,5-3, juego de empotradotes, cintas largas y cuerdas dobles de 60 metros recomendables. Si llevamos cuerdas más cortas, hay plataformas perfectas para montar reuniones alternativas. 

MEJOR ÉPOCA

De principios de mayo a finales de octubre. Según temporadas, la nieve puede desaparecer antes, o encontrarnos incómodos y peligrosos neveros en las canales de acceso o destrepe.

Etiquetas
Publicado el
12 de julio de 2021 - 12:54 h

Descubre nuestras apps