eldiario.es

9

Canarias Ahora Deportes Canarias Ahora Deportes

El CD Tenerife aprende a ganar sufriendo para imponerse al Girona

El grupo de Rubén Baraja vuelve a marcar en el primer sexto de partido y consigue dejar a cero su puerta sin regalar oportunidades

Nahuel resolvió de la mejor manera una acción individual a partir de una anticipación, la mejor cualidad hoy de un equipo fiado a esperar a los de Martí en su campo

Nahuel Leiva celebra el tanto logrado frente al Girona

Nahuel Leiva celebra el tanto logrado frente al Girona SANTIAGO FERRERO

El CD Tenerife necesitaba sumar puntos antes que cualquier otra consideración. Aparcado el debate sobre el juego bonito, el mercado invernal y las salidas de jugadores que no ha podido resolver, el grupo de Rubén Baraja hizo el partido más fiable, defensivamente, desde que el técnico tomó las riendas del representativo tras la interinidad de Rivero. Concedió poco y cuando lo hizo —ante un rival muy superior técnicamente— ningún error y ninguna pugna perdida tuvo valor de gol.

Puede que ese sea el factor decisivo para explicar un 1-0 tan magro como pleno de significados: el Tenerife sumó en una jornada en la que varios de sus vecinos también lo hicieron, sumó dejando a cero su puerta, sumó sin tener que recurrir a la chispa que debe aportarle el recién llegado Joselu y sumó, al fin, con una acción protagonista de Nahuel después de tantas expectativas frustradas con el extremo argentino.

Su gol es el reflejo del cambio que ha conseguido dar a Baraja a la actitud de un grupo en el que ya son mayoría absolutísima los que primero tapan y luego crean. Andaba el partido cogiendo ritmo cuando Leiva hizo suyo un mal pase lateral del Girona. Tuvo fe para ganar la carrera por la pelota, la acompasó a la pugna buscando el área y salvó la salida de Riesgo con un tiro cruzado al palo largo del portero. Inapelable. Ese fue toda —muchísima— la aportación dominical del rosarino. Luego, antes de volver a caer por una lesión muscular, se perdió otra vez en la espesura para elegir el pase. Visto el resultado, hoy se le perdonará todo.

El CD Tenerife fue ese gol y de él vivió un partido entero. Mas cómodo hasta el descanso mientras aprovechó las caídas de Jorge Padilla —crece y crece el juvenil con controles que ayudaron a dar pausa al juego y salida con balón— y el rigor defensivo, con Carlos Ruiz y Alberto multiplicados para negar los remates a un Stuani que cazó la primera franca en el minuto 86.

Baraja tuvo claro tras la pausa que la cosa iba de defender el 1-0 sí o sí. El Tenerife solo buscó ampliar la ventaja en las pocas contras que encontró cuando más se volcó el cuadro de José Luis Martí, una plantilla con traje de Primera, pero con un punto de suficiencia, como fiada al éxito del gol por decantación que, como hoy, no siempre llega.

Entre tanto, el representativo expresó con los cambios su propuesta. A poco de la vuelta del descanso quitó a Jorge para meter a Undabarrena. Tiró al vasco para jugar de falso 10 en una línea de cuatro medios que guarnecían a Aitor Sanz como único pivote. Y acabó de revelar la estrategia cuando desechó la pólvora de Joselu en el cambio de Suso para optar por Moore como tapón a las subidas —una pesadilla— de Mojica o la movilidad del Jairo más maduro que se recuerda.

Por el otro flanco, desenfrenados los catalanes cuando vieron que se les consumía el tiempo, percutió Maffeo volviendo locos a Elliot —sufrió el canterano, pero cumplió— y a Álex Muñoz, de nuevo solvente. Y por el medio sufrió especialmente el Tenerife con las segundas jugadas que permitió al Girona.

La relación de méritos del rival puede parecer exhaustiva. Y siéndolo se vio oscurecida por el Tenerife menos errático de la temporada. Sufriendo, mucho, pero sin los fallos groseros de otras tardes. Renunciando, con tino, a incorporar jugadores por delante del balón para defender el resultado, lo único importante cuando el encuentro entró en el tramo sobre el alambre. Ganar oscuramente debería tener valor terapéutico y se sabrá en pocos días en una cita emotiva como el clásico canario. Antes, un inoportuno morlaco en la Copa que ya se verá si se torea con los nuevos subalternos que hoy lo vieron desde la grada.

CD TENERIFE (1): Dani Hernández; Luis Pérez, Alberto, Carlos Ruiz, Alex Muñoz; Suso (Shaq Moore, min. 75), Aitor Sanz, Luis Milla, Nahuel (Elliot, min 23); Jorge (Undabarrena, min. 48) y Dani Gómez.

GIRONA FC (0) Riesgo; Maffeo, Ramalho, Miquel, Johan Mojica; Jairo, Diamanka (Jozabed, min 57), Borja García (Alex Gallar, min. 74), Gumbau; Jonatan Soriano (Brandon, min. 45) y Stuani.

ÁRBITRO: Jorge Figueroa Vázquez (Comité Andaluz). Amonestó a los jugadores locales Suso (min. 29), Jorge (min. 45), Luis Milla (min. 51) y Alberto (min. 70) y al visitante Ramalho (min. 57).

GOL: 1-0. Min. 6: Nahuel.

INCIDENCIAS: Partido de la vigésima cuarta jornada de LaLiga SmartBank disputado en el estadio Heliodoro Rodríguez López ante 9.461 espectadores.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha