eldiario.es

9

Canarias Ahora Deportes Canarias Ahora Deportes

Wakaso, goles y cuartos de final

La UD salió a ganar un partido que parecía encarrilado tras la primera mitad con un tanto de Junca en propia meta, pero el Éibar, con dos goles en dos minutos tras el descanso, puso el miedo en el cuerpo a los amarillos, que supieron reaccionar.

El ghanés se llevó la ovación del Estadio de Gran Canaria gracias a su gran actuación, incansable tanto en labores defensivas como ofensivas y determinante en los tres tantos de Las Palmas para conseguir la victoria por 3-2.

Partido de vuelta de la Copa del Rey entre la UD Las Palmas y el Eibar en el Estadio de Gran Canaria.

Los jugadores de la U.D. Deportiva Las Palmas celebran uno de los goles marcados al Eibar, durante el partido de vuelta de los octavos de final de la Copa del Rey en el Estadio de Gran Canaria. Alejandro Ramos.

Como vaticinara Setién, la UD Las Palmas salió al ataque para llevarse la victoria por 3-2 y pasar a los cuartos de final de la Copa del Rey ante un Éibar que, como aseguró el técnico cántabro, tenía calidad suficiente para hacer dos goles con rapidez. Y así fue. 

Los de Mendilibar pusieron el miedo en el cuerpo en 7 Palmas con el 2-2, pero los amarillos supieron reaccionar tras el empate e incluso conseguir vencer en su feudo y pasar de ronda en un partido que tuvo un nombre propio: Wakaso. 

Indiscutible protagonista del partido, el ghanés estuvo inconmensurable: Incansable al ataque y siempre presente en labores defensivas. 

El primer gol llegó gracias a su esfuerzo por presionar al rival, para que Junca se metiera un gol en propia puerta tras un saque de banda suyo.

Y cuando entraban los sudores fríos tras el empate de los de Mendilíbar en dos minutos después del descanso, Wakaso pondría un balón que remataba Momo para asegurar un empate que llevaba a los amarillos a la siguiente ronda. 

Los 13.588 espectadores no dudaron en corear el nombre del ghanés desde el primer gol de la UD, cada vez que entraba en juego.

En la vuelta copera Vicente y David Simón eran los únicos de los habituales de Setién que se mantenían en el once para el partido, con William José en punta ya recuperado en la delantera.

Como ya adelantó el técnico de la UD, los amarillos no salieron a parapetarse atrás. Desde el minuto 1 contaban con la posesión del balón, moviéndolo de una banda a otra buscando el acercamiento al área rival. 

El Éibar, consciente de la acuciante necesidad de marcar dos goles tras la ida (2-3), planteaba un encuentro con sus líneas adelantadas.

La primera ofensiva amarilla con peligro la protagonizó William José pasado el cuarto de hora del inicio del encuentro. El brasileño, con la pelota dentro del área después de haber encontrado profundidad por la banda izquierda, el ocho de Las Palmas quiso recortar antes de tirar y se perdió la oportunidad de hacer más mella en el marcador.

Corría el minuto 21 y una falta rápida sacada por Culio pasaba a trompicones por los pies de Vicente Gómez para acabar en el 'flaco', quien daba una asistencia a William José que disparaba al poste contrario y obligaba al paradón de Irureta.

Corner y la pelota le caía otra vez a los pies al delantero brasileño, quien con un testarazo trataba de batir al guardameta visitante, que rozaba el esférico lo justo para desviarlo al travesaño.

El Éibar también se acercaba con peligro a los dominios de Javi Varas, obligando a los centrales a emplearse a fondo para desviar una ocasión en el minuto 25.

Sin ser un toma y daca, el juego se repartía entre ambos equipos con cierta equidad. La pelota, caprichosa, no quería tener un sólo dueño y rondaba ambas áreas.

Los dos conjuntos iban a por la victoria sin precipitarse. Con paciencia, tocaban buscando los escasos huecos que concedían las defensas, sólidas en ambos equipos. Si bien la del Éibar arriesgaba más al volcarse con mayor ahínco al ataque, permitiendo las contras de los locales.

Pero por la banda izquierda había un jugador incansable al que los rivales no sabían como parar. Con el 12 a la espalda y reubicado en la posición de Jonathan Viera, Wakaso sabe desde donde desarrollar ese juego físico que le caracteriza. 

Setién ha sabido canalizar el juego del futbolista, antes un toro sin cabeza, y este responde. Luchando un balón frente al portero que parecía que no iba a generar absolutamente nada en el lateral del área, Irureta, en lugar de hacerse con la pelota en su área, desvía el esférico a la banda.

Wakaso saca rápidamente sin darle tiempo al guardameta eibarrense volver a colocarse. El balón se acerca al punto de penalti mientras William José forcejea con Junca, uno por meterla, el otro por desviarla. Al final el balón acaba en la red porque el central visitante, sin querer, la toca para adentro.

Uno a cero, eliminatoria encarrillada para lograr el pase a cuartos y, desde el minuto 43 (cuando suma el gol) hasta el descanso, en el Estadio de Gran Canaria sólo se escuchaba un nombre: "Wakaso" "Wakaso".

Tras el descanso, el Éibar ni mucho menos entregaría el partido a los amarillos. En el '51 sería Ekiza quien empataba el encuentro tras un saque de falta y un minuto después Enrich ponía el 1-2 en el marcador para dejar la eliminatoria 4-4.

Quedaban cuarenta largos minutos en los que Las Palmas podía quedarse fuera con un sólo gol de los de Mendilibar. Si en la primera parte los dos equipos estaban comedidos, en la segunda se desató el encuentro con ambos conjuntos volcados al ataque.

Wakaso recibía un pase largo con toda la banda para correr. Llegaba y ponía la pelota, rasa, al área. No la cazaba William José, pero sí Momo quien batía a Irureta para poner el empate en el marcador: 2-2 y el Estadio de Gran Canaria respiraba aliviado, aunque un gol de los eibarrenses propiciaba la prórroga.

Los riesgos que estaban corriendo los visitantes al volcarse a la ofensiva les pasó factura. Wakaso seguía cuajando un partido tremendo, llevándose los aplausos del estadio tanto por robar un balón atrás, como por un testarazo a puerta o por un centro que generaba una ocasión clara de gol. Estaba en todas partes.

Y en el '83 la tranquilidad predominó en el Gran Canaria. Tras un corner, David García disparaba a la red. Con tres goles a dos, al Éibar se le ponía muy cuesta arriba la remontada.

Final y el Gran Canaria volvió a corear un nombre: "Wakaso" "Wakaso". Sin duda el actor principal de una obra con con la salsa del fútbol más que presente (el total de la eliminatoria se queda en un 6-4), suspense y un final feliz: La UD Las Palmas está en cuartos de final.

- Ficha técnica:

3. UD Las Palmas: Raúl Lizoain; David Simón, David García, Garrido (Nili, min. 86), Dani Castellano (Aythami, min. 62); Vicente Gómez (Roque, min. 78), Culio; Momo, Valerón, Wakaso; y Willian José.

2. SD Eibar: Irureta; Ekiza, Dos Santos, Pantic, Juncá; Eddy Silvestre (Barrenetxea, min. 46), Adrián; Keko Gontán (Inui, min. 46), Verdi, Sául Berjón; y Sergi Enrich (Borja Bastón, min. 72).

Goles: 1-0, min. 43: Juncá, en propia puerta. 1-1, min. 51: Ekiza. 1-2, min. 53: Sergi Enrich. 2-2, min. 59: Momo. 3-2, min. 83: David García.

Árbitro: Pedro Jesús Pérez Montero (Comité Andaluz). Mostró tarjeta amarilla a los jugadores locales Wakaso (min. 37) y David Simón (min. 50), así como a los visitantes Eddy (min. 36) y Ekiza (min. 42).

Incidencias: partido de vuelta de octavos de final de la Copa del Rey disputado hoy en el Estadio de Gran Canaria ante 13.588 espectadores. Las Palmas se clasifica por un resultado global de 6-4.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha