eldiario.es

9
Menú

Puertos de Las Palmas archiva la denuncia contra su jefa de Dominio Público por supuesto trato de favor a su pareja

El expediente concluye que la funcionaria no ha cometido infracción alguna y apunta en sus conclusiones la mala fe del denunciante, exsocio de su novio

Los documentos remitidos por Elena Marín a la empresa de su pareja, HubertLang-Lenton, y de su exsocio José Luis Bethencourt, eran “información pública”

- PUBLICIDAD -
Puerto de La Luz y de Las Palmas

Instalaciones del Puerto de La Luz y de Las Palmas.

La Autoridad Portuaria de Las Palmas ha archivado la denuncia interpuesta a su jefa del departamento de Dominio Público, Elena Marín Delgado, por parte del exsocio de su pareja sentimental, Juan Luis Bethencourt Gallego, que acusaba a la empleada pública de favorecer a su novio, HubertLang-Lenton Barrera, facilitando una supuesta información privilegiada para contratos portuarios a la empresa de ingeniería de Bethencourt y Lang-Lenton, Análisis Ingenieros SL.

Del expediente de información reservada abierto a raíz de la denuncia presentada por Juan Luis Bethencourt el 18 de julio pasado, el director del Puerto de La Luz y de Las Palmas, Salvador Capella, concluye que el contenido de los correos que la jefa de Dominio Público remitió a su pareja, aportados por su exsocio como prueba, contenían “información pública” de acceso para cualquier interesado, y no suponían un trato de favor o filtración de datos secretos o restringidos.

Además, sobre alguno de esos emails en los que Elena Marín hacía correcciones a propuestas o solicitudes de la mercantil del denunciante y de su pareja, sin modificar lo sustancial de lo solicitado a la Autoridad Portuaria, esta ha explicado en el expediente que es una práctica habitual y normal con todos los solicitantes de concesiones, aportando otros correos cruzados con otras compañías a los que se matiza y corrije los trámites que mantienen con la administración portuaria.

En su informe fechado el 5 de octubre, al que ha tenido acceso Canarias Ahora, el director del Puerto no solo justifica el carácter público de esos supuestos correos delictivos, basándose también en informes de la jefa de servicios jurídicos, María Boch Mauricio, sino que en sus conclusiones recalca la mala fe de la denuncia de Bethencourt contra Marín y Lang-Lenton, mostrando su sorpresa porque alertara de esas presuntas infracciones muy graves justo cuando ha roto con su exsocio.

“En el hipotético supuesto de haberse podido producir algún trato de favor por actuación o influencia de Dña. Elena Marín –cosa que no ha podido observar esta dirección de las numerosas diligencias llevadas a cabo, tanto las documentales como los testimonios en las declaraciones- sus efectos habrían sido en beneficio de la empresa consultora AI”, indica Capella. “Pero no especial y particularmente para mejorar la situación comercial de D. HubertLang-Lenton, ya que ha quedado acreditado que no es quien firma la mayoría de los proyectos …”, sino su exsocio.

Para afear la conducta de Bethencourt, Capella se remite a una querella similar presentada contra Marín en 2015 por la entidad Hidramar, que fue archivada por el juzgado instructor sin tomar declaración a la funcionaria, acusada de beneficiar a empresas que contrataban los servicios de ingeniería de la mercantil de su pareja, al no apreciar el juez ilícito alguno. AI siguió redactando proyectos de 2015 a 2018, “prácticamente casi todos firmados” por Bethencourt, explica Capella. De ahí que le resulte al director del Puerto “sorprendente que esta denuncia se produzca ahora y solo ahora, tres años después, en el justo momento en que parece existir un litigio societario entre los accionistas de dicha mercantil […]”.

Y aunque en el informe se admita que al Puerto no le incumben conflictos entre socios privados, resulta “inevitable preguntarse por el momento de la presentación de la denuncia y sus circunstancias, sobre por qué no se hizo antes, si tanta convicción existía de las supuestas anomalías y su gravedad. Porque al menos llamativa resulta la coincidencia con el litigio societario, ya que los proyectos de AI se siguieron presentando ante esta Autoridad Portuaria entre 2015 (querella de Hidramar) y julio de 2018. Cuando los mismos habían sido fundamentalmente redactados por el denunciante. Y hay que presumir de su acreditada solvencia profesional y demostrada excelencia técnica, mediante una sesuda, consciente y voluntaria elaboración al estampar su firma responsable en los mismos”.

Es más, la denuncia se vuelve contra su autor al acusarle el director del Puerto de que “durante años el denunciante ha tenido en su mano la suficiente información al respecto –y la existencia de una querella análoga archivada- para impedir u obstruir o denunciar tempranamente, o cuanto menos, no colaborar proactivamente con los hechos que ahora denuncia porque, aparentemente, tanto le preocupan por su gravedad. Pero solo ha caído en la cuenta de ello ahora. Justo al momento de un conflicto empresarial con su socio […] después de haber sido durante años cooperador necesario en las actividades empresariales de AI sobre redacción de proyectos, así como beneficiario mercantil de los lucros derivados de los contratos obtenidos de las actuaciones ahora denunciadas”.

La cuarta ingeniería en el Puerto

A lo largo del informe de Salvador Capella que archiva la denuncia en su trámite administrativo portuario, el análisis de la documental aportada por el denunciante no arroja trato de favor alguno en el contenido de esos correos, pero tampoco las declaraciones de superiores y subordinados de Elena Marín, o de operadores del Puerto que contrataron los servicios de Análisis Ingenieros SL. Ninguno de ellos sostuvo que hubiera trato de favor o mínimas sospechas, y algunos operadores dijeron hasta desconocer que la pareja de Elena Marín era socio de AI, dado que trataban principalmente con el denunciante.

La Autoridad Portuaria también se ha detenido a detallar y cuantificar contratos de ingeniería desde agosto de 2012, cuando Elena Marín y HubertLang-Lenton iniciaron su relación sentimental, hasta julio de 2018, dando como resultado que la sociedad de Bethencourt y Lang-Lenton ha sido la cuarta con más contratos para redactar proyectos para empresas que operan en La Luz. Incluso detalla “el exceso de celo” de la jefa de Dominio Público al abstener en expedientes o contratos para proyectos redactados por la empresa de su pareja, cuando no era necesario, ya que no tomaba parte de las decisiones finales de sus superiores.

“Pero es que además, desde el año 2012 hasta el 2018, tan solo 13 proyectos (presentados en la Autoridad Portuaria por concesionarios) han sido elaborados por AI. Cifra que está muy lejos de alcanzar la de otras empresas proyectistas como Canarias Ingeniería Civil (44), o cifra inferior a la de otras empresas (ejem. Tamara Consultores (18) o ATT Ingeniería (16),o muy similar a la de Trama (12)”, apunta el informe del director de la Autoridad Portuaria de Las Palmas para dar carpetazo a esta denuncia.

En ese mismo documento se especifica que AI solo ha trabajado en ese periodo con seis concesionarios entre los varios centenares que hay en La Luz y que no alcanza un 5% de cuota de trabajos, con un 60% de esos proyectos redactados por “otras” ingenierías aparte de esas cuatro, que apenas llegan a un tercio del volumen de trabajos encargados.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha