eldiario.es

9

eldiario agrícola eldiario agrícola

Amable del Corral, de Palca: "Si al plátano le falla la Península, parte del cultivo tendrá una muerte lenta pero segura"

El presidente de la organización Palca repasa en esta entrevista la situación del sector agrario local, hace balance de 2018, se muestra pesimista con el devenir de la principal exportación agrícola canaria y mira al futuro con algunas dudas

"Cuando se consiga mantener la financiación del Posei en el septenio 2021-27, Canarias debe traspasar más partidas económicas del REA para financiar medidas dentro de la agricultura y la ganadería locales"

Respecto a los ocho millones aún pendientes para el agua de riego, Del Corral afirma que "el primero en dar ejemplo debe ser el Gobierno central, seguido de sus compañeros de partido en Canarias (PSOE), a los que pedimos más implicación"

El programa 'Crecer juntos' ha tenido logros "con los vinos y quesos, estos con mayor presencia en establecimientos turísticos, pero resta avanzar en otras producciones como pudieran ser las carnes, las frutas y las hortalizas"

"La producción de aguacate se tiene que profesionalizar y organizar en Canarias, pues existen buenas expectativas de mercado para esta fruta"

"El subsector platanero no se puede permitir seguir atomizándose con la creación de nuevos 'chiringuitos' porque tenemos que avanzar en concentrar la oferta; no es de recibo tener seis OPP y 30 vendedores de plátanos en el mercado peninsular"

"Para rematar la faena" con la entrada masiva y descontrolada de frutas y hortalizas que ya existe en las islas "solo nos falta que se active la línea marítima entre Tarfaya, en Marruecos, y Canarias"

Amable del Corral, agricultor palmero que preside la organización profesional agraria Palca

Amable del Corral, agricultor palmero que preside la organización profesional agraria Palca

Amable del Corral, palmero y productor de plátanos, es el presidente de la organización profesional agraria Palca, una de las tres con más presencia en la Comunidad Autónoma, junto a COAG-Canarias y Asaga Canarias.

En esta entrevista, el principal valedor de la revista especializada en el sector primario local Agropalca (para muchos la más interesante de todas las que se editan en las islas con esas temáticas), repasa, como ya lo hicieran sus homólogos en las otras organizaciones del sector, la situación de las actividades agrarias y el futuro más inmediato de estas, con lo bueno que ya sea logrado, lo aún pendiente y lo que se divisa en el horizonte, de manera especial los efectos del brexit para las exportaciones agrícolas y los insumos que se importan desde el Reino Unido, y también los nuevos presupuestos de la Unión Europea (UE) y su impacto en la economía agraria de las islas. 

Amable del Corral concede aprobados, otorga buena nota a la Consejería de Agricultura y suspende sin contemplaciones a los gestores de la actividad platanera en las islas, a Asprocan.

Con esta charla, eldiarioagricola.com baja el telón a la serie de entrevistas para el análisis del sector primario en las islas tras el cierre del año 2018 (segunda vez consecutiva que lo hace), en las que se ha contado con el consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas, Narvay Quintero; con el presidente de COAG-Canarias, Rafael Hernández, y con su homóloga en la organización Asaga Canarias, Ángela Delgado.

Quizá esta primera pregunta no conduzca al mayor de los optimismos, pero conviene plantearla para saber dónde estamos... ¿Qué es lo que a usted más le preocupa, solo una cosa, de lo que aún queda por resolver en relación con el sector agrario y en los escenarios canario, nacional y comunitario?

La reforma en curso de la Política Agrícola Común (PAC) y la situación en que quedará el Posei en el septenio 2021-2027.

Y la segunda parte de la que entiendo es la misma cuestión, ¿cuál debe ser el camino o la estrategia general a seguir para poder concluir con la afirmación de "objetivo conseguido"?

Tienen que trabajar conjuntamente las administraciones canaria y estatal y los subsectores implicados con el resto de las regiones ultraperiféricas (RUP), como se ha venido haciendo, para hacer comprender a todos los estamentos de la Unión Europea la necesidad de mantener, al menos, la ficha financiera del actual Posei y, de ser posible, aumentarla. En Canarias, una vez conseguido lo anterior, hay que traspasar más partidas económicas del Régimen Específico de Abastecimiento (REA), mecanismo de apoyo a la importación incluido en el Posei, a medidas para potenciar la agricultura y la ganadería locales.

Parece que no lo han puesto nada fácil: brexit y su impacto clamoroso en las exportaciones agrícolas desde las islas al Reino Unido (y se dice por el tomate y el pepino); nueva PAC y nuevas perspectivas financieras para el septenio 2021-27, con propuestas iniciales de recortes (en torno al 4%) y limitación de excepciones y exenciones que ahora benefician a las RUP; escasa oferta de agua en calidad y precio razonables... Muchas cosas, y de gran impacto en el sector, abiertas de par en par. ¿Qué análisis hace de todo esto?

Con más de 160 años enviando tomates y pepinos a Inglaterra (actualmente ello significa el 60% de lo exportado desde Canarias para esos productos), de hacerse efectivo el brexit sería perjudicial para Canarias por su impacto en la economía de esas dos actividades agrícola. Al pasar el Reino Unido a ser país tercero se aplicarían aranceles, lo que supondría un coste añadido. Para no perder la compensación actual al transporte de mercancías, se tendría que desembarcar en Holanda y de allí trasladarlos a Inglaterra, con sus correspondientes gastos y haciendo inviable la exportación. Que nadie espere que Canarias vaya a tener un tratamiento preferencial con el Reino Unido. Eso no se logrará.

En cuanto a la nueva PAC, las RUP han de continuar trabajando unidas para hacer valer los derechos alcanzados con mucho esfuerzo y que no se produzca ningún recorte en los actuales programas Posei.

En Canarias, el agua para riego agrícola es escasa y la más cara del territorio nacional. La ayuda a la eficiencia energética para la extracción y elevación de agua de pozos y galerías, así como a la desalación con ese mismo fin, ya figuraba en la Ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2017, con una partida de seis millones de euros. Ese dinero se transfirió al Gobierno regional para hacer llegar los apoyos públicos correspondientes a los regantes locales como subvención finalista. Esto no es un capricho: es una necesidad.

En los PGE de 2018 existía una partida de ocho millones para ese concepto que posteriormente también se ancló en el REF, con efecto a partir del año 2019. A día de hoy no ha llegado a Canarias el dinero, ni se espera. Las leyes están para cumplirlas. El primero en dar ejemplo de ello debe ser el Gobierno central, seguido de sus compañeros de partido en Canarias, a los que pedimos mayor implicación en asuntos como este, de suma importancia para el agro insular.

Unos tres años después de que se pusiera en marcha, ¿cree que se puede afirmar que el programa Crecer juntos, destinado a potenciar el autoabastecimiento de productos agrarios, ha sido un éxito de forma integral? ¿Dónde se ha avanzado menos y por qué? ¿Qué considera que debe ser corregido?

Hay que reconocer que uno de los primeros pasos dados por el actual Gobierno de Canarias fue sentar en una mesa a los representantes de los sectores primario y turístico, hasta entonces distanciados, para incentivar la compra de nuestros productos por parte de la hostelería y la restauración, lo que es de agradecer.

El objetivo del programa fue crear un nuevo nicho de mercado con amplias expectativas, aprovechando que muchos de nuestros productos están acogidos a sellos de calidad, DOP, IGP, CRAE, y dando a conocer sus excelencias para vender más y a mejor precio. Con sus acciones se han conseguido algunos logros, caso de los vinos y quesos, con mayor presencia en esos establecimientos. Resta avanzar en otras producciones como pudieran ser las carnes, frutas y hortalizas…

Entendemos que ello es consecuencia de carecer de producción para satisfacer la demanda a lo largo de todo el año, de la poca implicación de los jefes de compras, de precios más caros que se salen de los presupuestos y porque las inspecciones a esos establecimientos buscando la trazabilidad no han dado los resultados apetecidos.

¿Cuál es el estado actual de la agricultura de medianías y cuál el de las actividades agrícolas para la producción de hortalizas y frutas con destino al mercado interior? ¿Seguimos con problemas serios de organización, distribución y comercialización? ¿Por qué...?

El agua ha sido un factor limitante en el cultivo de las medianías, por su carestía y escasez, lo que, unido a la baja pluviometría de los últimos años en algunas zonas de las islas y a la aparición de plagas y enfermedades en los cultivos (caso de la papa y la viña), ha hecho que se abandonen ciertas explotaciones y otras se trasladen a cotas más bajas.

Si a esto se une un sector atomizado, donde muchas de las organizaciones de productores no han cumplido con la función para las que fueron creadas, y sumamos las importaciones de frutas y hortalizas en momentos clave de producción interna, saliendo al mercado a precios sin competencia, tenemos los ingredientes necesarios para que las medianías no se desarrollen lo deseado y la oferta se contraiga.   

Aun así, al observar los mapas de cultivo recientemente publicados, se ve un crecimiento en la superficie cultivada de hortícolas y frutales, que, de no ser por lo expuesto anteriormente, podría ser incluso mayor.

En el exterior, mandando productos fuera de las islas, muchas veces se han hallado soluciones... ¿Qué producciones hoy no muy presentes en la exportación canaria deberían intentarlo y cómo? ¿Qué pasa con la amplia oferta de frutas tropicales: aguacate, mango, papaya, piña tropical...?

La papa antigua y las reseñadas frutas tropicales pudieran ser una oportunidad de exportación, pero hay ciertos condicionantes que por una u otra razón hacen que eso sea difícil de conseguir. Ahí tenemos el caso de la papa antigua con el problema de la polilla guatemalteca, pendiente del protocolo de autorización.

A pesar de que en Canarias las frutas tropicales tienen las condiciones climáticas idóneas para producir durante todo el año, con el mango y la piña tropical no competimos en precio con las de otras procedencias. Solo podemos hacerlo con la papaya y el aguacate, siempre que se mantenga la calidad.

Respecto al aguacate, hay que destacar la necesidad de que el subsector se profesionalice y organice, pues existen buenas expectativas de mercado para esta fruta.

El plátano sigue manteniendo muchos frentes abiertos en el plano de la comercialización: solo está, o casi, en Península y Baleares, y cada vez es más complicado pelearle ese mercado a la banana de terceros países. La penetración de las importaciones ha sido escandalosa en 2018. ¿Qué se debe hacer, en que fracasan los productores canarios y cómo hay que sacudirse esa presión para al menos no perder posiciones donde lo vendemos casi todo?

Hay que concentrar la oferta, programar la producción hasta donde sea posible, abaratar sus costes vía compra conjunta de insumos y que todas las organizaciones de productores de plátanos (OPP, con seis en la actualidad) cumplan sus funciones como tales. Basta ya de que algunas solo sirvan para tramitar la ayuda Posei.   

El subsector no puede permitirse seguir atomizándose con la creación de nuevos chiringuitos porque tenemos que avanzar en concentrar la oferta. No es de recibo tener seis OPP y treinta vendedores de plátanos en el mercado. Es necesario un reglamento único para el control de la calidad, ejercido por inspectores del Gobierno canario y retirando a las OPP el autocontrol que hoy desempeñan. También hay que llegar a acuerdos con los franceses para encauzar la deriva de sus bananas hacia España a bajos precios. 

Si le falla el mercado español a Canarias, donde cada vez come más la banana, puede ser el final, un final lento, pero el remate al fin y al cabo ¿No lo cree así? ¿Cómo se apuntala ese espacio de venta para la fruta local?

Tal y como está concebida la comercialización de nuestro plátano, de fallarnos el mercado tradicional, sería bastante probable la desaparición de parte del subsector, la más desfavorecida, con una muerte lenta, dulce pero segura. Actualmente, con el 50% de cuota de mercado a favor de la banana, cifra alcanzada después de un incremento paulatino durante los últimos años, difícil va a ser recuperarla. 

Mientras Asprocan se negaba a reconocer esta realidad una y otra vez, hasta tener que asumir la evidencia, algunos la veníamos denunciando (hemeroteca de la revista Agropalca) desde años atrás, y nos tildaban de visionarios. Para perspectivas de futuro están los sabios de Asprocan, que para eso cobran.

Desde nuestra humilde opinión, resolver este asunto con más gasto en publicidad, lo vemos difícil. Mejor hubiese sido buscar, desde tiempo atrás, otros mercados, mirando hacia el norte, no al sur, como se ha hecho, para colocar fruta con suficiente calidad y precios rentables al productor que nos permitiesen gradualmente ampliar las ventas. Así ha trabajado alguna OPP con resultados positivos. Marruecos no es la solución.

Los Presupuestos Generales del Estado para 2018 dejaron buenas cosas para el campo canario, como también ha ocurrido con el nuevo Estatuto de Autonomía y el flamante REF de bases económicas. ¿Hay algo que objetar en estos capítulos? 

Nadie duda de que los PGE para 2018, prorrogados en la actualidad; el nuevo Estatuto de Autonomía y los aspectos económicos del REF son muy positivos para Canarias, especialmente para el sector agrario. Desde aquí felicitamos nuevamente a los negociadores por el buen trabajo realizado.

Si el actual Gobierno central respetase escrupulosamente lo acordado y legislado, no habría motivos para la objeción. Pero si su grado de cumplimiento es como el que ha tenido hasta ahora, entre otros con la ayuda a la eficiencia energética para la extracción, elevación y desalación de agua con destino al riego agrícola, mejor no hablar. De esto Palca conoce un rato, porque fue la única organización profesional agraria que propuso incluir la extracción y elevación en las ayudas e hizo un arduo seguimiento durante treinta y tres meses hasta que se vio reflejada en los PGE de 2018 y posteriormente anclada en el REF. No ocurre lo mismo con los nuevos oportunistas cazaprimas que se han apuntado recientemente al bombardeo.

¿Cómo puede influir este escenario político tan incierto en el país en la toma de decisiones con impacto en el sector primario local, sobre todo en ayudas, subvenciones y transferencias de apoyos a las islas, también pensando en que igual no hay nuevas cuentas estatales? 

Por suerte, el mayor volumen de ayudas que recibe el agro canario proviene de Bruselas. Otra cosa sería si nuestra dependencia del Gobierno central fuese superior. Un claro ejemplo es la tardanza en cobrar el Posei adicional [ayudas de Estado] o los trabajos en espera de ejecución por los recortes presupuestarios en los convenios de obras hidráulicas en épocas del Partido Popular, que continúan repitiéndose en los PGE presentados por el PSOE en el Congreso.

Hay más jóvenes en el campo y también más apoyo público a la inversión y a la producción, pero no se termina de arrebatar cuota de mercado a la importación. ¿Qué está pasando...?

Las ayudas a la incorporación de jóvenes al sector agrario se han incrementado y son más atractivas con el fin de captar un mayor número de efectivos para intentar corregir el déficit en el relevo generacional. A lo que aspira cualquier persona decidida a montar su propia empresa es a obtener beneficios. 

Aunque esa línea de ayudas ha sido un éxito en cuanto al número de peticionarios en el último año, es una realidad que estamos en desigualdad de condiciones, compitiendo con producciones de terceros países que llegan a la Península con menores costos, las nacionalizan y las reenvían a Canarias como cultivadas allí. Quizá esto haga que algunos jóvenes se lo piensen dos veces y se retraigan. Para rematar la faena solo nos falta que activen la línea marítima Tarfaya-Canarias.

¿Qué valoración hace del trabajo desplegado desde el Gobierno de Canarias y cuáles han sido los aciertos más destacados del equipo del consejero Narvay Quintero? ¿Qué no ha hecho bien o qué le quedará ya pendiente en esta legislatura?

Desde Palca entendemos que el equipo directivo de la Consejería de Agricultura ha hecho una notable labor desde un principio, logrando calmar algunos ánimos y caracterizándose por su juventud, buen talante, proximidad con la gente del campo y cumplimiento de lo prometido.

Ha conseguido, entre otros, los siguientes logros: saldar la deuda histórica del Posei adicional con el sector agrario canario local, hasta ponerse al día; transferir fondos del REA a agricultura; con la aprobación de la Ley del Suelo se ha logrado proteger el suelo rústico y permitir actividades complementarias a los agricultores y ganaderos profesionales; el inicio del proceso de redacción de las Directrices de Ordenación del Suelo Agrario; que el PDR de Canarias tenga un alto grado de ejecución, con una importante incorporación de jóvenes, aunque no la deseada...

Ahora se ha de continuar trabajando para conseguir lo siguiente: mejorar la relación con el sector turístico dada su importancia en nuestra economía; adaptar los seguros agrarios a la problemática canaria; exigir al Gobierno central que para el año 2019 los seguros agrarios estén financiados hasta el 65% por Enesa, como figura en el REF; la legalización de un mayor número de explotaciones ganaderas...

Sin embargo, el Decreto 48/2018, para el reconocimiento de las organizaciones de productores y sus asociaciones en el sector del plátano, nos ha defraudado. Esperábamos que con él se pusiesen las bases para un mejor funcionamiento de la producción y comercialización de esta fruta, pero fue imposible avanzar más en el texto definitivo. Registrado está lo que por Palca solicitó en relación con ese cambio normativo territorial.   

¿Se podrá tener una agricultura y una ganadería más presente en la cesta de la compra de los canarios si se sigue sin diferenciar y aportar valor suficiente a los productos propios, sin articular mejor la transformación y la comercialización, y sin hallar fórmulas idóneas para acumular oferta y hacernos fuertes en la distribución?

Es urgente que todos nuestros productos estén debidamente identificados en los mercados para diferenciarlos de los otros, que en muchas ocasiones nos hacen una competencia desleal; mejor, si es con un sello de calidad. La frescura, el respeto al medio ambiente en su producción, la proximidad… se han de hacer valer. Pero también es necesario concienciar al consumidor, no solo de su calidad sino también de que el sector agrario mantiene el paisaje y crea economía circular. Para ello es conveniente que se intensifiquen las campañas de promoción y divulgación.

Además, si queremos competir con las cadenas de distribución, hemos de salir al mercado con una oferta concentrada, más allá de estar afiliado a una organización de productores, que, en muchos casos, se han convertido en meras gestoras de ayudas. Hay que entrar en el plano de conseguir valor añadido para nuestras ventas.

¿Qué políticas de apoyo público ahora existen y ya no sirven y cuáles cree usted que deberían concebirse para el nuevo periodo presupuestario dentro de la UE?

De las existentes, todas están funcionando y son necesarias. Esperemos a que se clarifique la situación del Posei para el próximo septenio (2021-27). Después de esto, hablaremos.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha