Sobre este blog

Espacio de opinión de Canarias Ahora

Disidentes cubanos

Teo Mesa / Teo Mesa

La mítica figura del comandante Fidel, que ha cosechado tanto odiado como veneración, equitativamente en el planeta, hizo del pueblo cubano una férula dictatorial, amordazando a cualquier disidente dentro de la cúspide militar y coetáneos de la revolución cubana, y todas las opiniones demócratas de los ciudadanos que estuvieran en contra del régimen establecido. De una dictadura, se pasó a un campo de concentración, para el padecer de Cuba.

Hace unos días se llegó al acuerdo triangular entre la Iglesia cubana, Gobiernos cubanos y español, para exilar a 52 cubanos disidentes, críticos y opositores con la dictadura de los hermanos Castro, y ser acogidos como exiliados políticos en nuestro país, junto a una pléyade de familiares. Bajo la égida del dramático sufrimiento, de dejar atrás a otros familiares, amigos y rasgos culturales, para hacer nueva vida en este solar patrio, la suple la recuperación de la libertad, salir de las tortuosas celdas y agresiones a la dignidad de sus conciencias y personas. Muy a pesar de que aún malviven en la deplorables cárceles cubanas, más del número señalado, de disidentes cubanos que tuvieron la gallardía de opinar en contra de la insufrible y feraz dictadura del revolucionario Castro, en su práctica canibalista al pueblo.

Estos recién llegados apóstatas del silencio atemorizado y de callar ante el poder que les oprime en la pobreza y la indecencia humana, sin fronteras a donde escapar de esta atormentada pesadilla. Ahora, en suelo hispano, a tanta distancia, el dictador del gobierno cubano cree ponerles sordina a sus críticas, habiendo sido para Cuba "un destierro encubierto", dicen. Ni mucho menos, están en un país, que a pesar de todos sus defectos, pueden vivir en dignidad y recuperar la libertad de crítica y acción, sin que nadie les amenace con aherrojadas cárceles o padeceres tortuosos y muertes, por hacer uso de su honorable palabra en paz y libertad. Y donde se respetan los derechos humanos, en un Estado de Derecho con todas las garantías. Lo que no sucede en la Cuba de la megalomanía del delirante Fidel, quien se arroga la razón y la verdad absoluta del bien y del mal; y su marioneta Raúl, secuestrando ambos la dignidad humana y amordazando la libre expresión de los ciudadanos, y tan solo escuchar a sus aduladores.

Pero de seguro, que estos disidentes, exiliados por voluntad propia desde su Cuba natal, no cederán un paso atrás en su lucha por conquistar la dignidad de seres humanos, y no ser llamados "presos de conciencia" por hacer uso del legítimo derecho de libertad de expresión, como uno de los honores más sublimes en toda convivencia humana y democrática. Y por ello, continuarán con sus razonados clamores, para que el pueblo cubano recupere ese bien tan preciado de la libertad, el decoro y la calidad de vida, a que todo individuo por el hecho de nacer, tiene el derecho inalienable en cualquier rincón del mundo. Como también se recuperó en nuestra piel de toro, después de cuarenta años de agonía pistolera en las sienes.

La querida isla de Cuba, anclada en el cálido Caribe, que tantos vínculos tiene con nuestro pueblo canario emigrante, y nexos familiares, ha sido un pueblo, que en su historia, ha pasado por negativas vicisitudes que no la han dejado evolucionar, desde continuos ciclones a férreas dictaduras. Pero posee un aquilatado germen humano y una fecunda geografía, que prontamente, en la aurora de algún día, alcanzará el preciado don del progreso y la dignidad humana. Bienvenidos compais disidentes a la palabra en libertad.

Teo Mesa

Sobre este blog

Espacio de opinión de Canarias Ahora

    Autores

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats