eldiario.es

Menú

Alternativas energéticas e intereses capitalistas

- PUBLICIDAD -

La Unión Europea en su defensa de estas instalaciones, argumenta la necesidad de reducir la dependencia del exterior. Es un argumento discutible en el contexto europeo, pero ignoran concienzudamente los eurodiputados, que nuestro archipiélago africano no dispone de ninguna explotación petrolífera ni gasística, así que la dependencia del exterior en Canarias no se reduciría para nada.

Roque Calero, doctor catedrático de ingeniería mecánica de la ULPG, hace pocos días en una jornada vecinal que trataba el tema de las regasificadoras y las alternativas energéticas, indicó que el coste de la regasificadora y la turbina de ciclo combinado a la que va destinado el gas superan los 350 millones de euros y generarán una potencia de 300 megavatios.

A continuación expuso que con esta cantidad de dinero, se podría instalar un campo de aerogeneradores que generasen una potencia de 500 megavatios. Es decir 200 megavatios más que la regasificadora. Encima no se gastaría absolutamente nada en combustible, no se contaminaría y no existiría el riesgo de una catástrofe como podría ocurrir en la regasificadora, que en caso de que sucediese, sobrepasaría la capacidad de los medios sanitarios que no darían abasto.

Serían 120 los millones de euros que se podrían ahorrar cada año, y con la proyección de la industria eólica se podrían generar aproximadamente 8.000 puestos de trabajo estables, un número muy superior al que generará el "negocio" de las regasificadoras.

De este modo podría producirse el despegue de la empantanada industria eólica en Canarias, que se sitúa a la cola del Estado con una potencia instalada de 134 megavatios (MV) contando con un excepcional potencial campo eólico bastante desaprovechado. Basta citar que el mejor campo de vientos de Europa según los especialistas se encuentra en Arinaga.

Se generarían miles de puestos de trabajo estables totalmente independientes del devenir del sector turístico y de servicios, avanzaríamos en la "independencia energética", nos ahorraríamos cientos de millones a largo plazo y el peligro de una catástrofe si comparamos la posibilidad eólica con las regasificadoras y generaríamos más potencia.

Este es el camino que debería seguir Canarias. El de la eficiencia, la autosuficiencia, la seguridad y el empleo estable. Esto no implica que se descarten otros proyectos o se rechacen radicalmente fuentes energéticas no renovables si se tratan de opciones más oportunas para determinados consumos y fines, pero lo que está claro es que ante el debate regasificadoras-energía eólica, la opción eólica vence en todos los sentidos.

La razón por la cual frente a todas estas ventajas se opone una idea mucho más cara, peligrosa y menos eficiente debe ser que Endesa y los accionistas mayoritarios de Gascan, que están vinculados al sector de la construcción en Canarias, quieren sacar una buena tajada en contra de los intereses de los canarios.

Y es que, si bien Endesa fue la compañía más activa en el 2.008 en cuanto a la instalación de potencia eólica con 321 MV, sin necesidad de renunciar a la inversión en este sector tiene una oportunidad de obtener grandes beneficios con las regasificadoras y los capitalistas del sector de la construcción encargándose de la obra civil de la plantas otro tanto.

* Militante del Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias (PRCC)

David Delgado*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha