eldiario.es

Menú

Asesor de banderas

- PUBLICIDAD -

No sé si nacionalistas y socialistas tenían pergeñado un pacto, pero aún en el caso de que no, las tretas del PP contra ambos los están abocando a ello.

Soria está tan nervioso que lleva meses prometiendo el oro y el moro: reducir a la mitad el número de asesores y los coches oficiales y los consejeros de un Gobierno que él pretende presidir con la petición de un compromiso entre los candidatos para que gobierne el mas votado.

¿Por qué no lo planteó en 2007? Cuando él es el menos votado de los tres, aboga por el pacto, pero cuando tiene alguna reñida posibilidad de ser el primero, aunque sea con calzador, lanza su peculiar propuesta. Según las encuestas, hay un triple empate técnico, aunque hay periódicos afines a los conservadores, como el Abc, que dan ganador a los socialistas, al igual que el CIS.

El hombre está tan desesperado que lanza órdagos por doquier. Cada día parece más claro que Soria se quedará sin novia porque él mismo se ha encargado de bailar con Rita Barberá, seguramente porque no tiene otra bailarina mejor a la que agarrarse.

En los últimos meses ha sido un francotirador con ansias de cargarse a socialistas y nacionalistas. Sabe que perderá aunque gane. Cuanto más escaños saque, más probabilidades de quedarse en la oposición vistiendo santos porque ni Rivero ni Pérez, a los que desprecia, quieren ser sus socios de gobierno.

Los próximos cuatro años pueden ser su travesía del desierto, aunque el año que viene Rajoy puede designarlo asesor de grandes banderas inútiles en La Moncloa. El que no se consuela es porque no quiere.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha