eldiario.es

Menú

Conciencia social

- PUBLICIDAD -

Es decir, un país hipotecado hasta la médula. España, al igual que Canarias, necesitan unas elecciones generales anticipadas que permita aliviar psicológicamente el sufrimiento de tantos millones de españoles parados. Una esperanza a una nueva oportunidad, con el objetivo de poder ver en un futuro no muy lejano otra luz al final de ese oscuro túnel que el partido socialista nos ha dejado como legado negativo histórico Me importa bien poco la fuerza política que sustituya al PSOE, pues lo que quiero o queremos la mayoría de los españoles, incluyendo los canarios, es un gobierno democrático que sea capaz de levantar este malherido país.

De momentos las urnas han hablado y han dejado bien claro lo que desean las personas que han votado. Del mimo modo, la conciencia social por fin ya se ha atrevido dar un paso y han salido a la calle de manera democrática y pacifica. Una juventud mucho más preparadas que en aquella época de la dictadura franquista y que exige derechos, oportunidades, valoración y respeto por parte de los gobernantes actuales. España y Canarias han votado por un cambio de futuro que les permitan salir de este pozo oscuro y sin apenas salida que no han sabido encontrar el gobierno socialista. Sin duda, por la mala imagen que en estos casi últimos cuatro años ha dado Zapatero y su equipo de ineptos, el PSOE en Canarias pagó los platos rotos en estas últimas elecciones autonómicas. Una factura cara que tardará mucho en pagarla con creces.

Confío y espero que esa conciencia social que se han concentrado en las últimas semanas en la Puerta del Sol en Madrid y en los diferentes puntos de las comunidades autonómicas de España y Canarias, no quede en una mera referencia puntual. Ahora, hay que seguir en la búsqueda de estrategias y acciones pacificas que permitan reconocer que España y Canarias tiene una nueva generación preparada para defender con dignidad los interese de este país. También veremos de que parte se ponen los sindicatos mayoritarios y propios empresarios, pero sin olvidarnos de los bancos.

Rafael Lutzardo

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha