eldiario.es

Menú

Energía ciudadana contra las prospecciones por Mario Cabrera González

- PUBLICIDAD -

El propio Ministro y su entorno del PP en Canarias nos repiten permanentemente que aleguemos lo que queramos, pero que el permiso se va a conceder sí o sí, sin hacer caso a las instituciones canarias.

El cronograma de Soria y Repsol, que el pasado jueves compartieron mesa y mantel sin ningún tipo de pudor en un hotel madrileño de 5 estrellas, es el siguiente: 10 días más para alegaciones, que se van a resolver luego en apenas unos pocos días, por supuesto desechándolas todas; y luego, en semanas, proceder a la aprobación definitiva de las autorizaciones y que Repsol ya pueda comenzar de inmediato a perforar el número de pozos que quiera, en un área que dista apenas 10 kilómetros de Fuerteventura y 20 de Lanzarote.

En este caso, ¿cabría luego la posibilidad de recurrir a otras instancias? Sí. El Ministerio, Soria y la multinacional petrolera también lo tienen calculado. Los canarios podremos acudir hasta al Tribunal Supremo. Serán tres o cuatro años de trámites, disputas, recursos y papeleo, tras los cuáles probablemente acabe dándonos la razón y anulando la autorización de las prospecciones. Porque es obvio que el expediente no se sostiene y está más que caducado.

Pero como estos recursos que podamos presentar no paralizarán las autorizaciones, cuando el Tribunal Supremo venga a fallar la petrolera llevará tres años trabajando frente a nuestras costas. Y tendrá unos derechos adquiridos que, si se quieren anular, darán lugar a indemnizaciones. El negocio, entonces, es seguro. Si hay petróleo, beneficios para la multinacional. Si no lo hay, en tres años el Estado deberá indemnizar a la petrolera.

Frente a este panorama en el que el Ministro que almuerza con Repsol, vía Secretaría de Estado que dirige un ex empleado de Repsol, va a conceder sí o sí la autorización a Repsol, lo único que queda es la energía. Toda la energía que podamos aportar los vecinos de Fuerteventura y Lanzarote, pero también los del resto de Canarias, para oponernos, protestar y denunciar en todos los foros ante esta imposición.

Energía para explicar que en estas islas vivimos del turismo, y que los propios órganos de representación internacional del turismo han advertido de la amenaza que para esta industria significa la actividad petrolera. Ningún otro territorio del mundo, ninguna otra sociedad cuya actividad económica dependa en más de un 90% del turismo, de la calidad de sus playas y de sus aguas, acepta poner en riesgo su forma de vida por atender los intereses de una multinacional, por muchos almuerzos que pague al ministro y muchos ex empleados petroleros con despacho en el Ministerio.

Necesitamos energía canaria para convencer al Ministro de que el petróleo sólo traerá beneficios a una multinacional. A las islas, piche y problemas.

Es el momento de aprovechar esta coyuntura para plantear otras alternativas energéticas sostenibles que nos permitan reducir la dependencia de las multinacionales petroleras y que no generen riesgos a nuestra forma de vida. No será fácil, porque ya sabemos la política de eliminación de ayudas que se está aplicando desde el Ministerio, pero ahí, también, estamos dispuestos a contribuir con toda nuestra energía.

Mario Cabrera González*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha