eldiario.es

Menú

Precisa España de un mayo francés

- PUBLICIDAD -

Me preocupa, que el recién nacido movimiento, no tenga un liderazgo claro o como mínimo un grupo que encauces las demandas y aspiraciones, de una ciudadanía, hoy, defraudada con cierta clase política, a la que perciben como los hombres y mujeres del "latrocinio blanco" de los recursos públicos. Poco difieren estas manifestaciones y concentraciones, con las que el 2 de mayo de 1968 se produjeron en París. Habría que recordar que por aquellas fechas Francia tenía a más de 500.000 trabajadores en paro y más de 2.000.000 percibiendo el salario mínimo interprofesional. Extrapolando a nuestra España de hoy, numero de parados y la crisis que acogota a un gran porcentaje de la joven clase trabajadora, que vio en el cemento y el hormigón su futuro, podríamos decir que vivimos episodios similares.

El Frente Universitario Antifascista y la Unión Nacional de Estudiantes de Francia, en improvisadas asambleas, hacían participe a los congregados, del fenómeno del éxodo rural hacia la grandes urbes y el surgimiento de la "sociedad de consumo, que llevaba al país a una recesión; como la que hoy, nos acongoja a los españoles.

Cierto que nuestra situación, difiere de la del mayo francés, en que nuestra crisis se ha importado de los EE.UU. en lo económico; y en el excesivo aprovechamiento del suelo patrio con la promulgación de una Ley que permitía construir hasta en las riveras bajas de los ríos. Fruto de aquel disparate urbanístico, propiciado para hacer más poderosos a los bancos y más ricos a sus amigos; hoy nuestras jóvenes generaciones, se ven sin formación y futuro.

Pero ante lo que acontece en nuestro alrededor, los marchitos cerebros de determinada clase política, culpan a unos e insultan a otros, acusándoles de ser los responsable e instigadores de tal movimiento social. Dudo muy, mucho que ese sea el sentimiento de éstos "patrones" de la política, cuando oyen cosas como: Camps está acusado pero es un hombre honorable" palabras de D. Mariano Rajoy, ayer en Valencia. ¿Habría que recordarle al hombre de paja de la FAES que la mujer del Cesar, no sólo debe ser honrada, sino parecerlo? Con sus manifestaciones, el hombre que dice querer regir los destinos de España, y el 22 de mayo las Autonomías, Diputaciones y Ayuntamientos de nuestro jodido país, con su presencia y respaldo en un significativo recinto valenciano: Plaza de Toros, ante un entregado auditorio, justifica y da su respaldo: al choriceo, la dádiva, el despilfarro y a uno de los mayores índice de paro de España; ese engominado y trajeado Francisco Camps, que siguiendo las "enseñanzas" de su otrora amigo Zaplana, llegó al gobierno de la Generalitat valenciana, para forrarse en buena ropa, en joyas, y en los Bing Laden que viajan a las Caimanes, pues ya Suiza no les da cobijo.

Ante tamaño espectáculos tendríamos que preguntarnos: ¿Le extraña a D. Mariano y su sequito de guante blanco, que los españoles pidamos Democracia real? Mis años me dicen que ojala, sólo quede en un movimiento pacifista reivindicativo, pues de lo contrario, a muchas y muchos (por aquello de la igualdad) habrá que impartirles un acelerado curso de navegación, sin brújula ni compás, destino a Georgen Town en Cayman Islands, para que disfruten de sus largas vidas, comiendo salmón enlatado, pues en sus cálidas aguas no pueden vivir peses tan exquisitos.

Y un consejo a los hombres y mujeres de la izquierda plural: O se mueven a los movemos. En ésta ocasión, sinceramente parece que va en serio, la ciudadanía nos lo demanda, los políticos debemos dar cumplida respuesta. Para ello sólo existe una vía. Trabajar codo con codo. Escuchar más que prometer, proyectar más que imaginar, repartir más que amasar y sobre todo: Igualdad, Solidaridad y Trabajo.

Antonio Ortega Santana

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha