eldiario.es

Menú

Sonora bofetada a las familias en crisis

- PUBLICIDAD -

La precampaña en la Red, ha sido el tradicional "precalentamiento", en ésta ocasión sumidos en una crisis económica, que se la han endosado a Zapatero al 100X100, pero la cruda realidad, se gestaba cual movimiento sísmico profundo, cuando D. José Mª Aznar consideró todo el suelo patrio urbanizable, con el consiguiente éxodo de la grey estudiantil hacia el "cucharín" cemento y hormigón, en busca del dinero necesario para la ilusión de toda la vida, moto, coche, casa y dinero para gastar. Pero el inexorable camino de la vida, no es todo camino de rosas, mayormente suele ser pedregal, y, de aquellos efluvios capitalistas, se aprovecharon los más pícaros, los banqueros y muchísimos alcaldes compinchados con los ya octogenarios terratenientes, para convertir el sector primario en una "mina" que de tanto exprimirla, hoy han convertido nuestras islas, en auténticas colmenas de cemento y aluminio.

De aquellas alegrías, los hoy, llantos y crujir de dientes, de una juventud, que como bien dice el FMI, será una generación perdida. La mayoría, por quedarse en el camino de la elemental formación y una minoría que reacios a entrar en el fácil mercadeo del dinero y manos encallecidas,; hincaron los codos, hicieron una carrera, pero que, desgraciadamente, hoy, les lleva al exilio en busca de un trabajo digno. Esa es la cruda realidad de nuestra España actual, que ni es la España de Zapatero, ni la España de los bien nacidos, es la España a la que tanto añoran aquellos que sumisos y silenciosos, actuaron durante cuarenta años, cual aves de rapiña, y, que hoy, son los demócratas de toda la vida, que hasta se permiten hacer uso de la preposición "de" para darle más "pompa" a sus apellidos; típica herencia de la España "cañí" y de la pandereta.

Ante tanto despropósito, no podían quedar detrás los partidos políticos, y dejándose llevar por la "tradición" se ha empapelado el suelo isleño de auténtica basura, haciéndonos participes, contra nuestra voluntad, de rostros, que, como cuales estampitas, cambian los pequeños en el recreo de su colegio. Estampitas más que repetidas, estampitas que ofenden la cruda realidad de ciento de familias que malamente llegan a final de mes, con los euros imprescindibles para pan y gofio, que hasta eso, ya supone, un coste difícil de soportar, y que piensa, que con el importe de una decena de carteles, podrían llevar algo caliente al estómago de sus hijos.

Irrita sobremanera escuchar o leer justificaciones, al manifiesto derroche que en carteleras, murales, dípticos, trípticos, y demás engañosa publicidad, ensucian nuestras calles, nuestros buzones, hasta nuestras mentes. Algunas tan intoxicadas están, que justifican el enorme despilfarro, con las aportación económicas personales y de la militancia; cuando de hecho, lo que se esconde tras, ese cúmulo de despropósito y sonora bofetada a las familias en crisis, es la desmedida egolatría de unos, la imbecilidad de otros y la interesada "sumisión" de un empresariado acostumbrado ya, a pagar "peaje político" por cualquier piedra o sombrilla que mueva.

Doy por sentado, que la caverna mediática al servicio del que bien paga, irá por mi cabeza; pero siento vergüenza, pena y rabia, en pensar que para que ha válido tanto sacrificio, tantas noches sin dormir, tantos careos, con aquel siniestro Sr. de camisa y gafas obscuras que, en un también poco iluminado despacho, son suavidad, pero con manifiesta contundencia, para que te durara el "acojonamiento", te hacía una advertencia: "Pisa Vd. peligrosamente el filo de la navaja, desista de sus erróneos sueños, o se cortará"

Ingenuamente me pregunto ¿Son las mejores y amuebladas cabezas, las que dirigen nuestros destinos? ¿Son éstos iluminados, los que viven fuera de la realidad cotidiana de sus convecinos? ¿Dónde está la sensibilidad tan pregonada, que tiene la desvergüenza por respuesta? Y para concluir la pregunta del millón ¿Cuántos partidos políticos han hecho uso de la financiación de la campaña con mediación del crédito bancario? Yo, se las adelanto DOS, lo que pone de manifiesto que Jesús el Nazareno está entre nosotros, multiplicando los panes y los peces, para gloria de 14 o 15 personajes para la historia.

Antonio Ortega Santana

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha