eldiario.es

Menú

Trabajadores en todo a 100

- PUBLICIDAD -

Los patronos quisieron representar con este acto que no tienen un euro para el guardacoches, que la RIC está RIP y que ellos están a un paso de la bancarrota.

El presidente de la Confederación Canaria de Empresarios, Sebastián Grisaleña, pidió en el acto prenavideño abaratar los despidos de los trabajadores porque los patronos están con el agua al cuello. Quizá por eso no brindaron con champán.

Los empresarios timoratos, desde que la crisis asoma la cresta, piden siempre por sistema, indefectiblemente, abaratar los despidos de los trabajadores. La filosofía de los empresarios es siempre la misma: ganar, ganar y ganar más dinero a costa de lo que sea, incluido el despido del propio trabajador.

Cuando los empresarios ganan lo indecible, los trabajadores nunca hablan de encarecer los despidos. Cuando ganan hasta la inmoralidad se meten el dinero sobrante en sus bolsillos y no lo reparten entre sus empleados de forma alícuota.

Hay empresarios pusilánimes que no saben asumir las reglas del juego del mercado libre que ellos mismos propugnan. Para ellos el liberalismo económico consiste en ganar mucho cuando las cosas van bien y en ganar menos, pero siempre ganar, cuando las cosas van mal.

Afortunadamente hay empresarios serios que no plantean por sistema el abaratamiento de los despidos de los trabajadores, pero conforman una minoría. La inmensa mayoría preconiza el enriquecimiento rápido y a espuertas.

Los empresarios son esos señores que cuando las cosas van bien quieren todos los beneficios para ellos solos, pero cuando se tuercen cambian su liberalismo por la protección absoluta de papá Estado.

Cuando oigo machaconamente que los empresarios son los creadores de la riqueza de la sociedad, me río a carcajadas. Si los empresarios crean riqueza en la sociedad lo hacen porque es la única manera de enriquecerse ellos. Si no hiciera falta enriquecer a nadie para lucrarse ellos, se apuntarían.

Los empresarios crean puestos de trabajo por la misma razón que crean riqueza social: por colateralidad. Ése no es su principal fin. Esa meta se produce porque es absolutamente necesaria para sumar más riqueza empresarial.

Que no nos engañen los empresarios usureros. Su participación económica y social es imprescindible, pero no menos que la de los trabajadores, aunque los gobiernos de turno no lo quieran entender.

Lo que le faltaba a Zapatero es abaratar el despido ahora que ha regalado tan inmensa fortuna a los banqueros españoles. Más que abaratar los despidos de los trabajadores, habrá que ir pensando en prescindir de tantos empresarios y políticos mentecatos que no se ruborizan al blandir argumentos tan baratos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha