eldiario.es

Menú

La boca y el cerebro

- PUBLICIDAD -

Después de asistir a esa rebelión podemos preguntarnos: ¿Pertenecen Ricardo Melchior (CC), Tomás Padrón (AHÍ), Mario Cabrera (CC) y José Luis Perestelo (CC) al PSOE?¿Los presidentes de los cabildos gobernados por Coalición Canaria y Agrupación Herreña Independiente son unos crispadores que obedecen las órdenes telefónicas de Juanfer? Ricardo Melchior dijo que el Gobierno canario tiene una deuda histórica (¿le suena esta expresión sr. Rivero?) con los cabildos que supera los 3000 millones de euros. Las corporaciones insulares han tenido que asumir las competencias transferidas por el ejecutivo canario sin haber recibido la financiación necesaria por parte del ejecutivo. A esto hay que añadirle la guerra con FECAI que abrió el consejero de Economía y Hacienda cuando en el otoño pasado decidió dejar de transferir a los cabildos el dinero que les había prometido al inicio del año. PP Manolo alegó que habían disminuido los ingresos, y cerró el grifo sin previo aviso.

El conflicto de los cabildos ha servido a los socialistas canarios como argumento para presentar una moción de reprobación a Soria en el Parlamento. PP Manolo intentó frenar la propuesta del PSOE. Por primera vez en la historia autonómica la mesa del Parlamento frenó el debate de una moción de reprobación. En cuatro ocasiones anteriores los diputados habían podido debatir una propuesta de reprobación. Pero los representantes de PP y CC en la Mesa del parlamento actuaron como los recepcionistas del Grupo Anfi, y consideraron que PP Manolo tenía una categoría VIP que impedía que se presentase una reprobación. Tras la frustrada PNL; los socialistas presentaron ayer una nueva moción, y esta vez tuvieron más suerte, Cristina Tavío no llegó a tiempo para la reunión y Castro Cordobez se apuntó esta vez a reconocer los derechos de la oposición. PP Manolo se enfadó con la presidenta del PP de Tenerife, pero la pobre Cristina no tiene la culpa de los horarios de los aviones de Madrid a Tenerife. Además no se puede estar en Madrid dando calor a Francisco Camps y sus trajes gratis total y a la vez estar en la calle Teobaldo Power para dar calor al turista VIP de Anfi.

Dice Tomás Padrón que no sabe si AHÍ apoyará la reprobación de PP Manolo, "eso es cosa de los parlamentarios" señaló Padrón. Pero lo que más me gustó fue esa descripción del Gobierno "que tiene cerebro centralista y boca descentralizadora" en su política con los cabildos. Si lo aplicamos a la política turística y medioambiental vemos que el gobierno tiene boca de desarrollo sostenible (la Ley de Medidas Urgentes habla del respeto al desarrollo sostenible en la exposición de motivos), pero el cerebro es ultraliberal y especulador. El discurso de Paulino Rivero representa la boca del Gobierno, la propaganda mediambiental, y el discurso del diputado Manuel Fernández de Anfi representa el cerebro especulador cuando cuestiona el cambio climático y pide que la Agencia por el Desarrollo Sostenible no sea "un órgano represor". El problema es que tenemos un Gobierno que legisla con el cerebro, y la boca la utiliza para la propaganda. ¡Hay que joderse!

Juan García Luján

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha