eldiario.es

Menú

No es boro todo lo que reluce

- PUBLICIDAD -

Doy, ya digo, por merecidas las críticas y hace muy bien la asociación de consumidores yendo a la Fiscalía. La que no resulta de recibo es la actitud de Luzardo, que no califico de desvergonzada porque hasta la desvergüenza requiere talento. Actúa la ex alcaldesa como si la situación no tuviera que ver con su decisión de adjudicarle a Isolux la construcción de los dos módulos para el complejo de desalación de Piedra Santa. Duda Luzardo de que exista relación entre sus módulos favoritos, los de Isolux, y el empacho de boro de las cañerías.

Uno carece de los conocimientos técnicos para contradecir lo que, con un no bagaje similar al mío, afirma Luzardo. Sin embargo, Emalsa, a la que sí imagino impuesta en la materia, señala con el dedo a las deficiencias de los módulos de Isolux. Ya se verá.

Pero no voy yo por ahí. Lo que quiero señalar es en que en la discusión de si son galgos o podencos, Luzardo está consiguiendo escaquearse. Algo se ha dicho de sus responsabilidades pero no se ha puesto suficiente énfasis para que sea al menos más prudente; ya sólo le falta localizar a López Aguilar por los alrededores. Por eso, para que se sepa y no lo olvidemos, es oportuno insistir en los hechos ocurridos desde 2003 a esta fecha:

1) El concurso para la construcción de los módulos, por un importe de ocho millones de euros si mal no recuerdo, se convocó en 2003. En la valoración de las ofertas, la de Isolux quedó en penúltimo lugar. Esto no gustó a Luzardo que ordenó a un técnico ajeno al servicio la elaboración de un segundo informe tan ad hoc que se hizo en ocho días y puso a Isolux en primer lugar. Para más inri, Luzardo reconoció ante los tribunales que no se leyó este segundo informe porque ¡la cogió de vacaciones en el Sur! Lo que no le impidió adjudicar el concurso a Isolux. Como dicen las lenguas de doble filo, para qué iba a leerse todo el tocho si el desenlace estaba escrito de antemano.

2) La razones de la decisión de Luzardo nunca fueron aclaradas. Todo indica que fue un acto de obediencia debida (a Soria, of course). Por lo visto, todavía no pasaban en Canarias las cosas raras que ahora denuncia la derechona, O sea, no se investigó. Pero Carlos Sosa fue a parar al banquillo por informar de tanta rareza, a resultas, cómo no, de una de las tantas denuncias con que Soria intenta tapar bocas.

3) Carlos Sosa fue absuelto en junio de 2008. Es decir, el juez constató la veracidad de sus informaciones. Sin consecuencias porque se siguió sin investigar. En el juicio uno de los testigos, el representante de Idagua, la empresa que había quedado en primer lugar en la valoración inicial, declaró ante el tribunal que Soria le dijo, en su momento, que ojito, que no volvería a comerse una rosca en Canarias si no daba marcha atrás y renunciaba al recurso en preparación. Soria salió de la vista anunciando querellas contra el testigo. Debe tener gratis también los abogados.

4) Antes de la sentencia era ya evidente que la adjudicación a Isolux había dañado a los intereses públicos. No es que Isolux no sea una empresa importante, que lo es, sino que carecía de experiencia en potabilizadoras. Por eso no extrañó que las obras se retrasaran tanto y que Luzardo, zarandeada por la opinión, planteara la posibilidad de suspender el contrato al detectarse graves fallos en el montaje. Los módulos no se habían estrenado aún en 2006.

5) En febrero de 2007, por fin, el Ayuntamiento recibió la obra con dos años de retraso. Luzardo pudo respirar; pero poco. En agosto de ese mismo año uno de los motores reventó y la producción de agua desalada se redujo a la mitad.

6) Con estos antecedentes, cabría esperar, ya dije, mayor prudencia en Luzardo, ya que es imposible no ver lo del boro como secuencia del calamitoso culebrón. Lo que mal empieza, mal acaba. No creo que sobre el abastecimiento de agua de la ciudad de Las Palmas pese algún maleficio que no sea el de haber estado en manos de esta gente que, encima, quiere repetir. Y digo "gente", no "partido".

Si miramos un poco más allá de este episodio, dicen que la presencia de boro obliga a Emalsa a adquirir en el mercado de la isla 17.000 metros cúbicos diarios para asegurar el abasto mientras se resuelve el problema. Conviene reparar en que es agua restada a la agricultura y que su extracción no beneficia a nuestro machacado medio ambiente. Un aspecto a valorar por cuanto cabe relacionar el episodio del boro con la insensibilidad del PP soriásico en estos dos aspectos.

Aquí cabría preguntar, por ejemplo, qué fue de aquel Plan Hidrológico de Gran Canaria que tantos esfuerzos, dineros y tiempo consumió. Sin entrar en mayores detalles, recordaré que el eje del Plan era incrementar el uso de aguas depuradas en la agricultura, tras someterlas a tratamientos terciarios para eliminar por completo las sales. Esto y destinar la potabilizada a consumo humano liberaría las mermadas reservas subterráneas permitiendo la recuperación de los acuíferos. Había incluso un calendario estableciendo en porcentajes por año el avance de la sustitución paulatina del agua de pozos por la depurada.

Pieza importante del Plan era el consorcio de aguas depuradas y estaba a punto echar a andar cuando llegó Soria y mandó a parar. Como alcalde, sacó al Ayuntamiento del consorcio, con lo que dejó al órgano creado para ejecutarlo sin el mayor volumen de aguas residuales de la isla, con lo que el proyecto se desplomó. Luego, cuando Soria pasó a presidir el Cabildo, el Plan quedó arrumbado y se llegó a barajar la venta o la privatización de las presas insulares. Gracias a Dios, lo echamos antes.

He contado sólo dos de las faenas de Soria-Luzardo, pero hay más; las suficientes para que los califique de nefastos. Saavedra se merece cuanto le digan, no lo negaré; pero conviene saber quiénes son sus contrincantes. Me alegra que la encuesta publicada el domingo, en La Provincia, refleje el descenso en la valoración de Luzardo y Soria, superados por Paulino Montesdeoca y Larry Álvarez. Éste último, por cierto, fue durante mucho tiempo el fiel ejecutor de las maldades de Soria y es significativo que haya mejorado en estima al distanciarse de él. Como me alegra que los errores de Saavedra alienten la presencia de otras fuerzas. Quien quiera celeste, que le cueste y van a tener los psocialistas que batirse el cobre.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha