eldiario.es

Menú

Son dos crisis (II)

- PUBLICIDAD -

Creo que Elena Salgado va a triunfar como ministra de Hacienda porque ha demostrado con creces su capacidad de administrar los recursos públicos en todos los puestos que ha sido responsable. Personalmente la conocí cuando ella era Secretaria General de Telecomunicaciones y miembro del Consejo de Administración de Telefónica cuando yo era Presidente de la empresa. Hasta que llegó Emilio Botín a ese Consejo, nadie había demostrado tanta racionalidad para analizar las cifras de Telefónica. Cuando llegó Emilio Botín igualó la capacidad de Elena Salgado, pero no la superó.

Suponiendo que la Economía no sea su fuerte (que es mucho suponer) le bastaría con dos estrategias: seguir los pasos del presidente Obama y el primer ministro Brown y reunirse cuanto antes con Miguel Angel Fernández Ordóñez, gobernador del Banco de España.

Esta crisis económica no se solucionará hasta que el sector financiero funcione con normalidad. La banca creó el problema y la banca lo cancelará.

Pero para que la banca vuelva a funcionar con normalidad es preciso hacer un enorme esfuerzo nacional e internacional que nos puede costar dinero a todos. ¿Nacionalizar? ¿No nacionalizar? ¿Nacionalizar a algunos? Elena Salgado tendrá que responder a estos interrogantes con dos estrategias: 1ª, mirar a lo que haga el mundo anglosajón y ver qué se puede hacer semejante a ellos; 2ª, escuchar al responsable del sistema financiero español, M.A.Fernández Ordóñez y hacer lo que le aconseje.

En España hemos perdido mucho tiempo hablando sobre posibles fusiones de Cajas y Bancos pero, al final, ha sido necesario intervenir una de ellas. Elena Salgado tiene que resolver dudas: o se fusionan las instituciones que arrastren dificultades o se intervienen. Antes del verano esta asignatura tiene que dejar de ser algo permanentemente pendiente de solución. Porque sin Bancos y Cajas capaces de prestar por sus propios medios no hay recuperación económica posible.

La llegada de Manuel Chaves cancela un tiempo que abrió Felipe González. No diré que sea bueno o malo, digo que lo cancela.

El análisis político más equivocado que he leído hace tiempo lo está haciendo en el diario El Mundo su director, Pedro J. Ramírez. Anda con la obsesión de que el nombramiendo de Chaves es la vuelta del "felipismo". Nunca pensé que los viejos traumas de Pedro J. le llevasen a semejante error: con su nombramiento el llamado "felipismo" pasa definitivamente a la Historia. La mejor demostración es que ahora -sin un problema- se considera a Felipe González una ayuda importante para que Zapatero triunfe en la próxima contienda electoral.

El gran servicio que puede prestar Chaves a esta transición será que todo marche bien en su propio relevo andalúz. Que José Antonio Griñán no olvide a su antecesor; pero que ni un día sienta su presencia cuando tome decisiones.

Prestemos toda la atención a estas dos figuras claves para España y para Andalucía. Claro que hay más actores y muy importantes. Pero jugárnoslo, jugárnoslo lo vamos a hacer en Economía y en Andalucía. Suerte, Dña.Elena; suerte, D.Manuel.

* Militante socialista, promotor de Nuevas Tecnologías y articulista de elplural.com

Luis Solana*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha