eldiario.es

Menú

¿Cuánto desempleo estamos dispuestos a permitir? por Rosa Marrero Rodríguez

- PUBLICIDAD -

Así, la situación en este momento es muy preocupante porque no sólo volvemos a tasas de desempleo desconocidas desde principios de los noventa, sino por su acelerado crecimiento. Y por algo más. Por el efecto nefasto que está provocando en muchas familias. Los hogares donde todos sus miembros activos están en paro eran ya en el 4º trimestre de 2008 el 11,4% del total de la población. Lo que sumaba la friolera de 179.659 personas. Cerca de 180.000 personas viven en hogares donde todos sus miembros activos no tienen empleo. Hace sólo un año eran 45.000.

Esta situación sangrante para muchos residentes canarios tiene un contexto que ya diversos académicos, periodistas y ciudadanos han detectado. Pero que no queda claro que la actual clase política y empresarial quiera, sepa o sea capaz de escuchar. La dependencia exacerbada del ladrillo, las prácticas empresariales de baja productividad, (por las actividades seleccionadas y/o por la implementación de sistemas organizacionales poco eficientes); pero también el eterno recurso al territorio por parte del actual grupo de gobierno, como si no hubiesen otros mecanismos para reactivar la economía (véase si no, la Ley de Medidas Urgentes en Materia de Ordenación Territorial para la Dinamización Sectorial y de Ordenación del Turismo que aprobó la semana pasada el Parlamento autonómico y la polémica en torno a la misma), frente a, por ejemplo, la nula reflexión sobre los efectos reales de las políticas de formación, sin que sepamos exactamente a estas alturas sus efectos, muestran que habiendo vías al alcance, no se activan, ¿es cobardía, o son intereses de las clases políticas y empresariales?

Aunque es cierto que la situación es muy complicada, requiere de una clara y decidida apuesta por mejorar el tejido productivo canario, abandonando políticas de corto plazo y avanzando hacia una apuesta decidida por fundamentar progresivamente un nuevo modelo productivo. Ya no resulta viable continuar con un modelo de desarrollo centrado en el territorio pero ¿estamos viendo indicios de que la actual crisis lleve a los responsables políticos y empresariales a ver las cosas de otra manera?

Profesora del Departamento de Sociología

Universidad de La Laguna

Rosa Marrero Rodríguez *

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha