eldiario.es

Menú

La pandemia de la avaricia

- PUBLICIDAD -

Propongo que se emplee las mismas energías en informarnos de la pandemia de la avaricia que afecta a todos los países del mundo. El virus es conocido por nombres muy variados, según la posición en la que se encuentren los individuos que lo nombran: así en los grandes medios, en las constituciones liberales y en los boletines oficiales se llama "sistema de libre mercado", en algunos estudios académicos lo llaman neoliberalismo económico o capitalismo avanzado, en panfletos políticos aparecen denominaciones que van desde "nuestro sistema de libertades" hasta "fase expansiva del capitalismo".

Veamos algunas consecuencias recientes de la propagación del virus de la avaricia:

-Trabajadores en situación de desempleo: a finales de marzo en Canarias había ya 280.600, esto supuso un incremento del 84% respecto a la misma fecha del año pasado. A nivel estatal se superaron los 4 millones de desempleados. En el primer trimestre de este año la cifra de parados en las islas subió en 57.000 personas respecto al trimestre anterior. Si esto no es una pandemia con propagación de nivel 6 que venga la Organización Mundial de la Salud y Mercedes Roldós (¡qué miedoooo!) y lo desmientan.

- Accidentes laborales: sólo en los dos primeros meses de este año fallecieron en España 135 trabajadores. 15 trabajadores cada semana. ¿Se imaginan que el Ministerio de Trabajo o la consejería de Empleo nos lo fueran contando en comunicado de prensa todos los días?¿Se imaginan las portadas de los periódicos con las fotos diarias de dos trabajadores muertos?

- Despidos improcedentes. Según un informe del Ministerio de Trabajo el 40% de los despidos realizados los últimos meses es improcedente. Un 54% de los despidos son consecuencia de la culminación de contratos temporales. La última reforma laboral aprobada en España (año 2002) provocó un descenso del coste de los despidos, pero no impidió que ese año finalizara con 226.000 parados más a pesar de ser un año de bonanza económica.

- Salud de los banqueros: frente a las terribles consecuencias que el virus de la avaricia provoca en la clase trabajadora (muertes laborales, despidos improcedentes, contratos basura?), entre los banqueros este virus arroja beneficios suculentos: en los tres primeros meses de este año el Banco de Santander obtuvo 2096 millones de euros de beneficios.

-El virus de la avaricia provoca otras situaciones cuyas consecuencias no se pueden medir y no aparecen en los datos oficiales: economía sumergida, subcontrataciones ilegales, vacaciones gratis total para cargos públicos, privatizaciones a precios de saldo, viajes de placer en jets privados, multiplicación de las camas turísticas, leyes urgentes que suprimen los controles de los negocios especulativos de los empresarios amigos que patrocinan campañas electorales?

Este viernes 1º de mayo están convocadas diferentes manifestaciones que reunirán a los enfermos más graves. También asistirán disfrazados de médicos algunos sepultureros de la clase trabajadora. Al coincidir con un puente se espera mayor concentración de pacientes en las playas del sur que en las manifestaciones capitalinas, aunque los más graves estarán en las colas de los comedores sociales. Al final de las manifestaciones del 1º de mayo los asistentes podrán conversar sobre sus preocupaciones. Las autoridades políticas y patronales hemos decidido promover debates sobre lo caro que están los despidos, el tremendo absentismo laboral, la quiebra de la Seguridad Social, cuánto sufren los empresarios (se repartirá el dvd de la serie 'Los ricos también lloran')? También se admite que los participantes desahoguen sus miedos y cuenten el temor que les da tener a un vecino que es novio de la madre de una estudiante que pasó dos días en México la semana pasada. El peligro de la peste porcina nos tiene agobiados a todos, menos mal que la pandemia de la avaricia se ha juntado con la epidemia de la ignorancia, la mezcla de ambas frena cualquier propuesta de revolución social, cambio lento o simple mantenimiento de la jodida situación actual de lo que un día alguien denominó clase trabajadora.

Juan García Luján

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha