eldiario.es

Menú

La vida (Soria) sigue igual

- PUBLICIDAD -

Mariano Rajoy me entero que no se fue de vacaciones a Cuba, sino que ha venido a Gran Canaria, a su Mogán y su "góndola", y ha dicho que la situación policial en el Archipiélago no es normal. Caray, que tío. Cuando era ministro del Gobierno de Aznar, defendía a la policía, a los militares, a los jueces, y al susun corde.

Me entero que el diputado del Partido Popular en el Parlamento de Canarias, Miguel Cabrera Pérez Camacho, insultó a la diputada socialista Francisca Luengo en plan machista y tales y cuales, y llegó Mariano Rajoy y dijo que el tal Pérez Camacho había pedido disculpas a Paquita Luengo "y qué más se puede hacer". Nada Mariano, no se puede hacer más nada, date otro baño en Mogán.

Rajoy sin anestesia ha declarado que el Gobierno canario, que lideran Paulino Rivero y José Manuel Soria, lo está haciendo muy bien, y tal y cual, y que el Gobierno de España, que lidera José Luis Rodríguez Zapatero, lo está haciendo muy mal. No me extraña el partidismo de Rajoy, llego a tiempo para ver el Barcelona-Bayern Munich de la Copa de Europa, ahora Champions Ligue, y los madridistas quieren que pierda el conjunto catalán, cosa normal en el fanatismo futbolero y político. En La Habana presencié también discusiones tremendas de forofos del Industriales de La Habana y Rebeldes de Santiago de Cuba, los dos equipos más potentes de la Liga de Beisbol de Cuba, y me decía un periodista cubano que era también una cosa normal. Todo es normal. Me gocé una discusión de taxistas a cuenta de la "pelota", como le dicen los cubanos al beisbol, auténticamente genial.

Sin embargo veo que al Partido Socialista no le parece tan normal que Mariano Rajoy siga apoyando a un mentiroso contumaz como Soria, después del varapalo que le ha dado la justicia al todavía presidente del PP canario, rechazando todas las acusaciones contra la jefa de la policía, Concepción de Vega, y el lider del PP nacional erre que erre, defendiendo a Soria, principal responsable político de todas las imputaciones que ahogan al PP canario, y que lo tiene al borde de la basura política.

Ya ven como anda la cosa en Semana Santa. Soria en vez de ir a las procesiones, sigue con su procesión por dentro, y acojonado como está con la que se le viene encima, se pone a disparar dialécticamente hablando por todos los rincones. De este modo ha dicho que está dispuesto a llegar al fondo de la cuestión "caiga quién caiga", y no contento con arremeter con Concepción de Vega, se lanzó también al cuello de la delegada del Gobierno en Canarias, Carolina Darias, y entre cosas afirmó que "tiene que hacer las cosas bien (sic)".

Soria anda desesperado, y está cometiendo muchos errores. Me entero de la publicación en La Provincia de que la policía que lo investiga no ha podido "casar" sus cuentas con los gastos que declaró a la magistrada Margarita Varona por el asunto del salmón, y tal. Me da la impresión que Pepe Manué está adoptando la táctica de Onalia Bueno, ex-concejala de Mogán, qué cuando se vio atrapada por la investigación judicial, se dedicó a espiar a la policía. Los pájaros contra las escopetas, y vaya pájaros.

Ya les digo, a mi vuelta a mis queridas islas, y sobre todo a la de Gran Canaria, me veo que todo sigue igual. Soria también sigue en su tónica de disparar a todo lo que se mueve. Y Mariano Rajoy comiendo aguacates en Mogán.

¿Y Jerónimo Saavedra, qué tal? Mal, muy mal, haciéndole un daño tremendo al Partido Socialista con todos los problemas que tiene sin resolver en el Ayuntamiento capitalino. A este paso las elecciones de 2011 van a ser un paseo para Pepa Luzardo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha