eldiario.es

Menú

La bravuconería de Rubén Castro, las natillas voladoras y el negocio de David Vidal

DERBIS CON HISTORIA / EN 2003, EL CD TENERIFE EMPUJÓ A LA UD LAS PALMAS HACIA SEGUNDA B

- PUBLICIDAD -

La mañana del 7 marzo de 2004 la Unión Deportiva Las Palmas se presentó en el Heliodoro Rodríguez López, una vez más, para jugar un derbi. El ambiente por Santa Cruz estaba excitado: llegaba el eterno rival, la situación clasificatoria del CD Tenerife era delicada y Rubén Castro [delantero del equipo amarillo] había caldeado el duelo en exceso al mostrar públicamente [y 24 horas después ratificar] su deseo "de ganar para hundir" al enemigo.

Aquellas palabras de Rubén Castro tocaron el orgullo de la plantilla entrenada por Martín Marrero, que a la hora de a verdad [con la pelota en juego y en el terreno de juego] se comió a la UD Las Palmas. No tardó el CD Tenerife en marcar su territorio. A los dos minutos de juego, Corona [central blanquiazul] pilló a Rubén Castro en la medular y le arreó una soberana patada que encendió el Heliodoro y se celebró casi como un gol. El árbitro, Ayza Gámez, no expulsó al defensa por la salvajada [ni siquiera pitó falta] y aquello marcó el duelo: el Tete se creció y, de manera proporcional, la Unión Deportiva se encogió.

El CD Tenerife, con LaPaglia al mando, bailó a la UD Las Palmas y ganó 2-0 [con goles del propio centrocampista argentino y de Raúl Martín]. La victoria, además, sirvió de exorcismo para el club chicharrero, que acumulaba, por aquel entonces, 16 años sin ganar en el Heliodoro a una Unión Deportiva que, ahora, suma casi ocho años sin ganar en Santa Cruz.

Aquel derbi, además, significó un punto de inflexión en las trayectorias de los dos equipos. El CD Tenerife salió lanzado tras la victoria y, poco después, aseguró la permanencia en Segunda división. La UD Las Palmas, por el contrario, entró en barrena. No volvió a ganar un partido con David Vidal en el banquillo y al técnico gallego le sucedieron en el puesto Henri Stambouli [sólo permaneció una jornada en el cargo] y Tino Luis con poca fortuna, ya que al término de la temporada la Unión Deportiva firmó su segundo descenso a Segunda B.

Después de ese derbi siempre se señaló a Rubén Castro, por su bravuconería, como responsable en buena parte de aquella derrota tan dolorosa que, después, acabó en descenso a Segunda B. Pero no estaría demás subrayar [o descubrir] algunos aspectos que brotaron poco antes de la visita de la UD Las Palmas al Heliodoro y que, al final, resultaron reveladores para entender la caída del club amarillo.

Apuesta de García Navarro

La contratación de David Vidal, tras la destitución de Juan Manuel Rodríguez [en diciembre de 2003 y coincidiendo con el regreso de Manuel García Navarro a la presidencia de la entidad] había provocado una leve mejoría del equipo semanas antes de la visita al CD Tenerife. La plantilla, además, había sido reforzada en el mercado invernal [con las incorporaciones de Sessa, Matheus, Hietanen, Lindbaek o Jahic], futbolistas como Pedro Vega, Carmelo o Ángel Sánchez destacaban y la dinámica del conjunto parecía que iba al alza.

La UD Las Palmas, probablemente, se presentó en el Heliodoro en uno de sus mejores momentos de juego del curso. Pero había un problema. Y gordo. Un contratiempo ligado a un asunto que, al final, terminó por romper un vestuario tan diverso [canarios, escandinavos, argentinos, uruguayos, peninsulares, balcánicos, brasileños, etc]: el dinero.

La temporada, como las anteriores, se iba solventando con impagos en las nóminas que, desde hacía años, eran norma habitual en la UD Las Palmas. El pleito, por lo tanto, no surgió por las dificultades que tenía el club para abonar las mensualidades. El problema partió, aunque parezca algo surrealista, por el reparto de unas primas pactadas por una serie de victorias.

Malestar en el vestuario

El asunto lo desveló, 24 horas antes del derbi, un futbolista que no había sido convocado para el partido en el Heliodoro. Fue en la calle Manuel González Martín, en la puerta cero del Estadio Insular. Allí, con varios periodistas como interlocutores, el jugador reveló con detalle como David Vidal, bajo el pretexto de haber sido él negociador del asunto, se había quedado con una parte de las primas que García Navarro había ofrecido a la plantilla por una serie de victorias.

El malestar de ese futbolista, según pude constatar después, no era ni casual ni un caso aislado dentro de buena parte de la plantilla de la UD Las Palmas, que se sentía engañada por un técnico que, antes de cerrar su incorporación al club, había alcanzado un trato con García Navarro para estar siempre al día del cobro de su nómina, acuerdo que también era extensivo a los jugadores que llegaron en diciembre bajo su recomendación.

Aquella jugarreta y aquellas distinciones [en la plantilla de la UD Las Palmas, durante la temporada 2003/04, hubo jugadores que nunca dejaron de cobrar sus nóminas y otros que acumularon meses de impagos] reventaron a un grupo de futbolistas que, tras la derrota ante el CD Tenerife, optaron por bajar los brazos y por buscar, cada uno, la mejor salida de un barco que iba proa al marisco.

PD: En aquel derbi, gracias a una empresa de productos lácteos, en Santa Cruz de Tenerife se batió -seguro- el récord mundial de lanzamientos de natillas. El reparto gratuito del producto llevó a una competición en la que el objetivo era sacudir con el recipiente de la crema a cualquier aficionado del bando contrario. Espero, por el bien de todos y ante el poco civismo de unos cuantos, que a nadie se le vuelva a ocurrir una idea similar.

Ficha técnica

CD Tenerife (2)

UD Las Palmas (0)

CD Tenerife: Álvaro; Iker Garai, César Belli, Corona, Ismael; Raúl Martín (Manolo, min. 86), Vitolo, Antonio Hidalgo, Jesús Vázquez; La Paglia (Martín Posse, min. 75) y Keko (Barata, min. 67).

Entrenador: Martín Marrero.

UD Las Palmas: Sessa; José Antonio (Javi Martel, min. 46), Jahic, Killy, Hietanen; Ángel Sánchez, Tomás, Alberto (Changui, min. 46), Momo (Pedro Vega, min. 70); Carmelo y Rubén.

Entrenador: David Vidal.

Goles: 1-0, min. 16: Raúl Martín, de disparo raso, tras jugada personal. 2-0, min. 26: LaPaglia, de cabeza tras peinar Jesús Vázquez.

Árbitro: Miguel Ángel Ayza Gámez (Comité Valenciano). Amonestó a los locales César Belli, La Paglia, Corona, Vitolo y Keko, y a los visitantes Tomás, Kily, Carmelo y Hietanen.

Incidencias: Encuentro disputado en el estadio Heliodoro Rodríguez López, ante unos 22.325 espectadores, correspondiente a la vigésima séptima jornada del campeonato de Liga de Segunda división.

martin@canariasahora.com

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha