eldiario.es

Menú

La AEB aboga por dejar caer las entidades de riesgo sistémico

MADRID

El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), Miguel Martín, ha abogado por dejar caer a las entidades financieras de riesgo sistémico sin emplear fondos públicos con el fin de evitar que el coste del rescate recaiga sobre los contribuyentes, por lo que estima necesario exigir a estas entidades la suficiente capacidad para absorber pérdidas.

- PUBLICIDAD -

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

Miguel Martín, Presidente De La AEB

Miguel Martín, Presidente De La AEB

El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), Miguel Martín, ha abogado por dejar caer a las entidades financieras de riesgo sistémico sin emplear fondos públicos con el fin de evitar que el coste del rescate recaiga sobre los contribuyentes, por lo que estima necesario exigir a estas entidades la suficiente capacidad para absorber pérdidas.

Durante su discurso en las jornadas del sector financiero organizadas por KPMG e inauguradas por el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, Martín se mostró a favor de adecuar las exigencias de capital a las entidades financieras a la magnitud del riesgo que puedan entrañar para el conjunto del sistema.

Asimismo, consideró que las autoridades competentes deben ser capaces de evitar que una entidad genere problemas al conjunto del sistema financiero y de que garanticen que asuman las pérdidas "quienes tienen que asumirlas", entre los que citó a los bonistas o acreedores no privilegiados. "Por ahí van los tiros", consideró.

Martín definió las entidades de riesgo sistémico como aquellas cuya quiebra puede dañar de forma significativa la oferta de servicios financieros, en particular del crédito, y causar así un daño grave a la economía real, y valoró que el apalancamiento y la complejidad del negocio de las entidades son rasgos que pueden multiplicar los eventuales problemas, al igual que el tamaño y la interrelación con otras entidades.

Por otro lado, estimó que la resolución de las crisis en Europa es más compleja que en otras regiones por la fragmentación de su gobierno, ya que la política monetaria corresponde al Banco Central Europeo (BCE), mientras que la fiscal recae en los Estados miembros y la regulación se articula a escala comunitaria. "Con esta fragmentación no se puede actuar de forma anticipatoria", ilustró.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha