eldiario.es

9
Menú

ANNE MUHONEN O COMO SER DIBUJANTE DE COMIC EN FINLANDIA.

¿Es posible ser dibujante de cómics en Finlandia? Si ya es difícil en un país como el nuestro, con más de cuarenta millones de personas, plantearse tal reto en un lugar habitado por poco más de cinco millones suena un tanto quijotesco, sí me permiten el símil literario. No obstante, vivimos en una enorme aldea global y gracias a Internet y al empeño personal de cada uno se puede lograr que, con unas sencillas herramientas y sin necesidad de recurrir a los canales de distribución editorial clásicos, se logre forjar una sólida carrera profesional en el noveno arte.  

- PUBLICIDAD -

Éste es el caso particular de Anne Muhonen (1978) dibujante y guionista de cómic, licenciada en artes visuales y profesora de lenguaje gráfico, cuya obra ha logrado hacerse un hueco en el mercado finlandés, gracias a una serie de trabajos tremendamente personales, pero que son perfectamente extrapolables a cualquier persona, no sólo nacida en Finlandia, sino en el resto del mundo.

Y es que sus temas son universales, tanto como lo son las vivencias de los adolescentes o los problemas que rodean una gestación humana para ambos miembros de la pareja, durante y después del parto. En la obra de Anne Muhonen también hay sitio para la ensoñación, para cierto discurso surrealista o para la fabulación más primigenia y esencial.  Lo que importa es que su mensaje llega claro al lector y sin necesidad de requiebros estilísticos que en nada colaboran al resultado final del producto.

Dicha libertad creativa le viene otorgada al ser ella la responsable final de la mayoría de sus publicaciones, dado que, como ya se dijo anteriormente, Anne Muhonen no ha necesitado de los canales de distribución clásicos, sino que ha preferido optar por la auto-publicación, una década antes de que la crisis, las presiones y la estrechez de miras de los editores obligara a muchos otros creadores a buscar soluciones alternativas, si querían ver sus trabajos publicados en el mercado.

Su periplo profesional comenzó en 1997 combinando pequeños trabajos dentro del mundo del cómic y la ilustración con proyectos de diseño gráfico para terceros. Tras las experiencias adquiridas, la entonces novel creadora decidió, en el verano del año 2003, publicar su primera historia, ADA, la cual le sirvió para ser conocida dentro del mundo del fandom finlandés y por todos aquellos que asistíamos a los salones de cómics anuales que se celebraban, por aquellos años, en las instalaciones del teatro Gloria. 

ADA A

Inside Helsinki (IH): ¿Por qué te decides a iniciar una miniserie (cuatro números en total) como ADA?

Anne Muhonen (AM): La serie completa de ADA se publicó entre el verano del año 2003 y el otoño del año 2007, aunque, debo admitir que no me la planteé como una miniserie cuando empecé a trabajar en ella. Lo que ocurrió después es que, cuando terminé el primer álbum, ADA adquirió vida propia y sus aventuras comenzaron a desarrollarse en mi cabeza. De ahí que no tuviera otra opción que dibujar el segundo (risas). Fue justo cuando trabajaba en el segundo cuando pensé que ADA podía ser una miniserie.

Hay que decir que el estilo de la dibujante, con una clara influencia de personajes tales como Emily The Strange (1) -sobre todo en el uso de los colores blanco, negro y rojo-, respeta las normas en cuanto a clásica la maquetación y la composición de una página de cómic al uso. Luego, la dibujante va intercalando en ellas las pequeñas historias que les suceden a sus protagonistas y que le sirven como excusa para resaltar aquellos momentos que nos hacen la vida mucho más llevadera.

IH: ¿Y por qué pensaste que el cómic era el mejor soporte para contar tus vivencias?  

AM: Siempre me ha gustado escribir y dibujar, pero solía hacerlo de forma separada. Desde que empecé a trabajar dentro del mundo del cómic me enamoré del formato, dado que dentro de él podía combinar mis dos pasiones de manera natural.

En el caso de ADA se trata de una propuesta cercana a la narración autobiográfica -no en vano, el personaje se parece mucho a la autora nórdica- aunque sus vivencias son similares a las de cualquier joven que trata de encontrar su lugar en el mundo. En cada una de sus cuatro partes, conoceremos a una adolescente que ve cómo su vida está cambiando y trata de adaptarse, buenamente como puede, a dichos cambios. ADA, a su vez, es el reflejo de una sociedad, la finlandesa, donde ser mujer no supone un gran problema. Por eso la protagonista nunca pierde de vista quién es y lo que quiere hacer, lejos de las trabas y los convencionalismos sociales que tanto condicionan la vida de las mujeres en muchos de los llamados países “desarrollados”.

IH: ¿Podemos definir ADA como un cómic feminista, sobre todo por la situación que se está viviendo en todo el mundo en relación con dicho tema?

AM: ADA es un proyecto personal, pensado para que lo lean las mujeres, pero también lo pueden leer los varones, dado que lo que de verdad importa son las historias que se cuentan y no el sexo de quien las cuenta.

Esto último se puede y se debe aplicar a Sydänääniä (Heartbeat) un cómic totalmente autobiográfico, dibujado mientras la autora estaba esperando su primer hijo. Lo primero de todo es que se pueden decir muchas cosas de una obra como ésta, pero, lo más importante, es que todos los adolescentes y padres primerizos del mundo mundial deberían leerla –y créanme que no exagero. 

Heartbeat A

La narración está dibujada en una sucesión de ilustraciones, en formato apaisado, que recoge todos los elementos conocidos –y no tanto- del embarazo, tanto para la futura madre como para quienes la rodean.

Dotado de una sencillez, naturalidad y de una sinceridad encomiable, Anne nos cuenta las sensaciones vividas mientras una vida crecía en su interior, de una forma en la que sólo una futura madre podría hacer.

En Sydänääniä hay tiempo para las dudas, los descubrimientos, los antojos, los pequeños desacuerdos –a causa de unas hormonas totalmente alborotadas- y la tensa espera justo cuando se sale de cuentas. Aunque lo mejor es ver cómo la autora no perdió el sentido del humor durante todo el proceso. Y es que siempre hay tiempo para buscarle el lado divertido a las cosas, como por ejemplo, el ruido de los cereales en la taza de leche, mezclado con las pataditas del bebé dentro de Anne.

IH: ¿Cómo se te ocurrió dibujar tus peripecias como madre primeriza?

Se me ocurrió la idea de contar mi embarazo de manera gráfica, porque al ser el primero todo era nuevo para mí y pensaba que aquello me ayudaría a asimilarlo todo mejor. Me fue más fácil vivir mi embarazo cuando lo trasladé dentro de un cómic. Y ahora, que ya ha pasado todo, es muy divertido leerlo, porque todos esos recuerdos acuden de nuevo a mi memoria.

Y es que todas y cada una de las páginas de Sydänääniä son pequeñas capsulas de tiempo, magníficamente relatadas, con un estilo cercano al desarrollado en ADA, pero dotadas de un cromatismo donde los colores cálidos, tierras y ocres, principalmente, le ganan la partida a los rojos y negros de la historia de ADA.

Al final, y tras catorce horas de parto, el niño más maravilloso del mundo había llegado, con un peso de 3.970gr y 53cm de estatura.

El caso es que los niños crecen y, tras el embarazo, llega una nueva etapa en la vida del recién nacido y de su madre. Por eso, y no contenta con el trabajo que supone y acarrea el criar a un infante, Anne sacó tiempo de quién sabe dónde, afiló el lápiz y se puso a contar las aventuras de una madre con su hijo.

Jokeltelua (Babbling), que así se llama este segundo capítulo en la apasionante aventura de ser madre, arranca con la llegada del nuevo miembro de la familia al hogar de Anne y su pareja. La idea es tratar de recuperar un poco la vida, y las costumbres que hay que dejar a un lado cuando un bebé está en camino. Claro que las cosas nunca son tan fáciles como cuando se formulan en voz alta, sobre todo si hay un bebé de por medio.

Babbling A

Y es que los niños tan pequeños tienen un determinado ritmo, el cual suele estar medido por sus horas de comida y de sueño, y los padres, especialmente las madres, tienen que adaptarse a las necesidades de su hijo, y a su “voraz” apetito cuando se les está dando el pecho. Con el paso de los días, la relación entre la madre y el niño es, cada vez, más estrecha e íntima, un lazo que suele durar para el resto de su vida.

Después está la fantástica y, a ratos atrevida, concepción que tiene Anne Muhonen de la vida y de cómo debe educar a su hijo. No existe un manual mágico y maravilloso que encierre todas las respuestas para unos padres primerizos, aunque algunos parecen tener las cosas un poco más claras que otros.  Lo que sí queda claro al leer Jokeltelua es que la aventura de ser padres está llena de pequeños momentos, algunos agradables, otros no tanto, pero todos dignos de ser vividos.

Al final, aquel ser pequeño e indefenso se transforma en un terremoto, deseoso de conocerlo todo, tocarlo todo y aprender a cada paso que da, a costa de agotar a sus ya más que cansados padres.

No obstante, el viaje merece la pena, al igual que disfrutar con una historia que no debería permanecer inédita en nuestras fronteras, tan necesitada de propuestas de carácter formativo como ésta.

IH: Tanto ADA como Jokeltelua y Sydänääniä son trabajos autopublicados ¿Crees que la autopublicación es la única forma que tienen los nuevos autores para darse conocer en el mercado actual?

AM: Creo que ahora es mucho más fácil autopublicarse uno mismo, gracias a las imprentas digitales y, hoy por hoy, el resultado termina por ser el mismo que si lo llevas a una imprenta convencional. Está claro que hay un coste y después está el tema de la promoción y lograr que las tiendas pongan tu trabajo en las estanterías. Sin embargo, entre las imprentas digitales, las redes sociales y los encuentros que se celebran durante todo el año, se puede llegar a promocionar bastante bien un trabajo como el mío. Además, si te gustan los cómics, no te importa hacer todo el trabajo con tal de lograr que tus historias se lleguen a leer (risas)

El caso de Äänetön es otra obra de la artista finlandesa que, queriendo tener los pies en suelo, bordea esa ensoñación a la que se hizo referencia en los primeros párrafos de este artículo. Äänetön es una obra sencilla, intimista, empeñada en contar una historia real, con un personaje real y fácil de identificar. Su premisa principal nos cuenta que sería bueno tener un botón con el que poder amortiguar tanto ruido de fondo que nos golpea, nada más poner un pie en nuestra sociedad. Una especie de “mute”, traducción a la lengua inglesa del título original en finlandés, pensado para que los seres humanos pudieran aislarse del mundo exterior durante unos momentos.

Por eso en sus páginas no hace falta colocar grandes bloques de texto que expliquen las relaciones entre los protagonistas. El texto se sustituye con bocadillos llenos de garabatos que indican la verborrea que sueltan los personajes que rodean a la protagonista, una fémina con el estilo propio y característico de Anne Muhonen, quien es capaz de contar la vida de una chica común y corriente sin dejar de ser atractiva para el lector.

Folleto exposición A

Folleto de una exposición organizada por la autora en el año 2008

Con Äänetön la dibujante nos lleva hasta el corazón mismo de las vivencias cotidianas de un personaje que vive inmerso en los ruidos y alborotos del mundo contemporáneo. La heroína de la historia se enfrenta con la mejor de sus sonrisas a los sonidos de la calle, los gritos de las personas y el murmullo que preside cualquieras de nuestras ciudades para, al final, llegar a la conclusión de que lo mejor es pulsar el botón “mute” de su televisión. Su epopeya le sirve a la autora para abordar uno de los grandes problemas de las sociedades modernas, un escenario donde el silencio y la tranquilidad se han convertido en una gema más preciada que cualquiera de las que portan, vanidosamente, los seres humanos que pululan por el globo.

Ystäväni Varjo, título que se puede traducir como “La sombra de mi amigo” pasa por ser la obra más personal, onírica y, a ratos, surrealista, de la artista nórdica. En sus páginas, además de incluir un hermoso homenaje al personaje de Peter Pan y a su creador Sir James Matthew Barrie, se articula todo un alegato contra la soledad y la incomunicación que padecen millones de personas en nuestro mundo.

Shadow friend A

La protagonista principal, una soñadora que termina por entablar una relación con su propia sombra la cual va más allá de las leyes de la física, posee un discurso que es común en cualquier país, sin importar la edad, la raza, la ideología o el estatus social de quien lo articule.

Ystäväni Varjo, además, incide en lo inadecuado de todas esas reglas que nos atenazan, de la mañana a la noche, y que impiden que seamos las personas que queremos ser, un yugo del que debemos sobreponernos antes de que sea demasiado tarde. Nos ha tocado vivir en un escenario esquivo y descarnado, pero siempre hay alguien a nuestro lado que nos puede ayudar a sobrellevarlo, viene a decir la autora, aunque se trate de nuestra propia sombra.

Postal A

Cambiando radicalmente de escenario y de temática, se encuentra Sirkus Rinkeli, obra que se sustenta sobre dos pilares, la amistad y el componente romántico que rodea, aun hoy, el mundo del circo. Admito que, cuando visité un circo, por primera y única vez, lo que más me gustó fueron los elefantes, a pesar de su tamaño y su olor. En cuanto al resto, los trapecistas tampoco estaban mal, aunque, cuando es pequeño, cansa mucho estar con la cabeza torcida para poder ver qué ocurre por encima de ti. Después de eso, nunca he tenido ganas de volver, a pesar del mencionado romanticismo citado anteriormente.

Circus A

No obstante, entiendo que para un niño como Aapo, personaje principal de la historia, encontrarse con Eppu –una niña que vive en un circo ambulante, junto con sus abuelos- sea una circunstancia excitante. Visto bajo los ojos del infante, un mundo tan colorido como el que rodea al circo, puede suponer un reclamo difícil de rechazar. Si a todo ello le suman que, junto a los acróbatas, forzudos, trapecistas y payasos que componen una troupe circense, hay una sirena, entenderán que Aapo se sienta tremendamente atraído por todo lo que ve.

Sirkus Rinkeli va más allá. El interés de sus autoras, Anne Muhonen y Tiina Konttila, es contarnos una historia de amistad entre los ya mencionados niños, la cual no solo les hará crecer, sino que influirá en el resto de los personajes que componen el circo. Lo bueno de esta historia es que, aunque no te guste el circo, puedes disfrutar de ella, dada la delicadeza y sencillez con la que está teñida toda esta historia. 

Universumin Avain, por su parte, nos plantea una historia de amistad que se ve ampliada gracias a un misterio. Kalle, un niño cualquiera, encuentra una llave que no corresponde con ninguna cerradura de las que hay en su casa. Su madre le comenta que puede ser la llave del universo, y Kalle, junto con su amigo de otra dimensión -que tan solo Kalle ve y oye- se proponen descubrir esa misteriosa puerta.

Universumin A

Kalle nos muestra la importancia de tener amigos y, en un mundo donde imperan las relaciones vía tecnología e Internet, resulta refrescante leer que un niño busca un amigo “invisible” a partir de un charco de agua, o que una biblioteca y un bosque sean los lugares de reunión de tres amigos.

La edición de Arktinen Banaani, muy cuidada, en tapa dura, se presta a las mil maravillas para dejarnos seducir por este misterio que es la llave, y la amistad que se va forjando entre los tres personajes, personajes, éstos, que son mucho más de lo que aparentan a primera vista.

Kesä, jona opin soittamaan ukulelea, a primera vista, parece una idea descabellada sin mucho argumento. Sin embargo, pasadas las primeras páginas -las de la fiesta estrafalaria- encontramos a los personajes principales, Stella y Ode, quienes nos demuestran la valía de su autora para contarnos historias sencillas, cotidianas y, a la vez, cargadas de sentimiento y valores.

Ode, amargado, no sabe qué hacer con su vida. Stella, con una sonrisa en la cara, regala “tickets de vuelta a momentos”, a través de sus fotos Polaroid. Juntos descubrirán el poder de las palabras y el pensamiento positivo, pues “el verano en que Leila me dejó” llegará a ser “el verano en que aprendí a tocar el ukelele”.

Kesa A

La historia incide en la importancia de las palabras, los recuerdos y los pensamientos que éstos hacen aflorar en la mente de las personas. ¿Podría una vida ser diferente, de haber escuchado otras palabras mientras crecía? ¿Es posible cambiar la forma de ver la vida, ya de adulto? ¿Por qué nos hace reflexionar una foto de un momento pasado?

En realidad, vistas en conjunto y con la perspectiva que dan los años, éstas y otras historias dibujadas y, en su mayoría, escritas por la artista finlandesa ponen de manifiesto la validez y solidez de una carrera que, sin necesidad de grandes excesos ni de seguir las vías preestablecidas, ha logrado hacerse un hueco tanto en las estanterías de aquellos lectores que huyen de la estandarización como de la red de bibliotecas finlandesas de la ciudad de Helsinki y sus aledaños. 

Y como buena creadora contemporánea y sensibilizada con la aldea global en la que nos encontramos, su trabajo suele estar subtitulado en inglés y/o viene acompañado de un pequeño dossier físico donde se incluyen los diálogos en inglés, para todos aquellos que quieren disfrutar con su lectura, pero no dominen la lengua finlandesa. 

Para más información, por favor, consulten la siguiente página web: http://www.annemuhonen.com/

© Elena Santana Guevara y Eduardo Serradilla Sanchis, 2018.

 

  1- El personaje fue creado a partir de una ilustración de Nathan Carrico en 1991 para adornar tablas de skateboard y que, gracias al trabajo desarrollado por Rob Reger, fundador de la empresa Cosmic Debris, junto a su socio Matt Reed, se transformó en una chica gótica de trece años que terminó por convertirse en la imagen de la empresa del tándem Reger-Reed.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha