eldiario.es

9

"…Y no nos dejes caer en la crispación"

Llamar “golpista” a Sánchez está en la línea de la infame “oposición”  tradicional del PP; no es un 'flatus verbi'

La victoria de Zapatero hizo que los peperos concentraran sus esfuerzos para alejar la idea de que había sido lo que era: la venganza yihadista por la participación en la aventura a la que Aznar arrastró a España

El líder del PP, Pablo Casado, en la sesión del control al Gobierno

El líder del PP, Pablo Casado, en la sesión del control al Gobierno EFE

Para Pablo Casado gobierna España un golpista. Trata, el muy masterizado, de prolongar la tradición pepera que ya luciera el PP en todo su esplendor contra Zapatero. Pero si éste aguantó estoicamente los insultos y calumnias que estos sujetos presentan como oposición política, me da que con Sánchez pinchan en hueso; como barrunta Peridis,  que se apresuró a convocar al ángel de la guardia del presidente en su viñeta de El País: ¡No pierdas la calma, Pedro! Reza conmigo: y no nos dejes caer en la crispación mas líbranos de Aznar. Amén Jesús”, le dijo el ángel a su protegido, según Peridis..   

Conviene subrayar la desvergüenza de la imputación en boca del líder de un partido que no es referente de honestidad, que defiende los símbolos franquistas y pide que se respete la libertad de expresión de quienes enaltecen la figura de un dictador sangriento que, aparte de hacerse con el poder tras un golpe de Estado devenido en guerra civil, mandó fusilar a los que agarró practicándola. Que sus restos puedan acabar en la Catedral de la Almudena es significativo del país que nos ha tocado.  

Llamar “golpista” a Sánchez está en la línea de la infame “oposición”  tradicional del PP; no es un flatus verbi.  El recurso lo estrenaron con Felipe González y con él sorroballaron después a Zapatero; ahora Casado quiere hacer lo mismo con Sánchez. Sin descuidar el apoderamiento por su partido de la bandera y el himno nacionales con el mismo espíritu franquista de marcar la línea de separación de las tópicas “dos Españas”, la que diferenciaba entre “fusilantes y los a fusilar”, de donde quizá venga “afusilamiento” y “afusilado” que todavía hay quien lo dice.   

Basta un repaso somero a los tres lustros transcurridos desde las elecciones de marzo de 2004, en las que Zapatero dejó cancaneando contra todo pronóstico a Rajoy, para comprender con quienes nos gastamos los cuartos. Aquella jornada electoral se celebró bajo la conmoción del criminal atentado de Atocha días antes de la votación; los peperos necesitaban ganar porque desde el Gobierno sería más fácil salvarle a Aznar su palmito chamuscado por arrastrado a España a la agresión a Irak. Ésta, recuerden, comenzó el 20 de marzo de 2003 y concluyó el 1 de mayo siguiente y un año después, el 14 de marzo de 2004, fueron las votaciones.  Ya por entonces era corruto el engaño de las inexistentes “armas de destrucción masiva” que atiborraban los arsenales de Sadam Hussein, según los promotores de la aventura entre los que figuroneaba de mascota Aznar y sus sueños de grandeza; los que no ha desechado pues hace unos meses lo ví proclamar en la tele, al preguntársele por lo de Irak, que no se arrepiente de nada. Ya dejó dicho San Agustín que “la soberbia no es grandeza sino hinchazón”.

Zapatero: decisión sobre Aquarius es un mensaje a UE para afrontar migración

Zapatero: decisión sobre Aquarius es un mensaje a UE para afrontar migración EFE

La victoria de Zapatero hizo que los peperos y entenados concentraran sus esfuerzos para alejar la idea de que había sido lo que era: la venganza yihadista por la participación en la aventura a la que Aznar arrastró a España. No iba a quedar muy bien el hombre y el PP y sus medios pugnaron a ver quien la tenía más larga. Y como necesitaban un “relato” no se les ocurrió sino “desvelar” la alianza, antiespañola por supuesto, de Zapatero con ETA para que ésta cometiera atentados que facilitaran el acceso a la Presidencia del socialista, a cambio de hacer la vista gorda con el terrorismo etarra. Hay un sospechoso paralelismo entre aquel montaje y la frívola acusación de Casado a Sánchez. Coinciden hasta al atribuirle a los dos socialistas una ambición de poder desmadrada que no tienen, qué va, en los candidatos peperos. Las diferencias estriban en que si la ambición de Sánchez carece de motivaciones añadidas a la ambición que se conozcan, la de Zapatero respondía, según llegaron a decir, a su odio a España y la obsesión de destruir la unidad de la nación para vengar a su abuelo, un militar fusilado por los franquistas durante la guerra civil. Todavía lo escribo y me cuesta creer que llegaran a afirmar eso en serio.  

El segundo mandato de Zapatero, iniciado en 2008 tras una nueva derrota de Rajoy, acabó con las elecciones anticipadas de 2011 a la que llegó hecho un Ecce Homo. No andaba muy impuesto en política económica, hizo o dijo disparates que aprovecharon los peperos para darle caña tan sin ton y sin el menor sentido de Estado porque iban a por él y el país que se las componga. Tanto lo responsabilizaron de la crisis mundial que más bien parecía Zapatero un poderoso líder planetario cuyas decisiones eran determinantes para la economía internacional.   

Dejo para otro día volver al tema recurrente de cómo reavivó el PP la siempre latente cuestión catalana para hostigar a Zapatero, que ya dura algo más de cuatro siglos según mi cómputo. La cabra siempre tira al monte y a Zapatero, profesor de Derecho Constitucional, le tentó abrir una vía de reforma a los Estatutos autonómicos, cosa que el PP no podía tolerar. Zapatero se fue al fin a su casa y nos dejó a Rajoy de presidente desde 2011 hasta hace poco. Como resultado de su labor, el conflicto catalán ha empeorado con la ayuda, eso sí, de los independentistas, la derecha sigue pidiendo dureza máxima y denunciando como vil traición cualquier intento de diálogo y proclamando que es Puigdemont y Torra quienes mandan en España.

Y dejo para otro momento el alejamiento de Ciudadanos y el PP. Qué más da.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha