eldiario.es

9
Menú

El joven que no quiso ser cantor del Coro de Viena forma un dúo con su amigo

Elías Sáenz Santos, de 17 años, es el único español que ha sido seleccionado para formar parte del prestigioso conjunto de niños sopranos de la capital austriaca. Pero solo pudo resistir un mes y medio en el internado del Palacio de Augarten porque "echaba de menos a mi familia". Ahora se divierte con su inseparable Manu tocando la guitarra y cantando en fiestas, bares, bodas y bautizos.

- PUBLICIDAD -
Elías (izquierda) y Manu son amigos desde los tres años. Foto. LUZ RODRÍGUEZ

Elías (izquierda) y Manu son amigos desde los tres años. Foto. LUZ RODRÍGUEZ

El dúo musical Manu y Elías está 'arrollando' en los últimos tiempos por la calidad de sus voces y la 'frescura' de su espectáculo, pero muchos palmeros no saben que uno de sus componentes, Elías Sáenz Santos, es el único español que, hasta ahora, ha sido seleccionado para formar parte del prestigioso Coro de los Niños Cantores de Viena en los más de cinco siglos de historia de este conjunto de sopranos de la capital austriaca. Elías, que ahora tiene 17 años, ingresó en el internado del Palacio de Augarten con 9 pero solo pudo resistir un mes y medio. "Lo principal fue que la familia se echaba de menos, pero también que los niños más pequeños, dicen que por celos y envidia, me rompían el móvil, me escondían las cosas y hasta me tiraban refrescos", ha recordado a LA PALMA AHORA con humor y sin nostalgia· "Yo era chiquitito y no entendía por qué me tenían que envidiar; me llevaba muy bien con los profesores y con los niños mayores, pero con los pequeños, no; cuando volví a La Palma me dio rabia, pero, de todos modos, no hubiese aguantado porque no podía estar sin mi familia; es que tenía solo 9 añitos", recalca.

Elías, dadas sus extraordinarias cualidades vocales, podía haber permanecido en el Coro de los Niños Cantores de Viena "hasta los 14 o 15 años, mientras aguantara la voz", dice. En alguna ocasión, este adolescente de Santa Cruz de La Palma, nacido en una familia de amplia cultura musical, se ha planteado cómo habría sido su vida si hubiese resistido en el internado del Palacio de Augarten. "Me da lástima porque tuve la oportunidad de explotar todas las posibilidades que tengo, pero es que no podía estar allí, me tiraba la familia", insiste. Se tuvo que someter a pruebas y entrevistas conocidas mundialmente por su extrema dureza, y las superó, pero los sentimientos se impusieron y la vuelta a casa fue casi inmediata.

Elías y Manu Arrocha González son amigos inseparables prácticamente desde que nacieron, en concreto, precisan, "desde los tres años". "Siempre hemos estado juntos y cantábamos en el coro de la iglesia de San Francisco", señalan.

Elías ha cursado siete años de trompeta en la Escuela Insular de Música y ahora aprende piano, pero, además, "puedo tocar doce instrumentos a oído", asegura; Manu ha estudiado siete años de guitarra y uno de coro asimismo en la Escuela de Música y en la actualidad "estudio por libre con Elías", apunta.

Y hace "dos añitos y medio, más o menos", decidieron estrechar aún más sus lazos con un proyecto musical. "La idea fue de los dos, algo espontáneo, nos preguntamos: ¿y si formamos un dúo? Y formamos el duito", relatan. Elías se encarga de componer la música, tocar la guitarra y cantar; Manu crea las letras y también canta. "Tenemos composiciones propias de baladas, pop, etc., y si pudiéramos disponer de buenos instrumentos, haría también electro music", comenta Manu, de 17 años. En el repertorio también incluyen interpretaciones de otros autores y un popurrí de música cubana que cautiva al auditorio.

Manu y Elías, siempre juntos, con su guitarra, van "donde nos llamen: a las fiestas de los barrios de Santa Cruz de La Palma y a otros municipios; estamos bastante solicitados, incluso nos contratan para bodas y bautizos y para actuar en bares", afirman. En los próximos días estarán en los festejos de La Encarnación y de La Concepción.

El dúo "seguirá", pero cuando lleguen los estudios universitarios, se producirá una separación temporal de sus miembros, porque piensan cursar carreras distintas. Elías ya lo tiene claro: "Quiero ser profesor de música o director de orquesta"; Manu, aún duda: "Creo que haré Ciencias de la actividad Física y el Deporte". Pero, de momento, el espectáculo de Manu y Elías continúa cosechando rotundos éxitos. Los dos recuerdan un reciente concierto en La Bodequita del Medio en el que "nos tuvieron una hora haciendo bises, pero nos lo pasamos bien", confiesan.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha