eldiario.es

9

“Llevamos más de 20 años reclamando un espacio para practicar skate”

Ibán Martín, que comenzó a patinar a finales de los años 80, es un skater con reconocimiento internacional que ha encontrado en su hobby una salida profesional como monitor. Reconoce que este deporte ligado a la cultura urbana "ha estado marginado" y en la actualidad está experimentando una especie de 'boom'.

El skater Ibán Martín ha encontrado en su hobby una salida profesional como monitor.

El skater Ibán Martín ha encontrado en su hobby una salida profesional como monitor.

Su mundo es el skate y ha logrado convertir su hobby en una salida profesional. Ibán Martín, de 36 años, comenzó a patinar en Santa Cruz de La Palma a finales de los años 80. "Empecé con patines de juguete, como un juego, y ahora, después de formarme, soy monitor de patinaje, imparto clases a niños en promoción de deportiva", ha explicado a LA PALMA AHORA.

En su trayectoria como skater ha logrado reconocimientos nacionales y fue también finalista con un vídeo clip en 2010 en el sitio web Berrics, la página de patinadores profesionales con más prestigio a nivel internacional. Siente verdadera pasión por este deporte ligado a la cultura urbana que "no tiene federación y que se practica donde puedas o donde te dejen; te sirve igual una barandilla que unos escalones, se aprovecha el mobiliario urbano para patinar, porque es la única opción que nos queda", se lamenta.

Su lucha desde hace más de dos décadas es conseguir "un espacio para patinar, donde no molestemos ni nos molesten, en Santa Cruz de La Palma o en esta parte de la comarca, porque las únicas instalaciones que existen en la Isla se encuentran en El Paso", subraya. Ibán reconoce que el skate "ha sido siempre un deporte marginal y hasta perseguido, aunque ahora la cosa está cambiando porque se ha hecho más popular, sale en los medios de comunicación, se celebran eventos y su imagen ha mejorado". Últimamente, incluso, "se está produciendo una especie de 'boom' del skate con la celebración de campeonatos, la creación de nuevas modalidades y la ampliación del espectro de edad de los practicantes, que cada vez es mayor", asegura. No hay un perfil definido del skater. "Cualquier persona puede practicar skate, desde banqueros hasta médicos, pasando por abogados, estudiantes o parados", dice.

En La Palma, el skate disfruta "de buena salud", con una cifra de aficionados que ronda los 200, centrados principalmente en Santa Cruz de La Palma y la comarca del Valle de Aridane, pero únicamente en El Paso disponen de unas instalaciones apropiadas que fueron construidas, hace aproximadamente una década, en un espacio cedido por el Ayuntamiento, por la Asociación de Skate Sin Club, que preside Roberto Rodríguez. "Sin el trabajo y el empeño de Robert, no hubiésemos logrado nada", admite Ibán.

En la actualidad, estos deportistas cuentan "con un parque móvil para fomentar el skate a nivel insular, pero no disponemos de un lugar físico para colocar ese parque", que pertenece a la Asociación de Skate Sin Club, a los ayuntamientos de Santa Cruz de La Palma y El Paso y al Cabildo. "Es una instalación compartida que está solo para hacer exhibiciones, compuesto por módulos de skate que hemos construido para el Vans Canarias Skate Serie, el Circuito Canario de Skate que se celebrará el 21 de junio en la plaza de Santo Domingo de Santa Cruz de La Palma con la participación de los mejores patinadores del Archipiélago", detalla Ibán.

En la capital palmera "no tenemos ningún espacio para practicar skate, llevamos desde 1993 reivindicando una pista de patinaje", pero, de momento, no lo han conseguido. "Nos dejan patinar en la plaza de Santo Domingo, pero no es un lugar adecuado; este último año las instituciones han empezado a implicarse un poco porque han visto que hay un 'boom', pero el apoyo institucional que hemos tenido hasta ahora es en la construcción del parque móvil, en permitirnos patinar en Santo Domingo y en concedernos una subvención para reformar el geyper de El Paso, en el que hemos cambiado los módulos viejos de madera por otros de cemento", cuenta Ibán. "El fin de nuestro movimiento, de promocionar el skate en la Isla, es conseguir unas instalaciones para practicar este deporte", reconoce. "La idea que tengo en mente es lograr el espacio y la subvención, y construir nosotros las instalaciones, abaratando así los costes, como hemos hecho en El Paso". Considera que en Santa Cruz de La Palma "hay espacios adecuados detrás de la Escuela de Idiomas, en La Explanada o encima de la plaza del parking de El Puente".

Los responsables de la Asociación de Skate Sin Club han mantenido contactos con los responsables políticos, pero, por ahora, "apuestan por el parque móvil, algo que agradecemos, aunque sería bueno que dieran un pasito más, que no tuvieran miedo a hacerlo, porque va a ser algo bueno para la ciudad, y con un poco de esfuerzo por parte de todos, se podría acondicionar un buen sitio para patinar sin que sea una obra con costes elevados", afirma.

El skate, indica este monitor, "reporta muchos beneficios a quienes lo practican y, especialmente a los niños, a los que les ayuda a desarrollar la psicomotricidad, la elasticidad, el equilibrio, la coordinación, la confianza en sí mismo y la sociabilidad". "La gente piensa que es un deporte con riesgos, pero no es así, tiene los mismos que si juegas al fútbol", sostiene Ibán, que sigue en la lucha por conseguir ese anhelado espacio para patinar sin molestar ni ser molestado.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha