eldiario.es

9
Menú

Alfonsina e Iacometti

Hablar de las argentinas Alfonsina Storni y de María Inés Iacometti es hablar de sensibilidad pura, de anhelo, de la esencia del ser plasmada en letras.

- PUBLICIDAD -

Hablar de las argentinas Alfonsina Storni y de María Inés Iacometti es hablar de sensibilidad pura, de anhelo, de la esencia del ser plasmada en letras.

Alfonsina, considerada la poeta del posmodernismo argentino, había nacido cuatro años antes en el pueblo montañés de Sala, cuando en 1896, llevada de la mano por sus padres dejó de ser suiza para convertirse en argentina y más tarde, universal. 

Madre soltera en la conservadora Argentina de los años veinte, la vida de Storni no fue fácil, lo que le llevó a acercarse a los incipientes movimientos feministas y sindicales. Con su libro Languidez obtuvo el reconocimiento de especialistas y público. Entonces iniciaba la relación que acabaría siendo fatal con el escritor Horacio Quiroga, a cuya muerte por cáncer siguió el suicidio en Mar del Plata la noche del 25 de octubre de 1938. 

Toda su obra refleja dramatismo, lucha y una audacia inusual para la época. Su temática es, sobre todo, amorosa, feminista y profunda, en donde se refleja un carácter singular, marcado muchas veces por la neurosis.

Alfonsina Storni, la figura legendaria de la cultura argentina, no es precisamente una celebridad en su país de origen. A menudo, los suizos conocen más la mítica canción de Ariel Ramírez, Alfonsina y el mar, que su obra literaria. Para paliar ese defecto, desde hace algún tiempo, el ayuntamiento mantiene su casa natal como museo, le han puesto su nombre a una plaza y le regalan las obras completas de la poeta a cada pareja que se casa.

En estos días finales de noviembre, tuvimos la visita de María Inés Iacometti, cantante y poeta de la ciudad Santa Fe, del litoral argentino. Ella con la delicada musicalidad que la caracteriza en su cantar, leer su poesía y bella presencia, tuvimos el placer de presentarla en Breña Alta, Breña Baja y San Andrés y Sauces cautivando al público presente en cada una de sus actuaciones con tangos y canciones regionales de su país, quedando a su vez enamorada de la belleza de la isla de La Palma. 

Asiduamente Inés Iacometti no canta como solista, sino a dúo con Gustavo Juárez en el binomio Al Natural. Tuve el placer de escucharlos durante la presentación que me organizaron en Santa Fe, de ahí nuestra amistad y esta visita a La Palma. 

En su libro Desde mi alma al papel, recopila un conjunto de sutiles poemas cargados de metáforas a través de tenues cadencias y con un lenguaje sencillo pero profundo los temas que a todos nos atraviesan en algún momento de nuestro paso por este camino de luces y sombras. 

De este libro extraemos algunos versos, que No se agitan. Sólo caen:

No muero siempre

de la misma forma. 

A veces me caigo.

Otras… me tiro.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha