eldiario.es

9

Centenario del ‘Valbanera’

Entre el 9 y el 12 de septiembre actual, se cumplen cien años, siete después del famoso Titanic, de una de las mayores catástrofes de la marina mercante española.

Los archipiélagos de Cuba y Canarias en ese constante intercambio de emigración puede verse como una misma erupción de islas y cayos separados por el brazo azul del Atlántico. 

Entre el 9 y el 12 de septiembre actual, se cumplen cien años, siete después del famoso Titanic, de una de las mayores catástrofes de la marina mercante española, el naufragio del Valbanera en los cayos de Florida envuelto en un potente huracán, con casi quinientos emigrantes españoles a bordo. 

El Valbanera fue un vapor mixto de carga y pasaje, un trasatlántico dedicado principalmente al transporte de emigrantes entre España y Cuba. 

El último puerto español de donde zarpó fue el de Santa Cruz de La Palma el 21 de agosto de 1919 al mando del capitán de 34 años, Ramón Martín Cordero, con 1.142 pasajeros, de los cuales 259 subieron en Las Palmas de Gran Canaria, otros 114 en Tenerife, 106 de La Palma, 75 de La Gomera y 15 de la isla de El Hierro; siendo su tripulación de 88 trabajadores. 

Los pasajeros ocupaban las cuatro clases de las que disponían estos barcos de la emigración, cuyos precios oscilaban entre las 1.250 pesetas de la primera clase y las 75 pesetas de la clase emigrante, quienes dormían en largas filas de literas metálicas de varios pisos, situadas en los entrepuentes de las bodegas, recibiendo una sola comida al día, la cual tenían que hacer en la cubierta del buque; por ello, los canarios en sus alforjas llevaban gofio, higos pasados, pescado seco, etc.

El Valbanera fue construido en los astilleros Connell&Co, de Glasgow, en 1906, para la naviera Pinillos Izquierdo, destacándose en la historia de la emigración española cubriendo la línea regular España-Cuba. Contaba con 121,90 metros de eslora, 14,6 de manga, y 6,5 metros de calado, poseía dos máquinas alternativas de triple expansión que le generaban 444 caballos de potencia con las que alcanzaba 12 nudos de velocidad. También contaba con catorce botes salvavidas, con capacidad para 494 personas, y ocho balsas para 312 personas.

Tras haber hecho escala en San Juan de Puerto Rico, arribó el 5 de septiembre a Santiago de Cuba donde debían desembarcar solo 44 pasajeros, lo hicieron 742 por temor a las olas gigantescas, de los cuales 698 tenían billetes para La Habana, lo que salvó sus vidas.

Cuando el barco llegó a La Habana no pudo entrar en el puerto porque estaba cerrado debido a la tormenta tropical, por lo que el capitán puso rumbo a altamar para intentar capear el temporal, pero desafortunadamente no lo logró. El vapor naufragó a unas cien millas (185 kilómetros) donde no hubo ningún superviviente de las 488 personas a bordo. Los restos del barco no fueron localizados hasta el 19 de septiembre embarrancado en las arenas movedizas del Bajo de la Media Luna a doce metros de profundidad en una zona muy próxima a Florida, a 40 millas al oeste de Cayo Hueso. 

Al conocerse la triste noticia, muchos emigrantes se apresuraron a escribir a sus familiares comunicándoles que se encontraban a salvo. A España, las noticias llegaron desde La Habana con cuentagotas y muchas veces de forma contradictoria, la angustia se prolongó durante meses en el Archipiélago, pues las autoridades se negaban a facilitar la lista de los pasajeros que habían desembarcado en Santiago de Cuba.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha