eldiario.es

9

La colección de restos arqueológicos de D. Cayetano Gómez Felipe

En este trabajo nos interesa resaltar el gesto altruista de Doña María Remedios Gómez García al donar al Cabildo de La Palma las piezas arqueológicas benahoaritas que formaban parte de la colección de antigüedades de su padre.

El 17 de febrero de 2017 se presentó en el Museo Arqueológico Benahaorita la colección de restos benahoaritas de D. Cayetano Gómez Felipe (1902-1978), natural de Los Llanos de Aridane. Hijo de Don Antonio Gómez Wangüemert, teniente de las Milicias Canarias, y de Doña Juana Segunda Felipe de Armas. Su hermano mayor, Antonio Gómez Felipe, fue un conocido odontólogo y personaje del mundo de la cultura en su ciudad natal. Actualmente un parque del municipio tiene su nombre.

Este coleccionista demostró desde muy joven un particular interés por las antigüedades y pronto comenzó a reunir los objetos que configurarían luego una de las más completas y rigurosas colecciones de su especie en el Archipiélago.

En los años 30, una de las habitaciones de los bajos de su casa en la calle Real de Los Llanos de Aridane, se convierte en un improvisado pequeño museo con libro de visitas incluido. Visitantes locales y extranjeros se acercaron a conocer al joven coleccionista y sus antigüedades, haciéndose eco la prensa del momento.

Cayetano en su casa-museo de Los Llanos de Aridane en los años 30 del siglo pasado.

Cayetano en su casa-museo de Los Llanos de Aridane en los años 30 del siglo pasado.

Tras su matrimonio en los años 40, Cayetano fija su residencia en tierras tinerfeñas, dedicándose a la administración de sus bienes y comprobando con gran deleite cómo su afición por las antigüedades encontraba en la isla mucho más campo de actuación, en  dos casonas antiguas frente a la torre de la iglesia de La Concepción. Prosiguió su meticulosa y paciente labor hasta su muerte en La Laguna el 21 de enero de 1978.

Aparentemente, no hubo nada en el mundo y en el entorno que lo rodeaba que no despertara su curiosidad. Cayetano Gómez Felipe reunió una infinidad de objetos a lo largo de su vida, de modo que podemos decir que su colección es una Colección de  colecciones.

La colección es tan variopinta que es complicado responder sobre qué coleccionaba Cayetano Gómez. La intención de este coleccionista no pareció ser la de crear una colección de una o varias categorías, sino simplemente  adquirir  aquello que le llamara la atención por su belleza, rareza, vínculos familiares u otros motivos.

Los fondos de la Colección de Cayetano Gómez Felipe están contabilizados en unos 30.000 objetos muy variados y que  comprenden un periodo muy dilatado en el tiempo: del siglo XV al XX. Para su organización, están divididos en colecciones que destacan por la riqueza y variedad de tipologías, técnicas y motivos decorativos representados. Uno de los aspectos más interesantes de esta reside en la particularidad de haber sido hecha íntegramente en las islas. Tan sólo una pieza fue adquirida en la península.

Los objetos no solo son de Canarias sino de lugares de procedencia lejana: Flandes, Italia, Francia, Inglaterra, China, Japón, Indonesia, Guatemala, México, Brasil etc. El origen diverso de la colección es el reflejo de lo que han sido las islas a lo largo de su historia: un nexo de unión entre lugares, punto estratégico de las rutas comerciales que comunicaron al viejo continente con el Nuevo, además de lugar de acogida y tierra de sincretismos de todo tipo.

Después de su fallecimiento, la colección dejó de crecer y los objetos esperaron 15 años a que su única heredera decidiera sacar a la luz el  tesoro que su padre reuniría a lo largo de los años, muchos de ellos guardados en cajas cerradas. Actualmente, su hija Doña María Remedios Gómez García, tiene en marcha un proyecto museístico para  sacar a la luz nuevamente los testigos mudos de los que su padre disfrutó. La colección lleva años restaurándose así como los inmuebles donde podrá ser vista. Se prevé que para finales del 2017-2018 las antigüedades de este coleccionista serán expuestas en su casa de San Cristóbal de  La Laguna y en la casa familiar de Los Llanos de Aridane.

Casa de D Cayetano Gómez Felipe en Los Llanos de Aridane.

Casa de D Cayetano Gómez Felipe en Los Llanos de Aridane.

Pero en este trabajo nos interesa resaltar, sobre todo, el gesto altruista de Doña María Remedios Gómez García al donar al Cabildo de La Palma las piezas arqueológicas benahoaritas que formaban parte de la colección de antigüedades de su padre. La colección, aunque cuenta con un número escaso de restos, destaca porque forman parte de la misma auténticas joyas de la arqueología palmera como, por ejemplo, la vasija de la fase IIIb-IIIc y la mejor colección de esferoides de la antigua Benahoare.

En realidad, desconocemos la procedencia exacta de las piezas prehispánicas, si bien existen una serie de indicios que nos indican la zona en que se descubrieron. El dato más interesante y relevante nos lo proporcionó un pequeño texto manuscrito que aparece en la parte trasera de un cráneo de una niña de unos 6 años de edad, según datos proporcionados por la paleontóloga Nuria Álvarez Rodríguez, donde se puede leer lo siguiente: cráneo hallado en un enterramiento de Valle Guerra en noviembre de 1889. Esta referencia es fundamental porque los familiares de D. Cayetano aún conservan una enorme propiedad en el lugar conocido como Lomo Cumplido, entre el Lomo de Torres, al sur, y el Barranco de La Brita-Aroche, al norte. En este último sector existen, aún hoy, tres topónimos como El Valle, Hoya del Valle y Valle de Los Hombres. El primero de ellos también se conoce como Valle de Los Guerra por el apellido de sus antiguos propietarios. Es decir, que el cráneo pudo recogerse de un yacimiento funerario existente en esa zona.

Cráneo de una niña benahoarita de unos 6 años de edad.

Cráneo de una niña benahoarita de unos 6 años de edad.

El resto de las piezas (varias vasijas de transición entre las Fases IIIc-IIId y IIId-IVa, 11 esferoides de basalto y gabros del Complejo Basal de la Caldera de Taburiente, una muela superior de un molino de mano y otras dos piezas perforadas de basalto poroso o piedra cochinera que pudieron utilizarse como contrapeso para estirar pieles o para fijar las redes de pesca de juncos al fondo) debió rescatarse, con toda probabilidad, aunque nunca podremos saberlo a ciencia cierta, a menos que aparezca algún tipo de documentación sobre los hallazgos, de una de las zonas arqueológicas de la antigua Benahoare con una mayor concentración y variedad de yacimientos que se han descubierto hasta la fecha. Esta área estaría por el espacio comprendido entre el Lomo de Torres, La Fortaleza, Vetas del Valle, Valle de Los Hombres, La Cancelita, Lomo de Los Caballos y Caboco de Aroche, que conforman las faldas occidentales del Benehauno (Pico Bejenao) entre los municipios de Los Llanos de Aridane y El Paso.

María Remedios Gómez García con una de las vasijas donadas.

María Remedios Gómez García con una de las vasijas donadas.

En la exposición permanente del Museo Arqueológico Benahoarita se conservan una gran cantidad de materiales procedentes de este lugar y que nos dan una idea muy fiable de la extraordinaria riqueza en vestigios prehispánicos de la misma. Debemos destacar la presencia de varias vasijas completas de las fases IIIb y IVb, punzones y colgantes de huesos, restos humanos, etc,. A todos ellos debemos añadir, con todas las reservas reseñadas anteriormente, las piezas de la colección de D. Cayetano Gómez Felipe.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha