eldiario.es

9

Los falsos positivos y las madres de Soacha

Se escogían a los más desamparados y desvalidos, a los que no tenían problema alguno en desplazarse lejos de sus barrios marginales, cloacas y subterfugios, donde residen con otros seres humanos.  Luego se les aleja de la población, se les pega uno o varios tiros, se les viste con ropas de guerrilleros, y se presentan para cobrar suculentas y secretas recompensas que proporciona el Gobierno colombiano.  Este ha sido el negocio siniestro y despótico  que elucubraba y ejecutaba en los últimos tiempos el ejército de dicho país.

Esta sorprendente e impensada sinrazón, pero acopio y templanza, sostenidos, cual novela de ficción o proyecto cinematográfico de Hollywood, por miembros del ejército colombiano, nos deja pautas irascibles contenidas de rabia y pesadumbre.  Queda el ser humano a merced de otro ser humano, el horizonte desteñido en familiares y amigos, y la vida quebrada y pérdida por 1.400 euros, que era el pago realizado, más o menos, según una tabla esbozada y planificada para ello, y dependiendo, fuera guerrillero raso o mando superior.

El producto y el acto final nos trastocan y nos muerde la conciencia y la reflexión, pero mientras quedamos ahí, críticos y enfurecidos, abochornados, no debiéramos en ningún caso, olvidarnos la proposición primera, el solsticio y la brujería nacida del ofrecimiento de la recompensa, secreta y engatusadora, proporcionada e instaurada por el Gobierno.  Nada crece y se enreda y fructifica, si previamente no ha nacido, y alguien ha colocado la nimia e inapreciable semilla, o, por otro lado, no ha sabido o no ha querido talar, podar, o amputar, lo que, poco a poco, conformó y propuso el producto.

El entramado y la organización, y los miembros o individuos ejecutantes, quienes secuestraban o embaucaban a los que, luego serían ciudadanos muertos con trajes de guerrilleros, “falsos positivos”, erróneamente, en la ineptitud y ceguera característica con que deslumbra y somete el dinero, indicaron y confesaron en el correspondiente juicio, que Leonardo Porras dirigía un grupo armado, que se enfrentó con una brigada móvil de soldados, y quedó abatido, gracias a la encomiable operativa de miembros del ejército, y que el susodicho vestía ropa de camuflaje y llevaba una pistola de 9 mm en la mano derecha.  La realidad, sin embargo, a veces, traza gambetas que desarticulan y desvalijan en múltiples casos, como ahora ocurrió, todo el andamio construido y erguido, así como la tela de araña tejida y enhebrada, hilo a hilo, en relación a lo acaecido con Leonardo Porras.   Su madre, Luz Marina, atestiguó y declaró que su hijo, conocido por los vecinos de  Soacha, un suburbio de Bógota, “ese temible guerrillero con una sofisticada y enrevesada capacidad para dirigir un grupo armado, según los militares”, poseía 26 años y limitaciones mentales desde su nacimiento, su capacidad intelectual era la de un niño de 8 años, no sabía leer ni escribir, se le había certificado una discapacidad del 53%, así como, tenía la parte derecha del cuerpo paralizada, sin vida, la que según los intermediarios y militares habían confesado e indicado al fiscal y los jueces, que agarraba una pistola de 9 mm,  con la que disparaba, incesante y violento. 

El espasmo eléctrico y demoniaco nos acoge, sostiene el tridente en sus manos mientras la punzada dolorosa y agónica parece indeleble.  La incredulidad hace tiempo que desparramó y desgajó su concepto, y la miserable impunidad, trazará, como en otras ocasiones, líneas y pliegues fuera del sendero respetuoso y correcto de convivencia, por donde zafaran y evitarán las posibles condenas los verdaderos culpables.  Aparecerán cobayas, y cabezas de turco, y meros titiriteros, que servirán y acogerán las balas judiciales, y los irrisorios castigos,  y la prisión, que en todo caso tendrían que albergar también a otros.  El tiempo traerá el olvido, menos para ellas, para las madres de Soacha, que exigirán justicia, y se empeñaran, una y otra vez, en que no olvidemos.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha