La lucha contra la depresión

0

El día mundial de la lucha contra la depresión se celebró el 13 de enero. Opté por no escribir sobre ello ese día debido a la saturación de contenidos en las redes sociales. He pensado que hoy, en la tranquilidad del domingo, sería un buen momento para reflexionar sobre el tema. Según la Organización Mundial de la Salud, afecta a un 3.8% de la población mundial (WHO, 2021). En la Unión Europea, esto significa que alrededor de 30 millones de personas sufren depresión (Eurostat, 2019).

En España, según los datos, el mayor índice de depresión se encuentra en mujeres mayores de 65 años (14%), en comparación con un 5.5% en hombres de la misma edad. Por otro lado, el menor índice se encuentra en los varones de 15 a 24 años (1.4%), mientras que en las mujeres de la misma edad es de 1.6%. Aunque estos datos nos brindan algunas ideas, todavía estamos lejos de entender completamente el cuadro. Especialmente debido a que definir la depresión es una tarea complicada, ya que se trata de cristalizar una experiencia íntima que cada persona vive de manera particular.

A pesar de esto, la Asociación Americana de Psiquiatría ha intentado definir esta condición a través de sus síntomas, como la presencia durante al menos dos semanas de estado de ánimo deprimido, pérdida de interés o placer, alteración del sueño, fatiga/cansancio, falta de concentración, entre otros (DSM-5, 2013). En mi opinión, esta definición es vaga, especialmente en cuanto a la gran redundancia de describir el trastorno depresivo a través de la presencia de un estado de ánimo deprimido. Empezamos y terminamos en el mismo lugar. Por supuesto, existen muchas otras definiciones de otros organismos, este es solo un ejemplo de ellos.

En cuanto a las causas de la depresión, todavía estamos más perdidos. Como ejemplo de esto, a menudo, no sabemos qué ocurre primero, si la depresión causa el aislamiento social o si es el aislamiento social lo que resulta en depresión. Probablemente ambas cosas, pero necesitamos más investigación para entender los mecanismos subyacentes a este fenómeno. Con todo esto, no quiero dar un mensaje pesimista o de derrota, sino establecer un marco realista desde el cual partir. Actualmente, existen diferentes tratamientos que muestran resultados, como los fármacos antidepresivos y la psicoterapia.

Profundizar en los detalles de cada tratamiento en este momento, requeriría de un artículo más extenso y detallado. Sin embargo, es importante que consideres explorar estas opciones si sospechas que estás sufriendo de depresión o conoces a alguien en tu entorno cercano que pueda necesitar ayuda. Por lo tanto, mi llamada es a que, si crees que estás sufriendo de depresión, no te quedes en silencio y busques ayuda.

Uno de los desafíos más grandes al tratar la depresión es que a menudo puede estar oculta detrás de una apariencia de normalidad. Esta 'máscara' es utilizada por la persona para esconder un estado emocional que se entiende como 'anormal' o 'inadecuado'. No existen emociones correctas o incorrectas, mejores o peores. Lo que sentimos no está bajo nuestro control y si una emoción está interfiriendo en nuestra vida diaria, debemos buscar ayuda. Además de los síntomas mencionados anteriormente, es común que las personas con depresión sientan la necesidad de aislarse de su entorno, ya que les proporciona cierto 'alivio' inmediato. Sin embargo, esto solo empeora el estado de ánimo ya que reduce el apoyo social al que estas personas podrían tener acceso.

Por lo tanto, si estás sufriendo, no tengas miedo de pedir ayuda. Recordemos, romper el estigma que existe alrededor de la salud mental, puede salvar vidas.

Etiquetas
stats