eldiario.es

9

En el nombre del gesto

El racismo y la xenofobia no se suelen quedar ahí, en opiniones navegando en mar abierto, suelen acercarse a puerto, quemar y arrasar todo a su paso.

Nada ni nadie erradicará de un instante a otro la semilla viciosa e indeleble del racismo y la xenofobia, arraigada durante generaciones y generaciones en la especie humana, y no lo hará o no se hará porque es imposible deshacer o borrar cientos de páginas de la enciclopedia que delata las diversas e innumerables conductas de los miembros de dicha especie. Sin embargo, el gesto del pasado 1 de mayo de la activista Tess Asplund, lejos de mostrar o generarnos resolución a la ecuación matemática para neutralizar y desahuciar toda actitud nazista, dejó expuesto que, en todo caso, la más viable línea, trazo o composición musical con que acallar los tambores de la intransigencia racial, es la propia intransigencia, emular en conducta y forma, incluso simbolismo, revertido por supuesto hacía los 300 miembros del Movimiento Nórdico de Resistencia (NRM) que salieron ese domingo por la calles de Börlange, a 30 km al norte de Estocolmo, gritando y exigiendo la expulsión de los extranjeros de Suecia. 

Emular en conducta y forma no se trata del ejercicio de la violencia para contrarrestar la propia violencia, la referencia a la intransigencia como tal se direcciona en relación a su definición: Actitud de la persona que no acepta los comportamientos, opiniones o ideas distintas de las propias o no transige con ellos.  Que es lo que Tess Asplund ha mostrado con su gesto.  Dicho por ella misma a un reportero: “Fue un impulso, estaba tan enfadada. Cuando pasaron caminando simplemente sentí que no deberían estar ahí y salí a la calle”.           

Las autoridades, en todo caso, no deberían de haber permitido y autorizado dicha manifestación, más cuando la raíz y fundamento de dicho grupo es evidente y consecuente, aunque, y como han indicado, exista una ley constitucional en Suecia para expresar libremente las opiniones. 

El racismo y la xenofobia no se suelen quedar ahí, en opiniones navegando en mar abierto, suelen acercarse a puerto, quemar y arrasar todo a su paso.  No son opiniones, son conductas que se alimentan de la ceguera del fanatismo, y que forjan e instrumentan clasificaciones en la ciudadanía.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha