eldiario.es

9

Quien tiene un tesoro… tiene un amigo

Pero esto no va de errores y aciertos, va de realidades. Y la realidad es que, si no fuiste amigo cuando no había tesoro, ahora que lo hay, serás de todo menos amigo.

Lo sé, el refrán dice que esta frase es justamente al contrario, lo sé, pero reconózcanme que si cambian el orden también tiene un buen sentido.

Cuando el emprendedor tiene éxito, el “buena sombra le cobija” actúa a modo de imán de neodimio para chupar la sangre como un jején que llevaba días sin alimentarse.

Tienen que saber separar ramas de bosque en estos casos, pero quizá el paso previo es conocer qué les pasará. Ya saben que cuando hay éxito, también es muy probable que se incremente exponencialmente el número de amigos que quieran hacer ambush con el mismo.

No les teman, tan solo sean sinceros y benevolentes con ellos. Y como ya saben que les va a pasar, intenten aprovechar esta sapiencia para “darle la vuelta a la tortilla”. Si después de un éxito emprendedor, alguien se quiere subir al carro, abran sus puertas, pero dejando claro que las reglas las marcan ustedes y que seguramente hayan cambiado...

Suele pasar que esas personas que ahora quieren participar del tesoro, meses atrás dijeron un “no lo termino de ver”, un “no lo veo” o un “no me cuadra para esta ciudad”, pues bien, como no lo vieron venir ahora les tocará verlo desde la grada. Pero pongan sillones confortables a los asientos de la misma, marquen esas reglas para que el jején tenga racionalizada su comida, que reciba pero para que luego dé.

Ayer asistía a la final del Innovation Talks en Granada, un evento en el que ocho startups competían por alzarse con un premio al mejor proyecto de innovación tecnológica. Mientras deliberaba el jurado, saltó a la palestra un joven emprendedor (ganador de una edición anterior). Comentó varias cosas interesantes, pero me quedé con una que me pareció de tremenda importancia:

“La idea en ocasiones no es lo más importante; aunque esta no cambie, si algo no funciona, podemos cambiar la manera de ejecutarla”.

Rayko Lorenzo en el Maratón de Emprendedores de La Palma.

Rayko Lorenzo en el Maratón de Emprendedores de La Palma.

Me parece una reflexión que todos los emprendedores deberían, deberíamos, tener en la mesita de noche. Esas personas que no soplan a favor son un arganeo copioso a nuestra aventura. Si no ven la idea, quizás no vean tampoco que puede ser ejecutada de diferentes formas hasta convertirla en rentable, en una realidad…

Esto es como todo, es más sencillo subirse al carro cuando el carro ya ande. Es más fácil ser de esas personas de caballo ganador, pero el mundo del emprendedor no va de esto… Va de atrevimiento, de osadía llena de buenas dosis de incertidumbre. Va de arriesgar, de no acomodarse, de creer que se pueden cambiar las cosas. Quienes no tengan este punto aventurero, que se suban a la banqueta, que cambien de camino o, al menos, que se hagan a un lado. Pero eso sí, que sepan que cuando el cuatro latas se convierta en un Tesla, lo tendrán que mirar desde fuera, o desde donde diga su piloto.

Ya les he comentado muchas veces que “en el mundo emprendedor, muchas veces dos son multitud”. Aunque no hay que ser tan viscerales; si el equipo rema en la misma dirección, siempre será más fácil llegar a buen puerto. El problema precisamente está en que no solo no se reme en la misma dirección, sino en uno más grave, que algún integrante no se crea lo que está ideando. Es un cáncer para un proyecto emprendedor el que dentro del equipo haya un solo miembro que no crea en su éxito. No solo no cinglará en la misma tónica, sino que invertirá el tiempo en generar peso a la embarcación. Y ya saben lo que dice el dicho, “no hagan cosas pesadas que después tienes que cargar con ellas…"

Pasa como cuando en una reunión de empresa un subordinado cuenta lo bien que ha ido la última campaña comercial; siempre habrá jefes que entonen ese “ya dije que sería un éxito”… Seguramente lo que realmente versó fue una frase tipo “no termino de verlo, pero prueba y así te equivocas tú”. Pero esto no va de errores y aciertos, va de realidades. Y la realidad es que, si no fuiste amigo cuando no había tesoro, ahora que lo hay, serás de todo menos amigo.

Bueno, les dejo por hoy, tengo que seguir solito en busca del tesoro perdido ya que perdí a varios amigos por el camino…

Un saludo.

Rayko Lorenzo. www.raykolorenzo.com

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha