eldiario.es

9
Menú

Entrevista

“Los productos de La Palma tienen que tener un distintivo de calidad”

El consejero de Agricultura, Ganadería y Pesca del Cabildo de La Palma, Basilio Pérez, considera “fundamental” que se reconozca la producción local y asegura que “se nos valora más fuera que en la propia Isla”.

- PUBLICIDAD -
Basilio Pérez apuesta por el autoconsumo de productos locales. Foto: LUZ RODRÍGUEZ.

Basilio Pérez apuesta por el autoconsumo de productos locales. Foto: LUZ RODRÍGUEZ.

Entre sus retos para la presente legislatura se encuentran dignificar las profesiones relacionadas con el campo, fomentar el autoconsumo, lograr un sello distintivo para los productos palmeros y conseguir la unidad del sector primario. Basilio Pérez lleva al frente de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca del Cabildo de La Palma desde noviembre de 2013 y reconoce que este sector debería tener más peso en la economía insular. “Se asegura que somos una isla agrícola y ganadera pero, a veces, tengo mis dudas; en cuanto a producción, planificación y consumo, la realidad dice que no lo somos”, ha admitido en una entrevista con LA PALMA AHORA. “La actividad turística en La Palma es importante, pero debe ir acompañada de la agricultura y la ganadería”, dice

Pérez apuesta decididamente por “el autoconsumo”, aunque reconoce que “es complicado al cien por cien, pero tenemos que trabajar en esa línea”. “Debemos analizar qué es lo que tenemos, que más se puede producir en la Isla, sacar fuera los excedentes y ver cómo traemos lo que nos falta”, resume.

Asimismo, aboga por modificar el Régimen Especial de Abastecimiento (REA) al considerar que “las ayudas que en la actualidad se llevan los importadores deberían ir directamente al productor para poder reducir los costes de producción y vender a precios más bajos”.

El consejero, por otro lado, considera asimismo “fundamental que los productos de La Palma tengan un distintivo de calidad”. “En el exterior se reconoce que la Isla produce muchos productos de calidad; somos Reserva de la Biosfera, tenemos, en general, buena tierra y buen agua, y, a veces, tengo la sensación de que nuestros productos son más valorados fuera que dentro”, sostiene. “El productor debe saber que lo que produce tiene que ser de la máxima calidad para poder participar en campañas de promoción conjunta y para que se valore ese producto, lo que repercutirá en su precio”, subraya.

También considera “esencial” establecer relaciones con “todas las superficies comerciales, de cualquier dimensión, y con restaurantes y hoteles para que se ofrezcan productos de La Palma, porque esto supone generación de empleo y, consecuentemente, movimiento económico”.

Dignificar la profesión de agricultores y ganaderos

La dignificación de las profesiones relacionadas con el sector primario es otro de los retos de Basilio Pérez. “Hay gente joven que, a consecuencia de la crisis, se está dedicando al campo, pero no tantos como nos gustaría; el problema es que nuestro padres y abuelos nos han dicho siempre que la agricultura y la ganadería es un trabajo muy sacrificado, que tienes que estar con la ropa sucia, pero creo que tenemos que enfocar esta profesión como un proyecto empresarial para que se empiece a valorar; el agricultor y el ganadero son empresarios, y mientras no lo entendamos así no avanzaremos en el sector primario de La Palma”, remarca.

El principal problema que ve el consejero en el sector es, junto a la ausencia del enfoque empresarial de las actividades agroganaderas, “que falta por definir más las líneas a seguir” y también “la desunión”.

“Incertidumbre” en el cultivo del plátano

En cuanto al cultivo del plátano, Pérez admite que en todas las islas “hay incertidumbre porque las ayudas que tiene a día de hoy están programadas hasta 2020”. “Es verdad que el sector platanero es el que mejor organizado está, pero hace falta que se defina la política de mercado, porque no tiene sentido que haya picas y sobrantes de fruta; tenemos que llegar a más clientes potenciales”, propone. “Al agricultor del plátano también hay que verlo como a un empresario, y dentro de este sector se tienen desarrollar actividades paralelas a la venta de fruta”, apunta.

Varios proyectos “aparcados”

El Cabildo de La Palma, como el propio consejero reconoce, tiene “aparcados” varios proyectos. Uno de ellos es Frutin, cuyo objetivo es la elaboración de productos derivados del plátano, del que “se viene hablando desde el año 2003, pero ahora me he encontrado con una realidad muy clara, y es que no está en funcionamiento, y no lo digo con ánimo de criticar”, aclara. “Como consejero he mantenido varias reuniones con el sector platanero de La Palma, informándole que el trabajo que se venía haciendo hasta ahora estaba encaminado a crear una especie de sociedad combinada entre lo público y lo privado, en el que el sector platanero iba a ocupar un papel muy importante en la gestión, pero después de varias reuniones me dicen que en la gestión no quieren entrar, aunque sí colaborar, por lo que se ha producido un cambio sustancial”, precisa. “He aceptado que no quieran participar, pero el problema es que no se había estudiado ninguna alternativa a esa fórmula y, como cualquier actividad del Cabildo, ahora analizamos que un tercero pueda explotarla; licitaremos públicamente las instalaciones de Frutin en la fábrica JTI de El Paso para que cualquier iniciativa privada pueda optar a ellas; si a nadie le interesan, pues entonces tendré libertad para estudiar algunas ideas que me han planteado”, explica, y afirma que “el Cabildo no tiene que liderar ese proyecto sino una empresa privada”.

Otro de los proyectos que está pendiente de desarrollar es la destilería y bodega de Puntallana, que se sacó a licitación hace unos meses y quedó desierta la actividad de la destilería. “Ahora parece que hay empresarios interesados en el proyecto”, señala.

Pendiente de explotación está igualmente la central quesera de El Paso. “Ningún colectivo ha querido explotarla y venimos trabajando con la Asociación para el Desarrollo Rural (Ader) para crear una especie de centro de experimentación, desarrollo y transferencia de la tecnología en el sector de los productos lácteos; existe la posibilidad de sacarla a licitación pública o establecer negociaciones con el Consejo Regulador de Denominación de Origen del Queso para llegar a algún tipo de acuerdo”, apunta el consejero.

Las líneas básicas de la política del departamento que dirige Basilio Pérez se centrarán en los próximos cuatro años en “incentivar el consumo de productos locales y promover su exportación”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha