eldiario.es

9
Menú

“Yo soy de los palmeros que recogen comida en los contenedores de los supermercados”

Francisco Javier Plata Medina está en paro desde hace cinco años y asegura que no tiene recursos ni para alimentar a su hijo pequeño. Este lunes ha acudido a la concentración que convocó la Plataforma de Desempleados ante las oficinas del Servicio Canario de Empleo (SCE).

- PUBLICIDAD -
Fransico Javier Plata asegura que vive de "la caridad de la gente". Foto: LUZ RODRÍGUEZ

Fransico Javier Plata asegura que vive de "la caridad de la gente". Foto: LUZ RODRÍGUEZ

Tiene la piel de gallina, el vello erizado y el vientre hundido porque lleva tres días prácticamente sin ingerir alimentos. Pero no está en huelga de hambre, es un parado, de los más de 10.000 que tiene La Palma, que vive en una situación límite. Francisco Javier Plata Medina, de 39 años, está en paro desde hace un lustro y carece de recursos económicos para comer él y su hijo de siete años. “Ya no aguanto más”, ha asegurado este lunes a LA PALMA AHORA mientras las lágrimas se derraman por un rostro de mirada ausente y sin esperanza. “Yo soy de los palmeros que por las noches, a partir de las nueve, recojen alimentos en los contenedores de los supermercados de la avenida de El Puente, porque muchos están en buen estado y se pueden comer”, ha confesado.

Francisco Javier ha acudido a la concentración simbólica que ha convocado este lunes la Plataforma de Desempleados de La Palma ante las sedes del Servicio Canario de Empleo (SCE) de Santa Cruz de La Palma y Los Llanos de Aridane y en la que algunos de los asistentes han vestido camisetas rojas para denunciar "el drama del desempleo” en una Isla en la que muchos de sus habitantes están viviendo “bajo el umbral de la pobreza” y reclamar "un trabajo digno o una renta básica".

En la imagen, concentración de desempleados ante las oficinas del SCE de la capital. Foto: LUZ RODRÍGUEZ

En la imagen, concentración de desempleados ante las oficinas del SCE de la capital. Foto: LUZ RODRÍGUEZ

En siete años, Francisco Javier, que reside en la urbanización Benahoare de la capital, lleva seis desahucios. “Me he separado de mi mujer porque juntos no podemos sobrevivir; yo cobro 213 euros y no tengo ayudas ni para pagar los libros de mi hijo pequeño, ni para el alquiler; me siento engañado porque entregué los papeles en Asuntos Sociales, fui a protestar al Ayuntamiento y me dicen que yo no he aportado ninguna documentación; me encuentro desamparado”, asegura. “Estoy muy agradecido a Cruz Roja porque me ayuda, me da garbanzos y arroz, pero qué hago con eso si no tengo ingredientes ni para hacer un potaje”, se pregunta.

Los Servicio Sociales del Ayuntamiento, según cuenta, “me dan 75 euros cada dos meses, pero con eso no puedo sobrevivir y tengo que comprar los libros para el niño”, insiste. “Vivo con mi madre, porque a mí ya me desahuciaron, y a la que era mi mujer también la van a desahuciar; nos separamos por el problema económico, no por otra cosa, porque juntos no tenemos ni para pagar una bombona”, admite.

Francisco Javier se ha dirigido varias veces al Ayuntamiento y al Cabildo “pero no me dan solución, se van pasando la pelota de unos a otros”. “Yo estoy en la calle pidiendo comida todos los días para alimentar a mi hijo, y te enseño la cartilla: lo que tengo son -173 euros y pasando frío porque no como, ya no aguanto más mi niña”, insiste. “Estoy viviendo en la calle, de la caridad de la gente, que sí responde; voy casa por casa con una mochila y me dan azúcar, atún y hasta dentro de las cajas me he encontrado dinero, pero esta situación no se puede mantener”.

- PUBLICIDAD -

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha