eldiario.es

9

"El incendio se paró en Montes de Luna porque las cabras hicieron un cortafuegos con las patas"

El ganadero Juan Vicente Rodríguez Zerpa, de Villa de Mazo, considera que para prevenir los fuegos forestales "hay que dejar pastorear más y permitir la recogida de pinocha, porque nos exigen veinte mil requisitos".

Juan Vicente y su esposa María Yolanda en el corral con sus cabras.

Juan Vicente y su esposa María Yolanda en el corral con sus cabras.

No le gusta hablar, y menos de asuntos que no controla bien, pero sobre prevención de incendios quiere dar su opinión. “Hay que dejar pastorear más y aprovechar el pasto, porque nos exigen veinte mil requisitos cuando queremos coger pinocha o codeso”, ha asegurado a La Palma Ahora el ganadero Juan Vicente Rodríguez Zerpa, de Villa de Mazo. El último fuego que afectó a La Palma, sostiene, “se paró en Montes de Luna porque las cabras habían hecho una especie de cortafuegos moliendo el pasto con las patas al subir y bajar por allí”. 

Juan Vicente, de 48 años, junto a su esposa, María Yolanda Rodríguez Morera, cuidan de un rebaño de 300 cabras en el barrio de Montes de Luna. “Llevo toda la vida en el campo y desde los veinte y pico años me dedico a la ganadería, así que tengo experiencia; lo que estoy diciendo es la realidad, algo que se puede ver”, subraya, y añade: “Las zonas de pastoreo son clave para frenar un fuego, eso ha sido siempre así, indiscutiblemente, lo tengo clarísimo, es algo que se ve”. 

Este ganadero, junto a otro de Tigalate, transitan con sus cabras por la misma zona y los animales han realizado una especie de trocha que evitó que el fuego avanzara. “Se paró en Montes de Luna gracias a la zona de pastoreo, eso lo tengo claro, porque por allí subimos y bajamos los dos con el ganado”, insiste. 

Afortunadamente, Juan Vicente no se vio perjudicado por el fuego. “Solo se me quemaron los pastos más altos, nada más, no me afectó a la cuadra porque por la noche se paró en el cortafuegos que hicieron las cabras y por el día los helicópteros y los equipos de extinción lo controlaron”, dice. 

La política de prevención de incendios, en opinión de este ganadero, pasa por “mantener limpios los caminos y los cortafuegos, no abandonarlos, porque de un año para otro crecen las hierbas y los pastos, y, al mismo tiempo, permitir más el pastoreo y la recogida de pinocha y codeso, porque para este tema nos exigen veinte mil requisitos”. “Los incendios se seguirán produciendo y hay que estar preparados para hacerles frente, intentar que ocasionen el menor daño posible”, concluye.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha