eldiario.es

9

Los peces ya bailan entre los enanos subacuáticos

Las primeras siete figuras de los entrañables danzarines de las Fiestas Lustrales depositadas en el lecho del futuro parque submarino de la capital, han comenzado a convertirse en biotopos.

Un tamboril azul pasa entre las piernas de una de las figuras de los enanos lustrales submarinos.  Foto: Jonathan Pérez

Un tamboril azul pasa entre las piernas de una de las figuras de los enanos lustrales submarinos. Foto: Jonathan Pérez

La versión submarina de la Danza de Los Enanos ha empezado a cumplir con su nueva misión: transformase en refugio de la fauna marina. Las primeras siete figuras de los entrañables personajes de las Fiestas Lustrales depositadas en el lecho del futuro parque de buceo de la capital, han comenzado a convertirse en biotopos. “Los peces ya bailan entre los enanos subacuáticos”, señala Fernando Sanfiel, supervisor del proyecto de la nueva zona de inmersión de la Isla.

En la imagen se observa como la flora marina empieza a colonizar una de las figuras de los enanos subacuáticos.

En la imagen se observa como la flora marina empieza a colonizar una de las figuras de los enanos subacuáticos. Foto: Jonathan Pérez.

Las estructuras de las figuras de los enanos, colocadas el pasado 23 de junio en el fondo marino situado en las inmediaciones de la playa artificial que se acondiciona en la capital, a unos 200 metros de la torre Norte del Castillo de Santa Catalina, se “están asentando”, indica Fernando Sanfiel. “Han resistido”, explica, “al tremendo marejón” registrado en agosto porque “el diseño ha sido realizado con mucho conocimiento y cálculo”.

Destaca que “no se ha roto ninguna” y añade que “si no las rompen o tumban estarán por los siglos de los siglos”.

Las efigies de los entrañales personajes de La Bajada elaborados con hormigón hidráulico, serán el principal atractivo de uno de los puntos de inmersión del futuro parque temático submarinom de la capital palmera.

Las reproducciones de los singulares danzarines de las cita quinquenal, de 1,63 metros de altura y 450 kilos de peso, diseñadas y realizadas por el escultor Miguel Marzán, “fueron descolgadas con una grúa y depositadas en el fondo marino” ya que las piezas no se podían dejar caer al agua pues “están hueca” dado que, asimismo, se pretende que se conviertan en biotopos.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha