La portada de mañana
Acceder
El PP desprecia el órdago de Vox y le fuerza a dar marcha atrás en su plan de "ruptura"
Contrastes de la pandemia: de la falta de restricciones al toque de queda
Opinión - ¿Sucede lo de España en algún otro país?, por Rosa María Artal

La Palma pierde el 'semáforo verde' por COVID y sube a nivel 2 por el aumento de contagios

Avenida del Puente de Santa Cruz de La Palma. JOSÉ AYUT

La explosión de contagios de COVID-19 que está registrando La Palma en los últimos días como consecuencia de varios brotes asociados a un local de ocio nocturno de Los Llanos de Aridane, ha originado que la Isla pierda el semáforo verde (riesgo bajo) de alerta sanitaria del que venía disfrutado desde la implantación de este sistema. El Consejo de Gobierno de Canarias ha acordado este jueves que la Isla pase del nivel 1 al 2, lo que supone mayores restricciones para contener el virus. El nivel 2 se mantendrá hasta el próximo 29 de julio, aunque con evaluaciones periódicas.

El consejero de Sanidad del Ejecutivo de Canarias, Blas Trujillo, en la rueda de prensa celebrada tras el Consejo de Gobierno, ha subrayado la relevante "eclosión" de casos COVID-19 que ha registrado La Palma en los últimos 15 días.

El Cabildo de La Palma y los ayuntamientos habían programado numerosos eventos para el mes de julio que han tenido que ser aplazados por la inesperada evolución de la pandemia, que ha batido récord de contagios (149 este jueves), aunque la presión asistencial es baja al tratarse en su gran mayoría de casos asintomáticos.

La Consejería de Sanidad ha acordado, tras analizar la evolución de los datos epidemiológicos, elevar a la isla de Fuerteventura a nivel de alerta 3 y a la isla de La Palma a nivel de alerta 2, mientras que el resto de islas continúan en el mismo nivel en que se encontraban. De esta manera, Tenerife se mantiene en nivel de alerta 3, Gran Canaria en el nivel 2, y La Gomera, El Hierro y Lanzarote (donde epidemiológicamente se incluye La Graciosa), en nivel 1.

La actualización de nivel entrará en vigor desde esta tarde de jueves tras la actualización semanal del Semáforo de incidencia acumulada (IA), publicado en la web de la Consejería de Sanidad. Esa decisión se sustenta en el informe emitido por la Dirección General de Salud Pública del Servicio Canario de la Salud (SCS) con fecha de 14 de julio.

Ese informe, en el caso de Fuerteventura, indica que entre el 30 de junio y el 13 de julio se han notificado 352 casos de COVID-19, lo que representa un promedio de 25 casos diarios. La tasa de Incidencia Acumulada (IA) a 7 días ha ido ascendiendo transitando del riesgo alto al muy alto el día 9 de julio, mientras que el indicador de riesgo de la población mayor presenta un nivel de riesgo medio. No se han registrado defunciones, ni ingresos en UCI, y la ocupación hospitalaria por COVID está en riesgo mínimo. Sin embargo, la situación asociada a los brotes, sus características y su extensión, junto al ascenso marcado y rápido del nivel de transmisión, plantean que, con el fin de controlar la transmisión, la isla se eleve a nivel de alerta 3.

En cuanto a La Palma, se indica que entre el 30 junio y el 13 de julio se han diagnosticado 139 casos, 10 durante la primera semana de la quincena y 129 en la semana más reciente, presentando una tasa de Incidencia Acumulada a los 7 días de 111,4 casos por 100.00 habitantes, en nivel de riesgo alto. La tasa en población de 65 o más años se sitúa en nivel de riesgo bajo, con 18,1 casos por cada 100.000 habitantes, mientras que también está en riesgo mínimo la ocupación hospitalaria, en camas convencionales y en UCI. Por ello, se propone elevarla a nivel de alerta 2.

El resto de islas se mantienen en el nivel establecido la semana anterior, pero todas ellas bajo la vigilancia epidemiológica debido a algunos incrementos importantes y a la aparición de brotes. Tanto en el caso de Tenerife como de Gran Canaria, el informe recoge que, si bien se mantienen en el nivel de alerta que tenían, los indicadores apuntan a que a corto plazo no se descarta que se tenga que establecer el nivel de alerta superior.

Restricciones del nivel 2 de alerta sanitaria

Aforo entre no convivientes en espacios públicos y privados. Se limita la permanencia de grupos de personas a un máximo de 6, salvo en el caso de convivientes. Si el grupo incluye tanto personas convivientes como no convivientes este no excederá de 6 personas.

Medidas específicas para actividad de hostelería, restauración y terrazas, bares y cafeterías. Se reduce el número de comensales por mesa a 6 personas en terraza y 4 en interiores y el cierre antes de las 00.00 horas. En las terrazas u otros espacios al aire libre dependientes del establecimiento, el aforo máximo autorizado será del 75% y del 50% en el interior, con un máximo autorizado de 2 personas en barra, con distancia de seguridad entre ellas de 2 metros.

En las terrazas u otros espacios al aire libre dependientes del establecimiento quedan prohibida las actividades que propicien no mantener la distancia de seguridad interpersonal o no usar mascarillas, tales como bailes, karaokes, etcétera.

La nueva medida anunciada por el Ejecutivo canario es la obligatoriedad en fases 1 y 2 de pedir los datos de los clientes que accedan al interior de los locales de restauración, con el fin poder localizarlos en caso de que se detecte un positivo entre ellos en los días siguientes.

Práctica deportiva. Para las actividades colectivas en las zonas interiores de instalaciones y centros deportivos en las que no sea posible mantener la distancia de seguridad de dos metros permanentemente, se permite un número máximo de 6 personas por grupo, incluido el monitor. Además, se garantizará la distancia de seguridad de dos metros entre los distintos grupos en todo momento. No se superará el 55% del aforo para cada una de las estancias y centros deportivos.

Al aire libre se permite el deporte en grupos máximos de 6 personas, incluido monitor, si no puede mantenerse la distancia de seguridad interpersonal de dos metros permanentemente. Se permite la actividad deportiva federada no profesional en modalidades con más de 10 personas superar hasta el máximo necesario para el desarrollo de la actividad. 

Ámbito laboral. El aforo es del 50% aforo en espacios comunes (aseos, office, salas de reuniones, entrada…).

Transporte público. En el transporte público regular terrestre urbano y metropolitano de viajeros, queda reducido su aforo al 50%. Se reforzará la vigilancia de los medios de transporte terrestres urbanos en las horas punta para evitar aglomeraciones. En las horas punta se evitará hacer uso del transporte público para desplazamientos no esenciales o aplazables. 

Playas. Los grupos no podrán sobrepasar el máximo de seis personas. Los no convivientes deben guardar la distancia de al menos 1,5 metros entre sí cuando no hagan uso de la mascarilla.

Centros hospitalarios y centros de atención sociosanitaria. En los centros hospitalarios se limitan las visitas externas, quedando bajo supervisión del centro. Además, se recomienda la utilización de mascarillas tipo FFP2 y pantallas protectoras faciales por parte del personal que tenga atención directa con los pacientes en esos centros, así como reforzar la ventilación.

Actividades culturales en teatros, cines y auditorios. El aforo será de un 55% y se mantendrán dos butacas libres (señalizando la prohibición de uso) entre grupos en la misma fila, y una butaca libre delante y detrás de cada butaca ocupada. En caso de no contar con butacas fijas, se mantendrá la distancia de seguridad de 1,5 metros de separación entre grupos.

Museos, salas de exposiciones, monumentos y bibliotecas. Se permitirá un aforo del 50%, en grupos de un máximo de seis personas. Velatorios y entierros. El aforo será del 50% y se permitirá el máximo de 20 personas aire libre y 10 en interior. En la comitiva entierro y ceremonias de despedida del fallecido el máximo será de 25 personas, mientras que en el acto incineración, cinco.

Bodas. Se permite el aforo de un 50% con 100 personas máximo

Etiquetas

Descubre nuestras apps