eldiario.es

9

Nekuni Nekuni

Investigadores de la ULPGC descubren cómo se evita que haciendo dieta ‘te comas’ tus músculos

Un grupo de investigadores ha publicado recientemente un estudio sobre cómo el ejercicio físico inhibe la autofagia durante regímenes de adelgazamiento acelerado

Marcos Martín junto a los investigadores de doctorado del Grupo de Investigación en Rendimiento Humano, Actividad Física y salud de la ULPGC

Marcos Martín junto a los investigadores de doctorado del Grupo de Investigación en Rendimiento Humano, Actividad Física y salud de la ULPGC Alejandro Ramos

Encontrar métodos de adelgazamiento efectivos y seguros es prioritario en un momento en el que una quinta parte de la población canaria sufre de obesidad y cerca de la mitad, de sobrepeso. Perder peso rápidamente sin un modelo adecuado acarrea riesgos para la salud, como la pérdida de masa muscular. 

Según Marcos Martín, investigador posdoctoral del grupo de investigación en rendimiento humano, actividad física y salud de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), cuando adelgazamos rápidamente, hasta la mitad de la bajada de peso puede corresponder a pérdida de masa muscular, y esto puede tener graves consecuencias.

“La pérdida de masa muscular es uno de los factores más importantes en el empeoramiento e incluso la muerte de personas hospitalizadas por diversas causas. El músculo no es solo un sostén. El músculo esquelético tiene también funciones endocrinas que interaccionan con todo el resto del cuerpo”, explica el investigador.

Recetando ejercicio durante los procesos de adelgazamiento rápido, Marcos Martín y su equipo han diseñado modelos que reducen la pérdida de masa muscular al 10% de la pérdida de peso total. Así el 90% de la pérdida de peso es pérdida de grasa, que, dice el investigador, “es lo que interesa desde un punto de vista clínico”.

La inhibición de la autofagia

Los cambios en la masa muscular dependen de las señales celulares que desencadenan la síntesis o degradación de la proteína muscular. Estos mecanismos están siempre en funcionamiento en el cuerpo, pero el equilibrio entre los que crean o degradan el músculo depende de factores como el ayuno o el ejercicio.

A través de biopsias, los investigadores han estudiado cómo se activan o inhiben estas señales musculares. Su observación más notable, según Martín, es que el ejercicio inhibe la excesiva degradación de la proteína muscular a causa de la autofagia. El investigador explica que la autofagia, cuyo descubierto mereció en 2016 el Premio Nobel de Medicina, es un proceso en el que las células "limpian" las proteínas dañadas. Activado por el ayuno, este proceso puede degradar en exceso la masa muscular durante regímenes de adelgazamiento acelerado. El ejercicio inhibe la autofagia, reduciendo la pérdida de masa muscular durante regímenes de adelgazamiento.

Experimentando con el equivalente a un ‘ironman’ diario

Para desarrollar sus modelos de pérdida de peso con mínima pérdida de masa muscular, los investigadores han sometido a personas con intención de perder peso a regímenes que generan un déficit calórico muy marcado. En uno de los modelos más extremos, se les generó a los sujetos un déficit calórico de 5500 calorías, equivalente al de los atletas en los triatlones ironman, consideradas las pruebas deportivas de un día más extremas del mundo.

Los sujetos en estos experimentos consiguieron perder cinco kilos en cuatro días, tres de los cuales fueron de grasa, caminando ocho horas e ingiriendo solo 300 calorías al día. La recomendación normal es consumir en torno a las 2000 calorías diarias. “Aunque parezca muy agresivo, es perfectamente tolerable”, asegura Marcos Martín.

Las investigaciones de Martín y su grupo muestran que se pueden llevar a cabo con buenos resultados en pacientes sin problemas de salud aparte del sobrepeso, pero las experiencias no se han repetido. A partir de estos resultados, los investigadores estudian ahora los efectos cumulativos de ciclos cortos de déficits calóricos extremos.

El grupo de investigación ha desarrollado también modelos más moderados que han ayudado a los participantes a perder más de 20 kilos a lo largo de tres o cuatro meses. “En ciencia a veces se trabaja así, te vas al extremo para luego quedarte a la mitad”, explica el investigador.

Martín recomienda ponerse en manos de profesionales antes de probar cualquier modelo rápido de pérdida de peso:  “Profesionales de la actividad física y nutricionistas pueden prescribirle a cualquier interesado una cantidad de ejercicio y una dieta para perder peso.”

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha