eldiario.es

9

García Ramos y Clavijo intentarán aproximar posturas ante "desencuentros"

El presidente del Partido Nacionalista Canario no considera este asunto "tan grave" pero admite que ha habido desencuentros

García Ramos recuerda que estos desencuentros comenzaron a raíz de que "algunos partidarios de Clavijo" intentasen impedir al PNC su derecho a votar el candidato a la Presidencia regional en el consejo político nacional de CC

- PUBLICIDAD -

El presidente del Partido Nacionalista Canario (PNC), Juan Manuel García Ramos, ha aceptado una oferta de diálogo por parte del candidato de CC a la Presidencia autonómica, Fernando Clavijo, para aproximar posturas ante los "desencuentros" que para el PNC ha provocado el "posible giro ideológico" de la coalición.

Juan Manuel García Ramos dijo que no considera este asunto "tan grave" como se intenta "enfatizar" en algunos medios de comunicación, pero admitió que ha habido "desencuentros últimos" entre CC y PNC.

Añadió García Ramos que estos desencuentros comenzaron a raíz de que "algunos partidarios de Clavijo" intentasen impedir al PNC su derecho a votar el candidato a la Presidencia regional en el consejo político nacional de CC celebrado en septiembre de 2014.

El último "desencuentro" ha surgido con la elección de la diputada regional María del Mar Julios como senadora autonómica en sustitución de Miguel Zerolo, con lo que su vacante en el Parlamento de Canarias será cubierta por otro parlamentario de Gran Canaria y no por uno de Tenerife, que habría correspondido a Juan Manuel García Ramos.

El presidente del PNC subrayó que "somos un partido de veteranos que sabemos encajar las cosas" y por ello la formación va a analizar el sábado en Tenerife "todo lo sucedido para intentar superar estos desentendimientos".

Previamente ha habido un ofrecimiento por parte de Fernando Clavijo "para sentarnos a hablar y vamos a hacerlo esta semana", manifestó García Ramos, quien expresó su deseo de "aclarar con CC" algunas declaraciones por parte del candidato autonómico y del presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso.

La intención del PNC es determinar si ello indica que CC se aparta de la línea ideológica que tenía establecida y que, entre otras cuestiones, defiende un Gobierno canario "fuerte y cohesionador de las islas".

"No queremos una vuelta al insularismo y en ello entra un Gobierno que cohesione el territorio", por lo que debe mantener la competencia en órganos como la Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente de Canarias (COTMAC), añadió García Ramos.

"Vamos a plantear a CC si ha dado un giro ideológico porque, si no es así, nos mantenemos en el proceso de integración firmado pero si efectivamente lo ha dado, habrá que pensar en otra alternativa, pues no habría encaje con el PNC", advirtió.

Juan Manuel García Ramos opinó también que si se produce el citado giro ideológico en CC se regresaría "a 30 años atrás", un "temor" que siempre "albergamos los nacionalistas" con una vuelta al insularismo, pues "la atomización es nuestro signo histórico".

Esta atomización partió de la división entre islas de señorío y de realengo y luego llegó la provincia única, que no provocó "sino líos" hasta que se dividió Canarias en dos provincias, por lo que hubo que esperar a 1982 para el primer signo de que había "un pueblo en marcha", con la redacción del Estatuto de Autonomía.

Por ello, continuó el dirigente nacionalista, el PNC no está dispuesto a cambiar su línea de pensamiento y de acción y aún confía en que las propuestas de Clavijo "no hayan sido sino un lapsus linguae y no entren en un cambio de mentalidad" dentro de CC.

- PUBLICIDAD -

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha